DEPORTES › EMPATE CON EL FLUMINENSE COMO LOCAL EN LA PRIMERA SEMIFINAL DE LA LIBERTADORES

Boca prefiere ganarles como visitante

Dos goles de Riquelme no le alcanzaron al equipo de Ischia para sostener la victoria. Ahora tendrá que ir a buscar el triunfo nada menos que al Maracaná de Río, un desafío importante pero, teniendo en cuenta los antecedentes, para nada imposible.

 Por Ariel Greco

De entrada quedó claro que el Fluminense no iba a ser un rival sencillo. Con el típico toque de los equipos brasileños, y con una superpoblación de volantes, el conjunto de Renato Gaúcho no se dejó intimidar por los pergaminos de Boca. Entonces, los jugadores de Ischia debieron preocuparse más por frenar el toqueteo rival que por generar juego propio. Para colmo, la marca personal que tenía Riquelme, Arouca, lo obligaba a tirarse como delantero, con lo cual a Boca le faltaba su conductor en la posición natural. De a poco, Chávez fue asumiendo ese rol, y asociado con Román pudo encontrar algo de fútbol el equipo local.

De todas formas, aunque Boca sufría en la mitad de la cancha, en los últimos metros demostraba que tenía mucha pimienta como para lastimar a la defensa visitante. Es cierto que le costaba hacer llegar la pelota a esa zona, pero cuando lo hacía generaba riesgo. Primero, avisó con un desborde de Palacio sobre Junior César, y un par de minutos más tarde, llegó la ventaja con una buena triangulación entre Palermo y Palacio que definió Riquelme ingresando al área como centrodelantero.

Parecía que comenzaba otro partido, con la ventaja a favor, y sin embargo Boca no pudo disfrutar mucho del gol de Riquelme. Apenas cuatro minutos más tarde, un tiro libre desde la derecha de Thiago Neves encontró la cabeza de Thiago Silva que le ganó a toda la defensa de Boca y metió un cabezazo inatajable para Migliore.

El impacto fue fuerte: el equipo argentino tardó bastantes minutos en asimilarlo. Recién sobre el final de la etapa pudo retomar el control del juego, cuando entró de nuevo en escena Riquelme y Chávez se transformó en su ladero, pidió la pelota y con un derechazo desde el borde del área la estrelló en el palo izquierdo de Fernando Henrique.

Lo bueno para Boca en ese tramo fue que los brasileños se conformaron con la tenencia de pelota para defenderse y la usaron poco parta atacar en serio. De otra manera, la historia pudo ser diferente. Incluso, lo demostraron en el último minuto de la primera parte, cuando el lateral Junior César llegó vacío y dilapidó una chance de gol solito ante Migliore.

La imagen con la que salió Boca a jugar el segundo tiempo fue bastante distinta a la del primer tramo. Con más ambición y mayor audacia, muy pronto metió a Fluminense contra su arquero. Tuvo dos cabezazos, uno de Palermo y otro de Paletta, para poder sacar nuevamente una diferencia.

A esa altura, el equipo brasileño ya no mostraba el toque de los primeros minutos y simplemente se dedicada a defender el empate, sustentado en la fortaleza de sus dos centrales y la afortunada labor del arquero Fernando Henrique.

Sin embargo, Boca siguió yendo y pudo lograr el gol que merecía. Llegó a través de un tiro libre de Riquelme, con ayuda, y de nuevo la sensación fue que el partido estaba a pedir de Boca. Durante varios minutos dominó a voluntad y tuvo el tercer gol a tiro.

Pero cuando mejor pintaba el panorama para el equipo local, los cambios no le dieron el resultado esperado. Ibarra no entró afinado y Cardozo directamente ingresó desconectado, con lo que Boca perdió consistencia en su juego. Para colmo, un tiro de Thiago Neves que no debía acarrear ningún peligro contó la inestimable colaboración de Migliore para convertirse en el gol del empate.

Ya sin muchas ideas y más por empuje y ganas que por otra cosa, Boca fue a buscar el triunfo pero no pudo conseguirlo. Ahora deberá ir a ganar de visitante, a Brasil, en una parada que pinta difícil, pero –con los antecedentes– para nada imposible.

2- BOCA

Migliore; Maidana, Cáceres, Paletta, Morel Rodríguez; Chávez, Battaglia, Dátolo; Riquelme; Palacio, Palermo.

DT: Carlos Ischia.

2- FLUMINENSE

Fernando Henrique; Luiz Alberto, Thiago Silva, Gabriel, Junior César; Arouca, Mauricio, Cícero, Thiago Neves, Conca; Washington.

DT: Renato Gaúcho.

Estadio: Racing (local Boca).

Arbitro: Roberto Silvera (Uruguay).

Goles: 11m y 64m, Riquelme (B); 15m, Thiago Silva (F); 76m, Thiago Neves (F).

Cambios: 60m, Ibarra por Maidana (B); 62m, Romeu por Mauricio (F); 65m, Cardozo por Chávez (B); 75m, Vargas por Battaglia (B); 76m, Dodó por Washington (F); 87m, Roger por Thiago Neves (F).

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme trata de despegarse de la marca de Arouca, que lo siguió por toda la cancha. Sus dos goles no alcanzaron para ganar.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.