18:21 › ESCALADA BéLICA

EE.UU. se declaró en "alerta" tras la advertencia norcoreana

"Nos tomamos en serio estas amenazas y permanecemos en estrecho contacto con nuestros aliados de Corea del Sur", dijo el vocero Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, luego de que Pyongyang amenazara con bombardear "intereses" estadounidenses en la península y declararse "en estado de guerra" con su país vecino, donde el ejército norteamericano realizó pruebas militares. Rusia llamó a la "contención" del conflicto y varios países latinoamericanos pidieron que se busque una "salida pacífica".

El anuncio del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, generó una oleada de reacciones críticas y llamados a la moderación para evitar una catástrofe en la problemática península coreana. "A partir de ahora, las relaciones intercoreanas están en estado de guerra y todos los asuntos entre ambas Coreas se tratarán según el protocolo adaptado a la guerra", declaró anoche el gobierno de ese país.

El texto oficial indicó que "la situación que prevalece desde hace mucho tiempo, según la cual la península coreana no está guerra ni en paz ha terminado", y advirtió que cualquier provocación militar cerca de las fronteras terrestres o marítimas entre Corea del Norte y Corea del Sur acarreará "un conflicto en gran escala y una guerra nuclear".

El gobierno también amenazó con cerrar el complejo industrial binacional con Corea del Sur de la localidad de Kaesong, a unos 10 kilómetros de la frontera. Ayer, Kim Jong-un ordenó empezar los preparativos para atacar con misiles el territorio de Estados Unidos y sus bases en el Pacífico y Corea del Sur, en respuesta a los vuelos de entrenamiento del bombarderos furtivos estadounidense B-2.

En caso de provocación "temeraria" de Estados Unidos, las fuerzas norcoreanas "deberán atacar sin piedad el [territorio] continental estadounidense [...] las bases militares del Pacífico, incluyendo a Hawai y Guam, y las que se encuentran en Corea del Sur", declaró el mandatario.

Estados Unidos declaró de inmediato que tomaba "en serio" estas nuevas amenazas. "Hemos visto las informaciones sobre una nueva declaración no constructiva de Corea del Norte. Tomamos estas amenazas en serio y estamos en contacto estrecho con nuestro aliado surcoreano", dijo Hayden, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad.

Por su parte, Rusia pidió el sábado "máxima responsabilidad y moderación" de las partes en la península coreana para evitar que la escalada de tensión se convierta en conflicto armado. "Esperamos que todas las partes muestren máxima responsabilidad y moderación, y que nadie cruce una línea después de la cual no haya retorno", dijo Grigory Logvinov, responsable de la península coreana en la cancillería rusa.

A su vez, la cancillería francesa emitió una nota donde pidió "encarecidamente" a Corea del Norte que se abstenga "de nuevas provocaciones, que cumpla con sus obligaciones internacionales, sobre todo en el marco de las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas, y retome rápidamente el camino del diálogo".

En tanto, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, publicó un artículo en el periódico Bild donde pidió que Corea del Norte deje de jugar fuego, y reiteró la "solidaridad" de Alemania con Corea del Sur. China ya había pedido el viernes a las partes interesadas "que hagan esfuerzos colectivos para distender la situación". "La paz y la estabilidad en la península coreana es algo beneficioso para todos", declaró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hong Lei.

Compartir: 

Twitter
 

Corea del Norte advirtió que podría cerrar el complejo industrial conjunto que gestiona con Corea del Sur en la ciudad fronteriza de Kaesong.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.