UNIVERSIDAD › LA UBA CREO EL PROGRAMA PRACTICAS SOCIALES EDUCATIVAS PARA TODAS LAS CARRERAS

“Un gran impacto en la sociedad”

Desde 2013, los estudiantes de todas las facultades deberán realizar actividades comunitarias obligatorias. En forma gradual se incorporarán a los planes de estudios. El rectorado estima que en seis años habrá 50 mil alumnos realizando prácticas sociales.

 Por Julián Bruschtein

A partir de 2013 todas las carreras de la UBA contarán con prácticas sociales educativas obligatorias. “Para 2016 creemos van a ser casi 50 mil estudiantes realizando las prácticas”, aseguró a Página/12 el secretario de Extensión de la UBA, Oscar García. Los alumnos deberán cumplir con una carga horaria de actividades comunitarias para poder graduarse. Por ahora, la mayoría del claustro estudiantil descree de “la aplicación del programa”, según palabras del consejero Cristian Henkel (Partido Obrero).

“Será un gran impacto en la sociedad”, se entusiasmó el secretario de Extensión con el desarrollo previsto por la universidad para los próximos años. A través de una resolución que el Consejo Superior de la UBA aprobó el miércoles pasado, se puso en marcha el Programa Prácticas Sociales Educativas en las trece facultades que integran la casa de estudios. El propósito es que, progresivamente, el programa se vaya convirtiendo en un requisito obligatorio para completar las carreras y recibir el título profesional.

“Buscamos la institucionalización y la jerarquización de las prácticas sociales”, describió García al explicar los fundamentos del proyecto. Entre los fundamentos del programa, los consejeros dejaron en claro que la propuesta “se constituye como una de las maneras a través de las cuales la universidad hace realidad su función social, poniendo al servicio de la sociedad los saberes que produce y enseña, permitiendo fomentar la colaboración entre la universidad y la comunidad”.

Así, la carga horaria mínima que se fijó para las prácticas es de 42 horas, aunque dependerá de lo que luego considere cada facultad. “De esta manera, el estudiante aprende las técnicas y, a su vez, incorpora valores. La universidad debe generar una formación integral”, destacó García.

Las prácticas serán optativas durante este año, 2011 y 2012, y en 2013 quedarán firmes y obligatorias, formando ya parte de los requisitos para la graduación y obtención del título universitario. “Las facultades deben presentar ante el Consejo Superior los programas para ofrecer a los alumnos. La idea es que también se afirme el trabajo interdisciplinario, por lo que los alumnos podrán elegir prácticas que se realicen en carreras distintas a la que estén estudiando”, agregó el funcionario.

Los alumnos podrán realizar las actividades previstas por el programa una vez que lleguen a la facultad, tras cursar el primer año común. “No va a abarcar a los estudiantes del CBC. A partir del segundo cuatrimestre del primer año de la carrera se podrán desarrollar las prácticas”, explicó García.

En lo inmediato, la UBA creará un grupo de trabajo para que estudie la implementación del proyecto, desde el ámbito de la Comisión de Enseñanza. En la actualidad se encuentran en marcha cerca de doscientos programas de voluntariado que se integrarán a la oferta obligatoria para los estudiantes. Una vez que en el Consejo Superior reciban el listado con las actividades propuestas por las facultades se publicarán en la página web correspondiente para un mejor acceso de los alumnos a la información.

El claustro estudiantil firmó a favor de la creación del programa cuando pasó por comisiones. Pero la mayoría del claustro no se encontraba muy convencido de su aplicación y se abstuvo a la hora de tratarlo en el Consejo Superior. “La abstención en el consejo fue porque es un proyecto marco que no tiene definiciones y no sabemos para dónde lo puede llevar la actual conducción de la universidad”, señaló el consejero Henkel (PO). Por su parte, Ignacio Kostzer (de la agrupación de izquierda independiente La Mella) afirmó que no tenían “grandes expectativas porque cada vez que esta gestión habló de vincular la UBA con la sociedad termina generando relaciones mercantiles”. Aunque –agregó– “no nos oponemos a la medida”.

Compartir: 

Twitter
 

En la UBA ya funcionan unos 200 programas de voluntariado: en la imagen, el centro de Cildañez.
Imagen: Extension UBA
SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.