17:34 › EL PRESIDENTE ERDOGAN LE APUNTO A SU EX SOCIO Y HOY ENEMIGO, EL CLERIGO FETHULLAH GÜLEN

Enemigo íntimo bajo sospecha

Gülen fue socio de Erdogan hasta que en 2013 se rompió esa alianza luego de que los medios de Gülen dieran a conocer una serie de documentos sobre investigaciones de corrupción en el gobierno del ahora presidente y entonces primer ministro.

El jefe del Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó del golpe, en su primera declaración tras la sublevación militar, a una estructura paralela de poder, el término empleado habitualmente para describir a su enemigo declarado, el clérigo Fethullah Gülen.

Gülen fue socio de Erdogan hasta que en 2013 se rompió esa alianza luego de que los medios del Movimiento dieran a conocer una serie de documentos sobre investigaciones de corrupción en el gobierno del por entonces Primer Ministro Erdogan que obtuvieron por estar infiltrados en las estructuras del Estado turco. Desde entonces Erdogan señaló a Gülen como organizador de una campaña y lo acusó de terrorista. En los últimos días, hubo un recrudecimiento en la persecución estatal a los seguidores y a las estructuras del Movimiento Gülen en Turquía y en el resto del mundo.

Erdogan se apoyó en la influencia de Gülen para limitar el poder de los militares nacionalistas, responsables de la caída de cuatro gobiernos desde 1960. Sin embargo, el escándalo de corrupción resultó con la dimisión de tres ministros de Erdogan. El presidente respondió con una purga de jueces, policías, fiscales y trabajadores de medios de comunicación o jueces considerados afines al religioso, tales como el diario de gran tirada Zaman o la cadena de televisión Samanyolu TV.

En diciembre de 2014, el presidente en funciones declaró que Gülen se había propuesto el objetivo de derrocar el Gobierno de Turquía. Específicamente, le atribuyó participación de sus adeptos en las protestas del año 2013 y la publicación de información comprometedora contra varios miembros del Gabinete de Ministros.

“Fethullah Gülen es un carismático predicador musulmán que construyó desde su autoexilio en los Estados Unidos, un movimiento político religioso, social y económico con un asombroso poder de movilización en Turquía y en más de ciento treinta países, de consecuencias impredecibles”, explica Pablo Kendikian, director de la Agencia Prensa Armenia y autor de una biografía no autorizada del clérigo. “Gülen fue denunciado por haber creado un Estado paralelo en Turquía gracias al financiamiento de sustanciales aportes provenientes de empresarios y adherentes que él mismo ayuda a crecer económicamente. El Movimiento Gülen es uno de los principales actores y una de las organizaciones más poderosas e influyentes de la actual Turquía”, explica el libro de Kendikian, Fethullah Gülen.

“Erdogan y Gülen son los extremos de una misma política. La pelea por el poder en Turquía tiende a profundizarse aún más y la sociedad turca está atrapada en esta disputa”, señala Kendikian quien también remarcó la estrecha relación de Fethullah Gülen con la Central de Inteligencia Americana (CIA). Años atrás, Gülen y Erdogan formaron parte de la trama Ergenekon, un plan a través del cual se descabezó la cúpula de las Fuerzas Armadas turcas, defensoras del orden laico en ese país, y que sirvió también como instrumento para perseguir a los opositores a la idea de la islamización del Estado turco.

Fethullah Gülen ha dedicado su vida al estudio de la teología islámica y su enseñanza en madrasas turcas además de su cargo como imán bajo la supervisión del Ministerio de Asuntos Religiosos de la República Turca. La suya es una visión moderada del Islam y de un movimiento religioso dedicado, según sus propias palabras, a la educación, una educación del corazón y el alma además de la mente. El movimiento de Gülen ha desarrollado una moderna red de escuelas y universidades, acaparando influencia entre amplios sectores de profesionales liberales. Construyó escuelas privadas en al menos 180 países del mundo, incluyendo Estados Unidos, países de África y de América Latina. Esas escuelas son son fines de lucro y han sido investigadas por el FBI (Federal Bureau of Investigation). Pese a mostrarse contrario al secularismo, signo de identidad de la Turquía contemporánea, Gülen ha promovido desde su movimiento un diálogo interreligioso y cultural que le llevó a entrevistarse en 1998 con el papa Juan Pablo II y líderes judíos y ortodoxos.

En distintos encuentros con el presidente estadounidense, Barack Obama, Erdogan ha reiterado la extradición de Gülen, que actualmente vive en Pennsylvania por un exilio auto impuesto, para que fuera juzgado en Turquía por supuestas conspiraciones contra Ankara. Obama no lo ha extraditado porque no quiere meterse en el medio de un conflicto con su país aliado Turquía.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.