CIUDAD › VECINOS DE ZONA OESTE COMPRARáN LOS TERRENOS QUE OCUPABAN

Proyecto con impacto social

Los propios habitantes gestionaron con una de las propietarias la venta de las tierras. Le pidieron al intendente Miguel Lifschitz que lo considere una iniciativa social, para flexibilizar el reglamento. Pagarán a través de una hipoteca.

 Por Paula Kearney

Más de un centenar de familias de la zona oeste de la ciudad serán propietarias de los terrenos que ocuparon hace seis años, a partir de un acuerdo con los propietarios de los terrenos ubicados entre bulevar Seguí, Uruguay, 1722 y 1724. Una de las dueñas gestionó la venta con Roberto Serana, quien patrocina a los vecinos, a través de la ONG Paloma de Paz. Los vecinos presentaron el jueves pasado una nota al intendente Miguel Lifschitz, acompañada por 100 firmas, para que considere al acuerdo como un proyecto social. "Tiene un alto impacto social", afirmó José, uno de los vecinos que pagarán su tierra y subrayó que el objetivo no es "que la Municipalidad compre los terrenos, sino que sean más flexibles con el reglamento". Mientras tanto, Silvia Tratzi, responsable de la ONG, explicó que esa es "la única forma de que la Municipalidad permita que el loteo de los terrenos sea en algunos casos de 8 metros de frente y en otros de 9 o 10".

La nota fue presentada en el Centro Municipal Distrito Oeste Felipe Moré (CMDO), con copia para el Servicio Público de la Vivienda. Según relató Tratzi, la directora del Distrito, Lorena Carabajal, estaba "muy entusiasmada", y José recordó con alegría que, cuando la funcionaria dijo que iba a "vender el proyecto porque le parecía muy bueno", él le respondió: "Usted venda, que nosotros ya compramos".

Luego de reunión con Carabajal, los vecinos esperan que vaya un agrimensor de la Municipalidad o de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario para delimitar los terrenos, y empezar a gestionar los servicios, una vez que estén escriturados.

Los terrenos serán abonados mediante créditos hipotecarios que contratarán los vecinos con una entidad bancaria. Por el momento, están en gestiones dos bancos, pero no quisieron adelantar montos ni plazos, "porque aún no están definidos", apuntó Tratzi.

"Es un proyecto de un impacto social muy importante", señaló José, porque al ser propietarios se podrán "pedir los servicios de gas, agua y luz, que ahora no están porque los tienen que pedir los dueños", explicó. "Una vez que tengamos las escrituras podemos empezar a pelear por estas cosas", agregó Felisa, otra de las vecinas, quien destacó que otro de los puntos importantes de esto es que "la gente se empezó a acercar y a ver que es posible lograrlo".

Tal es el contagio que produjo la idea que Mirta, una vecina que ocupa terrenos en 27 de Febrero y Colombres, adelantó que en su barrio ya se están poniendo en marcha "para hacer lo mismo y ser propietarios".

La idea nació hace ocho meses, cuando iniciaron el proyecto Educar para Convivir, que lleva adelante Joaquín Chamorro, también de Paloma de Paz. "Al principio no fue fácil", remarcó Felisa. Esa iniciativa les permitió erradicar un basural frente a los terrenos. Fueron meses de trabajo conjunto, al principio desarrollado por un puñado de vecinos, para mudar el abandono de esas tierras en organización social. Hoy, son lugares de esparcimiento, para jugar partidos de fútbol y otras actividades deportivas. "Cuando empezamos, éramos 25 personas que nos reuníamos y 10 que trabajábamos para esto. Ahora somos entre 120 y 150 familias que compraremos los terrenos", remató Felisa.

En este sentido, Tratzi destacó la buena voluntad de los dueños, que si bien al comienzo tuvieron cierta resistencia por miedo a que no se les pagara la totalidad de lo acordado, "luego de reunirse con el doctor Serana accedieron sin problemas a la venta y comenzaron las gestiones".

Tratzi también subrayó que esta gestión "les soluciona un problema a los vecinos, a los propietarios y a la Municipalidad, porque lo que eran asentamientos irregulares pasarán a regularizarse a partir del esfuerzo de los propios actores".

También los vecinos agradecieron la actitud de los propietarios y expusieron sus sentimientos: "En nuestro barrio llegó un día una paloma que por casualidad traía enredada en sus patitas una semilla de esperanza. La tomamos y plantamos en los terrenos que usurpamos. Luego la regamos con trabajo, constancia y dedicación. De fertilizante usamos nuestros sueños para nuestros hijos y fe (que es creer). Hoy ya podemos vislumbrar los primeros tallos de la confianza de ver florecer un milagro... ¡El de poseer las escrituras! ¡Ser propietarios de tierras que ocupamos! Las que legaremos seguramente con legítimo orgullo a nuestros hijos".

Compartir: 

Twitter
 

Con la ONG Paloma de Paz, los vecinos limpiaron el basural y obtuvieron la tenencia.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.