CIUDAD › MOVILIZACIóN FRENTE AL IRAR A UN MES DE LA MUERTE DE FABIáN LUCERO

Para que no haya otros Fabianes

La mamá del chico que apareció ahorcado en su celda pidió que se investiguen las responsabilidades políticas en esa muerte. La marcha tuvo como consigna "Basta de violencia institucional" y congregó a vecinos con otros reclamos.

A un mes de la muerte de Fabián Lucero, que apareció ahorcado en una celda del Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (Irar), familiares, amigos y vecinos de barrio Moderno se movilizaron ayer hasta la institución de Cullén y Saavedra para reclamar que cese la violencia institucional contra los jóvenes. Fabián había tenido un ingreso previo en la institución, y luego de pasar un tiempo afuera, volvieron a apresarlo. A los dos días de haber reingresado se produjo su muerte, que es investigada por la Justicia. Norma Pereyra, la mamá del chico de 17 años, afirmó ayer que no quiere "más Fabianes" y confió en que la muerte de su hijo sirva para "decir basta". También pidió que se avance sobre "las responsabilidades políticas" en la muerte de su hijo. Durante la manifestación de ayer, los asistentes decidieron realizar otra marcha el miércoles 12 de diciembre, a las 16, desde Godoy y Provincias Unidas hasta el Irar.

La movilización modificó el paisaje del barrio cerca del mediodía del sábado, convocó a otras personas que quisieron contar sus historias, como otros dos padres cuyos hijos murieron por situaciones evitables. "Los tres compartimos el mismo dolor, por la misma causa que es la muerte de nuestros hijos en diferentes circunstancias. Pero en los tres casos sentimos que hay impunidad, que nadie se hace cargo de la responsabilidad política y por eso nos juntamos, para sumar fuerzas", dijo Carlos Ledesma, el papá de Franco Nahuel Ledesma, un joven de 18 años a quien asesinaron en la esquina de Campbell y Godoy, el 29 de abril pasado. Carlos relató que cuando llegó a ver qué había pasado con su hijo, la policía ya estaba en la escena, pero nadie le dio explicaciones. "Espero justicia, que el responsable de la muerte de mi hijo cumpla una condena", expresó. Justamente, la marcha del miércoles 12 de diciembre pasará también por Campbell y Godoy, antes de llegar al Irar.

A la movilización también se acercó Gonzalo Lencina. Su hijo se llamaba igual que él y tenía 15 años cuando murió, el pasado 15 de mayo a causa de hantavirus. Se contagió el virus en la escuela 1547, de Saavedra y Barra. Gonzalo reclamó "campañas de prevención. Uno piensa que los hijos en la escuela van a estar protegidos y no es así. Esto no puede volver a suceder", afirmó. Lencina consideró que desde la Municipalidad "no tomaron con seriedad el caso" y afirmó que, si no se hace una campaña masiva, lo que l pasó a su hijo "puede volver a ocurrir".

De la marcha participó Eva Benassi, referente de la Secretaría de Niñez y Adolescencia del Movimiento Evita. "El Irar es una institución que viola sistemáticamente los derechos de los jóvenes. Es la cara visible de la violencia institucional. Violencia que se manifiesta también en las calles del barrio, en las historias de los vecinos, en la impunidad con la que viven cotidianamente", expresó la militante, y subrayó que "por eso en Barrio Moderno se quieren organizar, para poder pensar entre todos que se puede construir otro modo de ser ciudadanos en una Rosario que los excluye". Durante la movilización, los vecinos se declararon en estado de asamblea permanente, y subrayaron la búsqueda de "responsables políticos" de lo ocurrido con Fabián Lucero.

Compartir: 

Twitter
 

Norma Pereyra, la mamá del chico muerto en el Irar, espera que lo ocurrido sirva para "decir basta".
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.