CIUDAD › ALERTAN SOBRE UN SOSTENIDO AUMENTO EN EL CONSUMO DE ESTUPEFACIENTES

Mientras el Estado sigue ausente

En las jornadas de la Escuela de Psicología Social se oyeron advertencias sobre el colapso de las instituciones que tratan adicciones. Sólo una parte de los afectados llega a ellas.

 Por Paula Kearney

El consumo de drogas en Rosario "viene creciendo". Lo aseguró el director de Vínculos, Centro Comunitario de Salud Mental, Horacio Tavares, en el marco de las jornadas realizadas el viernes y sábado por el 30 aniversario de la Escuela de Psicología Social de Rosario Enrique Pichón Riviere. "Las instituciones están colapsadas y el Estado abandonó su función tutelar", denunció Tavares, quien aseguró que "sólo un porcentaje de la población afectada llega al tratamiento".

De vastísima trayectoria en el tema, Tavares indicó que "la mayoría de los chicos llega al tratamiento a través de un familiar", aunque aclaró que "se acercan de muchas formas y son policonsumidores, porque cuando un adolescente o joven empieza a consumir está la etapa llamada de luna de miel, vinculada al placer del consumo. Después empieza a sentir los daños".

La organización que dirige Tavares cuenta con un Centro de Día y una Red Comunitaria de 20 Consultorías en las que realizan tratamientos ambulatorios y terapias individuales y grupales. "El tipo de sustancia de consumo depende del sector social", señaló y detalló: "en el centro, adonde hay chicos en tratamiento que tienen cobertura social y vienen de clase media predominan el alcohol, la marihuana y la cocaína", mientras que "en Empalme Graneros, adonde se trata a chicos de sectores más vulnerados se ve mucho más paco, pegamento, marihuana y alcohol".

Más allá de los números, la Escuela de Psicología Social brinda una mirada del fenómeno. "En la globalización hay cosas que persisten y otras que se van quebrando como propuesta internacional", consideró la directora de la Escuela de Psicología Social de Rosario, Gladys Raviculé, quien destacó que "lo que queda son los rasgos del individualismo, que no son fáciles de resolver. Sumado al avance vertiginoso de la tecnología que te hace sentir que tenés todo a tu disposición y tenés poca estructura emocional, personal y social para asimilar todos estos datos. Por lo tanto se crea una contradicción de uso poco adecuado de la información, que lleva a que, como tenés todo no te ocupás de nada, y menos del otro". En este sentido, subrayó que "el individualismo hizo que se alteraran las posibilidades de identificación con el semejante".

Desde su mirada de los social, Raviculé señaló: "Lo saludable y lo enfermo nos dan patrones de por dónde andamos" y explicó que "la niña bonita de las enfermedades en este momento son los pánicos y los pánicos sociales. ¿Qué te hace entrar en pánico? El encuentro con el otro. ¿Dónde te refugias? Te aislás, te encerrás y no salís". El duro diagnóstico de Raviculé se amplió. "Si a esto le sumamos que en términos de democratizar las relaciones estamos yendo hacia la pérdida de la asimetría, sea entre alumnos y docentes, o entre papás e hijos que como manejan mejor la computadora parecen saberlo todo, entonces estamos devaluando la posibilidad real de acumular el conocimiento y usarlo debidamente. Porque si pongo en juego la idea de que crecer no sirve para nada, derrumbo toda posibilidad de ganar el mundo", apuntó.

Para ir contra esa corriente, la Escuela de Psicología Social desarrolla un programa de capacitación en la Escuela de Enfermería de la Universidad Nacional de Rosario "para que los enfermeros que van a estar en la comunidad, en los hospitales y centros de salud, reflexionen y se planteen transformar cualquier lugar dónde estén".

Compartir: 

Twitter
 

Gladys Raviculé, directora de la Escuela de Psicología Social.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.