CIUDAD › AMENAZARON A LA FAMILIA DE UN CHICO ASESINADO.

Reclamo de justicia por Fabricio

A una semana del brutal crimen de Fabricio Fernández, el adolescente de 17 años que jugaba a las bolitas cuando fue baleado en barrio Tablada, sus padres, familiares, compañeros y docentes de la escuela Nº 435, nucleados en Amsafé, reclamaron justicia y que los acusados sean detenidos. Andrea, la madre de la víctima, no tenía consuelo. Parada frente a la Fiscalía de Homicidios y rodeada de las maestras y maestros de su hijo, familiares propios y de otras víctimas de crímenes barriales, señaló que en el caso hay dos mujeres y un hombre implicados. "Desde adentro del auto, sus hijos miraban como ellos acribillaban a mi hijo", sollozó. Pasado el mediodía, la familia se dirigió al Centro de Asistencia Judicial donde buscaron protección ante amenazas que les llegaron de parte de quienes serían los autores del homicidio.

"Lo mataron y él era inocente. Supuestamente, lo confundieron con otra persona. El estaba jugando a las bolitas con dos chicos, cuando se le cae la bolita a la zanja y se agacha a buscarla. Cuando se levanta, se le para un auto enfrente con una chica, mientras conducía otra, iban con un montón de nenes en el asiento de atrás, que deben ser sus hijos. Y ella le dice a Fabricio `¿te gusta tirar tiros?', y mi hijo se levanta la gorra para mostrar la cara y le dice `yo soy Fabricio, yo soy Fabricio'; y ahí le dio un primer disparo que pegó en la zanja; el segundo le pegó en una pierna, y mi hijo quiso correr pero se cayó y ahí salió el marido de esta mujer por el pasillo y le dijo a ella `¿lo encontraste?', y le tiró como siete disparos. Cuando corrimos a verlo ya se le cerraban los ojos. A ellos no les arrancaba el auto y sus hijos miraban cómo acribillaban al mío. ¿Cómo esa mujer puede mirar a sus niños a la cara?. ¿Cómo puede haber una persona así?", cuestionó Andrea sin dejar de llorar.

La causa está en manos del fiscal Miguel Moreno, y según dijo la mujer, los acusados "ya están identificados; son del mismo barrio. No sé con quién lo confundieron tan mal a mi hijo. El estaba lleno de proyectos, quería ir de viaje de egresados, hacer su cumpleaños de 18", lamentó.

"Moreno es excelente y enseguida consiguió los datos de estas personas que tienen antecedentes. Yo confío en la justicia, no quiero ser como ellos y cometer justicia por mano propia, porque mi hijo era sano y no merecía morir así". El chico vivía con sus padres y dos hermanos en una casa de Garibaldi al 200.

La muerte lo encontró el sábado por la tarde en su barrio. Cerca de las 18, salió a la calle y se juntó con otros dos pibes para jugar a las bolitas. Tras recibir los balazos fue trasladado al hospital Roque Sáenz Peña; pero por la gravedad de las heridas fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde falleció esa misma noche. Las balas le habían atravesado el torax.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.