EL PAíS › RICARDO ALFONSIN ADVIRTIO SOBRE IRREGULARIDADES EN LA INTERNA

Un alfonsinazo de denuncias

Antes de cerrar hoy en Ferro la campaña por la elección de la UCR bonaerense, el diputado manifestó su “preocupación por la transparencia” de los comicios del domingo 6. Carrió sugirió una posible alianza con Alfonsín para 2011.

 Por Sebastian Abrevaya

En un intento por emular aquel “alfonsinazo” de 1983, el microestadio de Ferro será hoy escenario del cierre de campaña del diputado Ricardo Alfonsín, quien protagoniza una encarnizada pelea por la conducción del radicalismo bonaerense con los históricos caciques Leopoldo Moreau y Federico Storani, aliados del vicepresidente Julio Cobos. En una conferencia de prensa convocada ayer, Alfonsín denunció irregularidades en los padrones, manifestó su “preocupación por la transparencia” de los comicios que se realizarán el domingo 6 de junio y anticipó que van a denunciar si se produce fraude. Más temprano, al participar de un programa de televisión junto a Elisa Carrió, el diputado radical se llevó un guiño de la líder de la Coalición Cívica, que sugirió una alianza con el diputado de cara a las presidenciales de 2011.

Acompañado por el chaqueño Angel Rozas, por Miguel Bazze, su candidato a presidente de la UCR bonaerense, y por un grupo de diputados nacionales, el hijo del ex presidente buscó no confrontar con Cobos –su principal competidor en las presidenciales– y minimizó el impacto nacional de las internas locales. “No tiene ninguna incidencia, sea cual fuere el resultado, para cualquiera de los candidatos”, remarcó Alfonsín, quien apuntó contra los que han “pretendido enturbiar la discusión en la provincia vinculándola a las elecciones de 2011”.

Precisamente, el círculo íntimo del vicepresidente le recomendó acompañar a Moreau y Storani para evitar que una victoria de Alfonsín en la provincia se convierta en un obstáculo para su candidatura. El diputado radical insistió en que “no debe anticiparse” ese debate y que, llegado el momento, el candidato a presidente de la UCR debe ser quien “dando las mismas garantías políticas, estuviera mejor posicionado en la sociedad”.

En un intento por darle volumen a la disputa bonaerense, Alfonsín convocará para hoy en el microestadio de Ferro a todos los referentes del denominado “Grupo Rosario”, liderado por Gerardo Morales, Ricardo Gil Lavedra, Mario Negri y Rozas, entre otros. En medio de la fuerte apuesta política, provocó cierto enojo del sector alfonsinista el silencio del presidente del partido, Ernesto Sanz, tercero en la lista de aspirantes a la Casa Rosada, quien no se pronunció todavía a favor de ningún sector ni reclamó que se garantice la transparencia de la elección.

Alfonsín señaló ayer una serie de inconsistencias del proceso electoral, que ya tuvo un fallo judicial favorable a su espacio. Según el vicepresidente de la Cámara de Diputados, la junta electoral bonaerense está manejada políticamente por el espacio de Moreau y Storani, motivo por el cual no se enviaron aún los padrones definitivos pese a que se excedieron todos los plazos establecidos en la Carta Orgánica. Esto implica que a días de las elecciones todavía no se sepan los lugares de votación ni tampoco las personas en condiciones de participar. Se estima, según cálculos extraoficiales, que son 800 mil los afiliados bonaerenses.

Fuentes del alfonsinismo señalaban además que algunas juntas distritales del conurbano no aprobaban ni elevaban al Comité Provincia las listas de los candidatos, por lo que no podían mandarse a imprimir las boletas hasta tanto no estén oficializadas. Con esta situación, se acotó el margen para hacer campaña de los sectores que buscan destronar a los ex miembros de la Coordinadora Nacional.

Otro tema conflictivo es la fiscalización de la elección. A diferencia de internas pasadas, el oficialismo partidario dispuso cumplir a rajatabla con el reglamento partidario y no permitiría la participación de afiliados de otras provincias en el control de los comicios. Ayer Alfonsín preguntaba cuál sería el interés en que no haya más fiscales de su sector, si no había intenciones de hacer trampa en la elección. En este punto, el alfonsinismo esperaba que Sanz se pronunciara como titular del partido, metiendo presión para abrir el paso a unos 1500 fiscales convocados de Santa Fe, Córdoba y Capital Federal.

“Que se preocupen por cuidar el partido, por los que ya no están y por las generaciones futuras”, advirtió el hijo del ex presidente, en un duro mensaje a quienes formaron parte del círculo íntimo de su padre. “No hay posibilidad de ganar a nivel nacional –remató– sin un partido fuerte en la provincia de Buenos Aires.”

Compartir: 

Twitter
 

El hijo del ex presidente, en plena pelea contra los históricos Moreau y Storani, aliados de Cobos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.