DEPORTES › PRIMER ENCUENTRO POR LA TRANSPARENCIA EN EL FúTBOL ARGENTINO

No quieren que la pelota se manche

 Por Gustavo Veiga

Con definiciones contundentes y diagnósticos pesimistas, se realizó en Córdoba el Primer Encuentro por la Transparencia en el Fútbol Argentino. Un evento que organizó un grupo de socios del club Talleres denominado La Causa (enfrentado al actual gerenciador, Carlos Ahumada) y la agrupación Salvemos al Fútbol. Allí estuvieron para dar su testimonio el ex presidente de Vélez Raúl Gámez, el ex juez Mariano Bergés, la diputada nacional Delia Bisutti, dirigentes, entrenadores locales, periodistas y hasta un psiquiatra, Francisco Montaldo Riera.

“La AFA crece y los clubes cada vez se achican más desde lo económico”, denunció Bisutti, que compartió un panel con Bergés (leyó un largo documento de la entidad que encabeza, Salvemos al Fútbol, que propone un Tribunal de Disciplina independiente de la AFA) y la legisladora provincial Nadia Fernández. Asimismo, el ex juez que detuvo a una parte de la cúpula de la barra brava de Boca en 2003 dijo que “no debe descartarse la intervención de la AFA”.

El fuerte tono crítico que tuvo cada una de las intervenciones hacia la entidad que preside Julio Grondona llegó a su clímax cuando le tocó el turno a Gámez, uno de los más aplaudidos por el centenar de personas que concurrieron al auditorio Obispo Mercadillo, en la capital cordobesa. Lo más jugoso de su testimonio, no obstante, resultó su particular versión de cómo empezó la connivencia entre los dirigentes y las barras bravas en la Argentina. “Todo se inició en la dictadura militar. Fue cuando antes del Mundial ’82, los jefes de esas barras le pidieron ayuda a Lacoste (por Carlos, el vicealmirante y hombre fuerte del régimen en el fútbol) para viajar al torneo en España. Recuerdo que uno de los muchachos, que era de Huracán, muy suelto de cuerpo le dijo: ‘Necesitamos los pasapiros’, porque así llamaban a los pasaportes.”

Gámez, por entonces, conducía a la barra de Vélez. Y es el único dirigente que no reniega de ese pasado (muchos tienen antecedentes violentos, incluido el propio Julio Grondona, cuando presidía a Arsenal). Además, reconoció de qué modo mantenía a raya a estos grupos en Vélez, su club. Violencia y corrupción fueron los dos temas dominantes del encuentro que duró seis horas. Un evento que organizó un pequeño grupo casi en soledad (su mentor fue Nicolás Martínez Dalke, socio de Talleres) y un año después de que la AFA convocara y cancelara casi de inmediato un foro que había bautizado “El principio de la paz, el fin de la violencia”.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.