18:12 › TODO POR UN TECHO

Rápido y furioso desalojo en Lugano

Un grupo de agentes de la Policía Metropolitana, con la orden del fiscal Gustavo Galantes, desalojó a la fuerza esta mañana a unas 20 familias que habían ocupado en la madrugada un predio ubicado a 30 cuadras de la toma que hace una semana se mantiene en Villa Lugano. La Metropolitana denunció que un agente recibió un piedrazo en la cabeza, durante le represión posterior con gases lacrimógenos y balas de goma, e informó que cuatro mujeres y dos hombres que reclamaban por el incumplimiento de planes de vivienda fueron detenidos por "usurpación" y se encuentran detenidos en la comisaría de Barracas.

"Nosotros iniciamos la protesta ayer y especialmente decidimos que no participaran los hombres, porque nuestra intención era dialogar con el fiscal. No fuimos a tomar ningún terreno, fuimos a reclamar las viviendas que nos habían prometido", explicó Nadia Pintos, que mostraba la marca en su cuerpo del impacto de una bala de goma.

El operativo ordenado por Galantes comenzó a las 8.45, cuando los agentes de la Metropolitana sacaron por la fuerza a los ocupantes, la mayoría de ellos mujeres con niños y embarazadas, a las que se les ataron las manos con un precinto de plástico.

Luego del desalojo, algunos de los ocupantes comenzaron a arrojar piedras a los efectivos de la Policía Metropolitana que al instante respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma, algunas de las cuales alcanzaron a vecinos que resultaron lesionados.

Los efectivos realizaron un cordón policial y acompañados por un camión hidrante lograron dispersar a los ocupantes y vecinos que arrojaban piedras. Hacia las 9, el predio quedó completamente desalojado, pero muchos de los vecinos apedreaban a los efectivos desde cercanías del lugar.

Los vecinos desalojados afirmaron que se instalaron allí con la intención de reclamar viviendas y no de ocuparlo. Tras el violento desalojo por parte de la Policía Metropolitana, los vecinos explicaron que el complejo habitacional que se levantó en el lugar, conocido como Pirelli, debía constar de ocho torres y que sólo fueron levantadas cinco, por lo que reclamaron las viviendas que les fueron prometidas con anterioridad.

"Se decidió la protesta cuando nos enteramos que Daniel Fernández --denominado presidente del barrio por los vecinos--, comenzó a vender los lugares para ser beneficiario de una vivienda", explicó Pintos.

Recordó que "en este complejo habitacional que se levantó acá y que es conocido como barrio Pirelli, originalmente iban a ser ocho torres y éramos muchos los vecinos que tendríamos nuestra vivienda propia"; sin embargo, "al día de hoy solo hay construidas y habitadas cinco torres y quedan tres por hacer".

Nadia, que además es mamá de una nena, afirmó que "tras la violenta actuación de la Policía Metropolitana, dos de mis hermanas fueron detenidas: Carla y Johana Pintos". Por su parte, Cecilia, mamá de un bebé, dijo que "durante la protesta fui sacada violentamente de los pelos y empujada por dos policías hombres".

Compartir: 

Twitter
 

"Nuestra intención era dialogar con el fiscal. No fuimos a tomar ningún terreno, fuimos a reclamar las viviendas que nos habían prometido", dijo una vecina.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.