CIUDAD › EL MIéRCOLES VUELVE PABLO FELDMAN A CANAL 5 CON LOS DíAS CONTADOS

Para ver por qué pasa lo que pasa

Junto a su equipo habitual, el periodista prepara el tercer año de un ciclo que aborda la agenda informativa desde una mirada que contempla análisis y reflexión. Las elecciones éticas y estéticas son adelantadas por el conductor.

 Por Leandro Arteaga

"Qué distintos que son los pibes de 20 a 30 años, de los muchachos de 30 a 40", comenta Pablo Feldman al retomar el hilo de una conversación que mantenía apenas minutos antes, en otra mesa del café. "Son distintos en pensamiento, en responsabilidad, en laburo, y creo que de los 20 para abajo los son todavía más. Evidentemente, son el emergente de un momento político y social, donde si bien algunas cosas podrán gustar más o menos, es innegable que ha propiciado, para decirlo de algún modo, la vuelta de los jóvenes a la militancia, a la participación, a la política, a congregarse, ya sea desde una agrupación política, una ONG, una vecinal, un club, o desde blogs y medios alternativos. Me parece que abren una expectativa muy interesante", expone el conductor de Los días contados, de cara al inicio de su tercera temporada.

"Yo pensaba que al programa lo miraba gente 'grande', no sé por qué tenía esa percepción, pero la verdad es que me equivoqué y bastante, porque algunos estudios y mediciones de televidentes nos han mostrado muchos jóvenes entre 17, 25, 30 años, y eso también es un desafío porque uno tiene un lenguaje, algunos modos, vicios, que vienen con la edad y que hay que corregirlos. "Para nosotros, es muy gratificante que haya gente joven que escuche y que mire Los días contados", continúa el director de Rosario/12, cuyo programa retornará a la pantalla televisiva de canal 5 el miércoles próximo, a las 13.30, con la cadencia diaria habitual.

-¿Qué relación establecés con la experiencia de los años previos?

-El hecho que puede emparentar este año del programa con las temporadas anteriores es el año electoral. Creo que es importante generar espacios donde la gente pueda tomar contacto con quienes pueden ser sus representantes. Vamos a tener, entre primarias y generales, dos elecciones en la provincia de Santa Fe, diferentes en su metodología, porque se vota una elección de cargos municipales y otra de cargos nacionales con dos sistemas distintos; en un momento del país en donde hay una situación de tensión política antes que social, que naturalmente se ve condimentada por algunos episodios que no sé si son imponderables, como el de las inundaciones, pero donde se distingue claramente una propuesta del gobierno y una suerte de respuesta bastante tibia, difusa, de la oposición. La idea es hablar de las cuestiones que atraviesan lo que será la discusión política, tratar de generar instancias de reflexión y de conocimiento que vayan más allá de lo coyuntural, de los fierros retorcidos, de la sangre que se muestra en el noticiero; más que mostrar lo que pasa, tratar de ver por qué pasa lo que pasa, cuáles pueden ser sus consecuencias. La idea es ésa, fundamentalmente.

-Tu trabajo periodístico incluye la prensa gráfica y radial. ¿Por qué la elección televisiva?

-La televisión es un arma de doble filo, tiene por un lado esa posibilidad de penetrar, mostrar y exhibir, que la hace masiva, popular, abierta, y a la vez conspira contra los contenidos, que en muchas circunstancias no son ni del gusto de la mayoría, ni de la "conveniencia" de la establecido. De lo que se trata es de saldar esa contradicción; es decir, uno hace lo que debe hacer, pero también hay que hacer algo que la gente mire, porque sino se trataría de un programa de culto, de un microclima. Nosotros tratamos de romper esa dicotomía, ese análisis binario en cuanto al lenguaje televisivo. Muchos me critican o cuestionan que lo que hacemos es "radio televisada" antes que televisión, bueno, es lo que hacemos nosotros, otra gente hará una televisión con mayor calidad o categoría, con un lenguaje mucho más visual, depurado, y nosotros quizás no, pero no porque seamos unos renegados, sino porque por un lado puede que no tengamos la capacidad o la posibilidad de hacerlo en esos términos, y segundo porque creemos efectivamente que lo que nosotros hacemos es lo que debemos hacer, aunque no mida todo lo que podría medir sin mostrar otras cosas. Yo no voy a sacrificar contenidos por una mayor cantidad de televidentes. Tampoco damos lugar a lo que en cuestiones de política y sociedad se ha dado a conocer como el "rumor", el "en voz baja", lo nuestro va con pie de imprenta, con firma, de frente, como corresponde.

-Los días contados provocó un espacio justo, raro, entre los canales de la ciudad y sus informativos del mediodía.

-Aparece como un injerto, después de mi programa viene La pelu, que no tiene nada que ver con nada. Nosotros estamos entre la gente que nos deja el noticiero, los que esperan La pelu, y quienes, en el medio, van a buscarnos a nosotros.

-Eso está bueno.

-Sí, porque va por la nuestra, y eso es muy bueno. Lo que queremos es ampliar ese espectro, hacerlo cada vez más masivo, más completo, pero no vamos a sacrificar ni formas ni mucho menos contenidos. En este sentido, el canal nos respalda de manera irrestricta. A partir de junio, se va a emitir en HD, ¡ahí nos vamos a tener que maquillar en serio!

Compartir: 

Twitter
 

Feldman considera "muy gratificante" que haya gente joven que escuche y que mire Los días contados.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.