CIUDAD › EN ROSARIO SE PERCIBE UN AUMENTO EN EL CONSUMO DE PSICOFáRMACOS

Vulnerables a la automedicación

Las llamadas "crisis subjetivas de trastornos" condicionan cada historia de vida en particular."Se vive en una sociedad más o menos estresada", señaló el presidente del Colegio de Farmacéuticos. La ciudad cuenta con diversos centros que brindan asistencia.

Psicólogos, psiquiatras, farmacéuticos, y el área de salud mental municipal coinciden en su diagnóstico: en Rosario se percibe un aumento en el consumo de psicofármacos. El incremento refiere tanto para la adquisición de este tipo de fármacos o consultas ligadas a una automedicación. Fabián García, presidente del Colegio de Farmacéuticos, afirmó que existen picos que alteran el consumo de psicofármacos en la ciudad y la región, existen momentos que evidencian mucho más el consumo de este tipo de drogas, ya que el Colegio lo verifica como institución en las prescripciones que pagan las obras sociales, el registro de día a día en las recetas. García destacó que "se vive en una sociedad más o menos estresada".

Los especialistas destacaron que existe una frecuencia constante de particularidades ligadas a trastornos depresivos ansiosos, pánico, fobias, sumado a un autoconsumo de fármacos que instalan la dependencia hacia el mismo, y en donde el factor determinante según los profesionales es que la población es vulnerable a la manifestación de diferentes trastornos psíquicos.

Desde la Dirección de Salud Mental de la Municipalidad de Rosario, se adhiere a lo que llaman "Prevención Inespecífica", referido a un modo de pensar la prevención en el cual se trabaja para construir líneas de sentido saludables, en donde por consecuencia su efecto es disminuir aquellas "prácticas dañinas" (consumo de sustancias) apostando a la construcción de espacios de inserción.

La titular del área, la psicóloga Débora Danieri comentó que en el municipio se trabaja interdisciplinariamente. "La ciudad cuenta con diversos centros de salud, instituciones, hospitales distribuidos en diferentes zonas en donde la lógica de todos estos espacios es trabajar de manera conjunta y articuladamente en beneficio de brindar una asistencia para resolver problemas de salud e inclusive problemas psiquiátricos", indicó Danieri aunque también aclaró que no cuentan con una suficiente oferta de especialistas en relación a la demanda de la población.

Según Danieri, el trabajo proporcionado por esta red "diagnostica particularidades referidas a la exclusión social, la violencia familiar y exceso de alcoholismo en los hombres (un gran incremento del consumo en adolescentes y niños). Se percibe un aumento del consumo de psicofármacos ligado a crisis subjetivas de trastornos que se condicionan a cada historia de vida en particular".

Desde el Colegio de Farmacéuticos, García, aclaró que los medicamentos que tienen efectos a nivel externo nervioso central forman parte del arsenal terapéutico y que el mismo debe ser vendido y consumido por el paciente; todas estas drogas deben ser prescriptas por un profesional. "De no ser así, hablaríamos de una automedicación, en donde habrá un farmacéutico que está velando penal, civil y profesionalmente por el fármaco que tiene a su cargo", apuntó.

García ilustró el consumo de psicofármacos como una "meseta" que sufre ciertos picos que alteran su adquisición, explicitada en momentos como las fiestas de fin de año, crisis económicas, momentos en que la sociedad sufre algún tipo de presión que haga que los ciudadanos se vean sometidos a mayor stress.

"La sociedad piensa abiertamente la posibilidad de consultar con algún especialista, ya no existen tabúes, se convive en una sociedad proclive a consultar a estos profesionales, y en la cual los mismos comunican que el adolescente se enferma más que antes, y que el sufrimiento y la ausencia del prójimo son una de las causantes de todos los problemas emocionales, patologías y problemas psicológicos", planteó Adriana Abramoff, médica especializada en Psiquiatría y Psicoanalista.

Para el Jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Provincial, Francisco Spinelli, su mayor atención profesional se enmarca en pacientes con trastornos depresivos ansiosos. "Son aquellas personas que cruzan un estado depresivo por diversas circunstancias, y dichos estados son el curso para una ansiedad", precisó para después mencionar que la patología que le sigue en importancia son "los trastornos de pánico, referida a una ansiedad que invade masivamente al individuo, desestabilizándolo". A la vez reciben consultas por alcoholismo, problemas de demencia, y trastornos psíquicos; existiendo también la posibilidad de realizar psicoterapias "en tanto técnica asociada a hacer explícitas diversas experiencias, que permita por medio de un recorrido que el paciente tenga un mayor conocimiento de si mismo" y en donde el profesional no prescribe ningún fármaco.

La doctora Noemí Venturino, Jefa de la División Estadística del Hospital Provincial, cuantificó el total de consultas psicológicas y psiquiátricas, desde el año 2006 al 2009. En ese sentido aclaró que si bien hubo una disminución respecto a consultas, esto no debe ser entendido como sinónimo de que haya una menor demanda por parte de la población sino que hay circunstancias en las cuales el Hospital Provincial no cuenta con la presencia del profesional necesario.

Informe: Gustavo Palma

Compartir: 

Twitter
 

El consumo de psicofármacos aumenta para las fiestas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.