DEPORTES › EL PROLETARIADO ARGENTINO DE LA RAQUETA SIGUE TRIUNFANDO EN PARíS

Ganan pero sin tirar manteca al techo

Eduardo Schwank ya está en tercera ronda, Diego Junqueira y Martín Vassallo Argüello pasaron a la segunda, perdieron Calleri, Acasuso y Del Potro. Nalbandian jugaba hoy temprano.

 Por Sebastián Fest

Desde París

De repente apareció la foto para certificar el suceso del “tenis proletario”: Roland Garros vivió un nuevo día de éxitos de argentinos modestos, de jugadores a los que ni siquiera se les conocía la cara, hasta que la ATP remedió por la noche el asunto ofreciendo al mundo un primer plano de Eduardo Schwank.

Por el momento es sólo él. Si esta semana se ingresaba a la web de la ATP, los jugadores que vienen acumulando triunfos en París eran hombres sin rostro. E incluso sin altura y peso, tal la escasez de información acerca de unos tenistas que sorprenden.

En el día en que Schwank volvía a dar una nueva muestra de tenis de desbordante potencia para meterse en la tercera ronda de uno de los cuatro torneos más importantes del mundo, otros “modestos” como Martín Vassallo Argüello y Diego Junqueira sortearon con éxito el debut. En tanto, Gisela Dulko suspendió por falta de luz 0-6, 6-4, 3-3 su partido ante la francesa Alize Cornet.

Junqueira, 162 del ranking, sigue sin foto en la web oficial del tenis masculino. Lo mismo le sucede a Sebastián Decoud, 247 del mundo y eliminado ayer en segunda ronda (cayó 7-6, 6-2, 6-1 con el español Nicolás Almagro), y a Máximo González, 137 del ranking, que jugará hoy un durísimo partido ante el talentoso ruso Mijail Youzhny.

“Es cierto que todavía no estoy acostumbrado a estar en estadios grandes, quizás en el primer set me pese, pero después va a ser un lindo partido”, dijo Schwank de cara al partido que jugará mañana ante el francés Paul-Henri Mathieu.

Vencedor del español Marcel Granollers Pujol 6-7 (5-7), 6-2, 6-4, 6-4, Schwank es el más exitoso de los jugadores argentinos que están sorprendiendo en París. Y tras el incendio en el challenger de Burdeos, en el que el fuego en su habitación le quemó todo, incluyendo los 4300 dólares que había sumado por el título en Roma la semana anterior, el dinero no es un detalle menor para Schwank.

“Estoy mucho más tranquilo en la parte económica, y esas cosas te ayudan muchísimo dentro de la cancha”, reconoció el argentino, que ya se aseguró en París 39.600 euros (unos 61.000 dólares), casi la mitad de lo que había ganado hasta ahora en toda su carrera profesional.

Vasallo Argüello, el de mayor experiencia y resultados entre los modestos del tenis argentino, resumió la situación con la capacidad descriptiva propia del empedernido lector que es.

“Creo que todos entendieron que no hay una sola manera de llegar cuando no tenés el talento de los mejores. Tenés que tratar de sumar puntos en los challengers, jugar las clasificaciones de los torneos grandes, encontrar tiros que te pueden servir en el alto nivel. Hay un camino que es largo y cansador, pero los que lo aguantan logran satisfacciones”, dijo tras imponerse al español Feliciano López 7-6 (7-1), 6-4, 3-6, 4-6, 6-3, en un encuentro que lo vio celebrar encendidamente los puntos decisivos del set final.

Número 107 del mundo, Vasallo explicó las sensaciones de un hombre de la tercera o cuarta línea cuando se enfrenta al desafío de un Grand Slam. “La primera rueda es clave, tenés nervios, es peligrosa. Se caen grandes jugadores y para nosotros, que no somos los favoritos, es importantísima, porque jugamos con chicos de mejor ranking y que todavía no están en ritmo, por lo que es un buen momento para dar un golpe.”

Lo dio Junqueira ante el francés Adrian Mannarino, ganando con contundencia 6-1, 6-2, 6-2. Hoy se enfrentará al croata Ivan Ljubicic, ex “top ten”. El argentino, de todos modos, ya está hecho porque, al igual que Schwank, Decoud y González, logró un triunfo en el primer partido de Grand Slam de su vida.

“La única referencia que tengo de Ljubicic es lo que vi por televisión. Ahora preguntaré por alguna estrategia que le moleste. A ver si ‘Pico’ Mónaco, que jugó con él la semana pasada, me cuenta algo...”, dijo Junqueira, de 27 años.

“Esta es mi vida –dijo emocionado el argentino–. Desde los cinco años que sueño con estar acá. Mis padres están acá y, muy emocionados, se largaron a llorar cuando superé la clasificación.”

Muy diferentes son las sensaciones de David Nalbandian, octava raqueta mundial, que regresará al torneo tras una inusual pausa de cuatro días debido a la lluvia y sus estragos en la programación: el cordobés ganó el domingo y hoy (desde las 6, televisa Espn+) se enfrentará con el francés Jeremy Chardy, en un día que verá jugar también a Vasallo ante el finlandés Jarkko Nieminen y a Juan Chela, ganador de un partido de tres días, en el que se impuso 6-2, 6-3, 5-7, 6-3, 6-4 a John Isner, un gigante de dos metros y cinco centímetros, frente el español Fernando Verdasco.

Compartir: 

Twitter
 

Diego Junqueira, 162 del ranking, en segunda ronda.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.