CIUDAD › EL ABOGADO FABIáN CASARINI NO QUISO AMPLIAR INDAGATORIA

La fiscal ve "entorpecimiento a la justicia"

Fabián Casarini, el abogado imputado por el asesinato de Andrés Arduvino, en Montevideo 1629, se excusó de responder preguntas sobre el hecho durante una ampliación de indagatoria ordenada ayer por la jueza Mónica Lamperti. Por otro lado, se pudo saber que entre la primera y la segunda pericia ocular que hicieron los investigadores en el estudio jurídico del profesional --donde también vivía--, "faltaron elementos". Esa anomalía fue admitida ayer por Casarini --quien se habría llevado un par de zapatillas, una computadora portátil y un teléfono celular--, y motivó que la magistrada lo citara nuevamente y le diera dos horas para entregar los elementos que sobre el mediodía presentaron sus defensores. En ese contexto, la fiscal aseguró que percibe "entorpecimiento" por parte del imputado para investigar el hecho, en el que hay serias dudas sobre lo que al principio se había conocido como la defensa del abogado ante un intento de robo.

Mientras permanece en libertad con restricciones desde el 10 de abril pasado, ayer Casarini volvió a ser citado a los Tribunales provinciales para ampliar su declaración, en el marco de la causa por homicidio, en la que está imputado. Aunque se presentó, Casarini no respondió preguntas. Fue entonces cuando la fiscal encontró el segundo motivo para decir que tiene una "percepción de que existe entorpecimiento" por parte del acusado. El primero fue cuando advirtió que faltaban objetos del estudio jurídico.

Es que Casarini, quien llegó acompañado por sus defensores Marta Macat y Daniel Kantor, presentó ante la jueza Lamperti un certificado médico que daba cuenta que por estar bajo tratamiento psicológico tras el suceso no podría responder preguntas sobre el homicidio que, según dijo durante la indagatoria anterior, fue "en legítima defensa".

Con el correr de los días, se alimentan las dudas sobre el accionar del abogado, con posterioridad al hecho, y sobre lo que realmente sucedió la madrugada del 8 de abril dentro del estudio jurídico de Casarini.

En un intento por ordenar cronológicamente que sucedió inmediatamente después de la muerte de Arduvino, este diario reconstruyó que el hecho tuvo lugar antes de las 2.45 de la madrugada, debido a que la víctima fatal ingresó a esa hora, y ya sin vida, al hospital Provincial. Minutos después, alrededor de las 3.10, se registró el llamado de denuncia, que supuestamente hizo Kantor, al 911. Sin embargo, cuando la policía llegó al lugar, antes de las 4 de la mañana, Kantor y Casarini les habrían impedido el ingreso, según relató una fuente policial. Entre las 6 y las 7 de la mañana, la policía regresó al estudio desde donde se había denunciado un homicidio, pero la puerta estaba cerrada con llave y nadie contestó. Inmediatamente, el móvil salió de allí a buscar a Kantor, quien les abrió la puerta y recién en ese momento se hizo un primer peritaje.

Con todo, para la fiscal sigue habiendo cosas que no cierran, sobre todo en relación con la actuación de Casarini: es un profesional del derecho que, como tal, tiene en claro cuáles son los resguardos a tener en cuenta después de un homicidio.

En tanto, la jueza indicó ayer que pedirá que un perito psiquiátrico forense revise a Casarini. Al mismo tiempo, mandó analizar el teléfono celular que recién ayer entregó el acusado. Mientras tanto, espera los resultados de las últimas pericias y la reconstrucción integral, que buscan establecer si en el lugar del hecho había más de dos personas y si la reja que fue arrancada de la ventana fue violentada o se rompió cuando Arduvino intentaba salir del estudio. También se esperan los resultados de entrecruzamiento de llamadas de los teléfonos pertenecientes a los dos involucrados.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.