EL PAíS › LOS VENEZOLANOS NO SE PRESENTARON A DECLARAR POR EL VALIJA-GATE

Los Uzcátegui siguen gambeteando

El ex vicepresidente de la petrolera venezolana y su hijo incumplieron el cuarto llamado a indagatoria por el intento de ingresar al país una valija con 800 mil dólares. Pretenden que la Cámara descarte el delito de contrabando para evitar la prisión.

 Por Irina Hauser

El ex vicepresidente de Pdvsa, Diego Uzcátegui Matheus, y su hijo Daniel Uzcátegui Specht faltaron por cuarta vez al llamado a indagatoria en la causa de la valija y el juez Daniel Petrone analiza ordenar su captura internacional para traerlos a declarar. Hasta ayer a última hora no había una definición. A esta altura, el expediente ya es una aglomeración de planteos y planteos judiciales presentados por los defensores: un clásico para embarrar la cancha y estirar los tiempos. El resultado es que pasaron casi diez meses desde la madrugada del 4 de agosto en que a Guido Alejandro Antonini Wilson le incautaron los 800 mil dólares que trató de ingresar sin declarar y todavía ninguno de los imputados fue indagado.

A pesar de que la semana pasada lograron que el juez les concediera la exención de prisión –garantía de que no los dejaría arrestados–, los venezolanos optaron por quedarse en su casa y volver a apostar a que su abogado, Hugo Pinto, saque un as de la manga. El letrado presentó un pedido de suspensión de la audiencia con el argumento de que aún no está saldada la discusión sobre la posibilidad de que sus clientes declaren por exhorto. Además, alegó que por razones de tiempo no llegaron a depositar la caución de 150 mil pesos cada uno que les fijó el juez. También requirió que se declare la nulidad del llamado a indagatoria por considerarlo “arbitrario”, o sea, carente de fundamentos.

Los Uzcátegui vienen esquivando indagatorias desde el 11 de febrero, fecha de la primera convocatoria. Hasta consiguieron que el juez cambiara la carátula de la causa: eliminó la sospecha por contrabando agravado y sólo dejó lavado. Los fiscales María Luz Rivas Diez y Mariano Borinsky llevan varias semanas reclamando que se libre la orden de detención contra los Uzcátegui. Hoy volverían al ruedo, a menos que Petrone tome antes una decisión drástica. De hecho, la última vez que citó a los venezolanos lo hizo bajo apercibimiento de ordenar su captura. Ayer pasó toda la tarde analizando los escritos de la defensa.

Padre e hijo están acusados de ser partícipes en el intento de Antonini de ingresar la valija sin declarar el contenido al llegar al Aeroparque Jorge Newbery en un jet privado alquilado por Enarsa. En el avión venían también el joven Uzcátegui, el ex titular del Organo de Control de Concesiones Viales Claudio Uberti, su ex secretaria Victoria Bereziuk, tres ejecutivos de Pdvsa y el titular de Enarsa, Exequiel Espinosa.

A Uzcátegui padre, ex titular de la filial argentina de Pdvsa, se lo señala como quien hizo las gestiones para que su hijo y Antonini abordaran el avión. Según los testigos, el chico se quedó junto al “valijero” durante el procedimiento de conteo y secuestro de la plata, se apartó para hacer un llamado y le dijo que estaba todo “arreglado”. Uberti, el ex funcionario kirchnerista que manejaba los negocios energéticos con Venezuela, también está implicado. No sólo por los pasajeros. Habló por teléfono con Antonini todos los días de su estadía en Argentina. Tiene llamado a indagatoria, pero el juez no le puso fecha, sino que la supeditó a la declaración de los venezolanos. A este paso, va para largo.

Antonini, principal imputado por cierto, tuvo un tardío pedido de extradición argentino que difícilmente se concrete mientras goce de la protección del gobierno de Estados Unidos, donde acusó a sus ex socios de presionarlo para que no revelara el origen y destino de los 800 mil dólares, al punto que terminaron presos.

La causa porteña es un pantano de dilemas irresueltos. La Cámara en lo Penal Económico debe decidir si, tal como sostuvo Petrone, no existió contrabando. Los Uzcátegui están pendientes de esto: si hubo contrabando, como insiste la fiscalía, aún podrían ir presos. Seguirán peleando, entretanto, porque les concedan el interrogatorio a distancia, hasta ahora rechazado. Para eso recurrirán a la Cámara de Casación Penal. También apelaron la caución y otras condiciones para permanecer libres. Petrone, por su lado, debe resolver qué hace con los nuevos planteos y aún tiene pendiente pronunciarse sobre el pedido de Uberti para apartar a la fiscal Rivas Diez. Hoy habría novedades entre esta nebulosa.

Compartir: 

Twitter
 

El venezolano Antonini Wilson fue quien traía la valija. Dijeron que era amigo de Daniel Uzcátegui.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.