CORREO

Correo

Alegría

La única revolución de la alegría que estamos viviendo desde hace más de un mes es para el poder económico, las corporaciones y el capital especulativo, porque la gran mayoría de los argentinos empieza a ver cómo se le deteriora el poder adquisitivo, aumenta el costo de vida y el empleo vuelve a ser una preocupación, si es que no forma parte de los miles de compatriotas que perdieron su trabajo en estos días de gobierno de Cambiemos. Nunca antes se había visto un gobierno con tantos empresarios y ejecutivos de las principales empresas transnacionales del país haciéndose cargo directamente de las decisiones políticas, sin mediación de un dirigencia partidaria.

Macri entrego la conducción del Estado al poder económico para que se haga cargo de las tareas de gobierno. Hay que ir hasta el siglo XIX para ver un Estado tan capturado por el poder económico, el llamado "Estado oligárquico", donde poder político y poder económico eran sinónimos, y la dirigencia política surgía directamente de las clases dominantes.

Ahora bien, gobernar para una minoría, por más poderosa que sea, sólo cierra con represión, censura y silenciamiento. El creciente autoritarismo, lo de Víctor Hugo y ahora lo de Milagro Sala, la catarata de decretos, el avasallamiento hacia leyes votadas por el Congreso y a la propia Constitución Nacional, son algunos ejemplos.

Tenemos que fortalecer y ampliar el Frente para la Victoria, recreando un espacio político de organización, unidad y articulación para las mayorías nacionales. Y para eso hay que llenarlo de participación, militancia y pueblo. Y cuando digo Pueblo me refiero al más amplio conjunto social: desde los compañeros de los barrios más humildes, pasando por el movimiento obrero organizado, la juventud, los profesionales, los pequeños y medianos industriales, los pequeños y medianos comerciantes.

Hay que reconstituir que fue la base social de los proyectos populares cuando fueron gobierno. Cuando pasamos a etapas de resistencia o fuimos desalojados del gobierno fue porque las clases dominantes lograr romper esa unidad.

En esto, por supuesto, es importante no dejar al Partido Justicialista en manos de una conducción funcional al macrismo, con tipos que nada tengan que ver con la justicia social, la soberanía política y la independencia económica. Por eso, compartimos la convocatoria a afiliarse

Sebastián Artola

Rosario para la Victoria

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.