CIUDAD › EL PROCURADOR ESTEBAN RIGHI RECIBE A FAMILIARES

Razzetti, la causa sin fin

Después de 33 años, la familia del dirigente peronista asesinado por
la Triple A no se rindea. Mientras, la fiscal Saccone se opone a que
la causa se abra en sede federal, actitud considerada "un escollo".

 Por Alicia Simeoni

El esclarecimiento del crimen del dirigente peronista Constantino Razzetti, asesinado el 14 de octubre de 1973, sigue encontrando escollos. Carlos Razzetti, el hijo de Constantino, se había presentado ante la Justicia Federal, con el patrocinio de los abogados Angel Baltuzzi y Eduardo Lago, para pedir que se investigue lo que nunca se investigó y sostuvo que se trata de un crimen de lesa humanidad. Sin adherir a esta postura, el juez del tribunal Nº 4 Germán Sutter Schneider resolvió que era pertinente desarrollar la investigación para conocer justamente si, como afirma Razzetti y sus abogados, el dirigente que fue baleado en la puerta de su casa (San Lorenzo 2674), fue asesinado por la Triple A. La fiscal Nº 3, Adriana Saccone, quien desde el principio se opuso a la investigación en el fuero del que forma parte, apeló la decisión de Sutter Schneider. "La fiscal que debería impulsar esa investigación permanentemente puso escollos en una causa que jamás se investigó y le impide a la familia, después de 33 años, conocer la verdad y que se haga justicia", dijo Carlos Razzetti. Este y Baltuzzi, al enterarse de la apelación de Saccone, se comunicaron con el procurador general de la Nación, Esteban Righi, quien recibirá al hijo del dirigente que fue muerto cuando poco tiempo antes había sido nombrado vicepresidente del Banco Municipal de Rosario.

Sutter Schneider resolvió que corresponde abrir una etapa de instrucción para investigar la verdad de lo ocurrido en relación con el crimen de Constantino Razzetti ocurrido en 1973. En la misma resolución invoca que la fiscal Saccone se expresó contraria a que la investigación se abra en sede federal. De allí que Sutter Schneider planteó que una vez que quedara firme su decisión -la de abrir una nueva causa- le daría intervención al fiscal Claudio Palacín para que resuelva sobre qué fiscalía debe intervenir.

Carlos Razzetti -el menor de los hijos de Constantino- se presentó ante la Justicia Federal patrocinado por los abogados Baltuzzi y Lago, al considerar al asesinato de su padre como un delito de lesa humanidad cometido por la agrupación terrorista Triple A y por tanto con carácter imprescriptible. Justamente la fiscal mantuvo una postura contraria a este planteo y argumentación que también hace hincapié en que la Justicia provincial no investigó oportunamente y se archivó la causa.

De todos modos el análisis que realiza el juez del Tribunal Nº 4 para tomar su resolución se apoyó en que la presentación fue realizada ante su juzgado pero no se anticipa en aceptar la argumentación de Razzetti que habla de crimen lesa humanidad ni la de la fiscal Saccone por la cual la rechaza. Sutter Schneider sostiene que no "está probado que hubiera intervenido la llamada Triple A en el crimen" y que justamente ello debiera ser motivo de investigación.

Razzetti impugna en su presentación la actuación judicial que realizó 33 años atrás la Justicia provincial y cuestiona la irregular desaparición de parte del expediente que contenía el caso de su padre.

El juez Sutter Schneider considera además que la investigación que entiende que corresponde realizar daría lugar a una nueva causa, distinta a aquella denominada "Minicucci, Miguel angel y otro sobre homicidio de Constantino Razzetti" y que tramitó en el juzgado de Instrucción de la 13ª Nominación. Así la pone en una situación de similitud con otras causas, como las relacionados con las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar que concluyeron con resoluciones "en que se declaró la extinción de la acción penal por aplicación de las llamadas leyes de obediencia debida y punto final" y luego se abrieron nuevas causas "instruidas de acuerdo a la normativa procesal ahora vigente". El ejemplo que cita el mismo juez Sutter Schneider es la causa Feced, el mayor expediente sobre los hechos de represión en el área de actuación del II Cuerpo de Ejército.

Pero la declaración de Sutter Schneider no llegó a quedar firme porque la fiscal Adriana Saccone apeló la decisión "por una cuestión de competencias" según pudo saber Rosario/12 de fuentes federales. Esa apelación pone objetivamente trabas para investigar el accionar de la Triple A en el caso Razzetti y para abrir el camino a otras investigaciones y niega el criterio de crimen de lesa humanidad y su condición de imprescriptible.

Carlos Razzetti dijo respecto de la resolución del juez que la valoraba porque "es una muestra de que el Estado se decide a hacer lo que no hizo en 33 años, pero de todos modos aunque haya quienes quieren eludir o tapar lo sucedido, aunque se trata de un crimen de lesa humanidad rodeado de impunidad". Razzetti convocó a una conferencia de prensa mañana lunes a las 17.30 en la Sala de la Cooperación, Urquiza 1539, porque por la mañana será recibido por el procurador general de la Nación, Esteban Righi, en Buenos Aires.

Angel Baltuzzi, uno de los abogados que patrocinó la presentación de Carlos Razzetti ante la Justicia Federal y que recibió el viernes la notificación de la apelación de Adriana Saccone, opinó que se trata de una actitud "insólita" ya que justamente "la función del ministerio público es dar impulso a las investigaciones para que se conozca la verdad". Baltuzzi también valoró que Sutter Schneider haya habilitado los mecanismos para investigar el crimen del bioquímico y farmacéutico Constantino Razzetti.

Compartir: 

Twitter
 

El dirigente Constantino Razzetti fue baleado en la puerta de su casa de San Lorenzo 2674. El asesinato se perpetró el 14 de octubre de 1973, por una patota de la Triple A.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.