EL PAíS › LA FUBA Y ALUMNOS DE MERLO MANTUVIERON OCUPADO EL RECTORADO DE LA UBA

Una toma llegada desde el oeste

Ante el cierre de una sede de la UBA, los estudiantes tomaron durante siete horas el edificio y encerraron a los consejeros superiores. Hubo insultos, forcejeos y algunos destrozos. El rector presentó una denuncia.

 Por Julián Bruschtein

Aparentaba ser una sesión tranquila del Consejo Superior de la UBA. Pero los estudiantes nucleados en la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) irrumpieron en el recinto para reclamar por la situación de la sede que la universidad tiene en Merlo, bajo amenaza de cierre desde que el intendente Raúl Othacehé decidió unilateralmente rescindir el convenio vigente entre el municipio y la casa de estudios. Hubo momentos de tensión, gritos, insultos, forcejeos y hasta se produjeron algunos destrozos. La sede del consejo fue tomada durante siete horas por los estudiantes y las autoridades de la UBA realizaron la denuncia policial.

La reunión del consejo comenzó con normalidad, a las 9. Hora y media después, cuando los consejeros ya estaban por finalizar el tratamiento del orden del día, irrumpieron en el salón unos cincuenta estudiantes clamando por la resolución del conflicto que tiene en vilo a los alumnos que cursan el CBC en Merlo. Para entrar, habían logrado burlar el cordón policial que cercaba el acceso principal, en Viamonte 440, forzando una puerta lateral.

“El lunes comienza la inscripción para el segundo cuatrimestre y todavía no hay ninguna garantía para los estudiantes. La UBA se comprometió a resolverlo y todo sigue igual”, dijo Cristian Henkel (PO), copresidente de la FUBA. La sede en el oeste bonaerense cuenta con 3500 alumnos y funciona desde hace 14 años. A raíz del conflicto que estalló en marzo, el Consejo Superior resolvió iniciar la búsqueda de una nueva sede en la zona para garantizar la cursada (ver aparte).

Ayer, con la irrupción de los estudiantes en plena sesión, comenzaron los gritos y los enfrentamientos. Los consejeros reclamaban que los dejaran salir del recinto y los militantes de la FUBA exigían como condición “que se firme una acta para garantizar el funcionamiento de la UBA en la zona oeste”. El encierro duró casi dos horas. El tono confrontativo fue creciendo y llegaron a cruzarse manotazos y empujones. A esa altura, mientras otro grupo de estudiantes seguía concentrado frente al acceso al Rectorado, los balcones y ventanas del edificio fueron embanderados con las inscripciones de las agrupaciones que participaban de la toma: el PO, el MST y el FER.

Cerca del mediodía, los estudiantes dejaron salir a los consejeros. “No sin antes hacernos pasar por el medio de una doble fila en la que nos insultaban hasta la salida”, contó a Página/12 el decano de Ciencias Exactas, Jorge Aliaga.

Por la tarde, el rector de la UBA, Rubén Hallú, radicó una denuncia policial por “privación ilegítima de la libertad”. Calificó de “inaceptable” la toma y, tras manifestar su preocupación “por lo ocurrido en el Rectorado: es la primera vez que se produce un episodio de este tipo desde el advenimiento de la democracia”, aseguró que “la universidad está acompañando el reclamo de los estudiantes” y analizando alternativas. El rector recordó que hace dos semanas la UBA obtuvo una medida cautelar a su favor, por lo que el municipio de Merlo debería asegurar el funcionamiento de la sede. De hecho, el secretario general de la universidad, Carlos Más Vélez, anunció que hoy la UBA se presentará ante la Justicia federal para forzar el cumplimiento de la medida.

Los estudiantes mantuvieron la ocupación del edificio hasta las 17, cuando decidieron realizar una concentración en el cruce de las avenidas Córdoba y 9 de Julio.

Compartir: 

Twitter
 

“El lunes comienza la inscripción y todavía no hay ninguna garantía”, plantearon los alumnos.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.