CORREO

Correo

Largo adiós

Hace un año, intentamos decirte adiós. Fue imposible. Marcelo Héctor Petrich, muchacho de María Teresa, serás por siempre el hijo amado, el padre ejemplar, el compañero de Natacha, el inolvidable amigo, el profesor de Informática Médica y Telemedicina, el Secretario General de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario. ¡Qué extraño! En este año de tu ausencia comprobamos que solo nuestros ojos fueron castigados totalmente con ella, porque tu palabra, tu bonhomía, tus principios, continuaron imponiéndose como siempre, por permanecer en el tiempo cargados de natural pujanza y magníficos aciertos. A veces parece que una puerta se va abrir y que entrarás por ella impulsado por esas férreas convicciones que tantas veces iluminaron a todos como un faro en el medio de la inmensa oscuridad.

Y es entonces cuando tu alejamiento se siente casi como una ficción, quizás porque necesitamos que así sea, quizás porque el año transcurrido ha permitido sumar unas gotas de sabiduría a nuestro dolor y podemos, como a vos te hubiera gustado, caminar sobre tus pasos con firmeza, y profundizar tus huellas, convencidos de que el camino que señalaste es el que cabe. Marcelo Petrich, querido amigo, maestro, guía, jamás podremos decirte adiós, solo lograremos acompañar nuestras lágrimas con un muy sentido "hasta siempre".

Edith Michelotti

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.