DEPORTES › SAN LORENZO ARRANCO CON UN TRIUNFO POR 3-1 ANTE ATLETICO TUCUMAN

Un resultado algo exagerado

El equipo de Diego Simeone no fue tan superior a su rival, pero supo golpear en el momento justo y con eso le alcanzó para llevarse los tres puntos. Bergessio, Menseguez y el uruguayo Pintos, los autores de los goles.

El 3-1 que San Lorenzo le infligió a Atlético Tucumán puede llamar a engaño. Aquel que no concurrió al Nuevo Gasómetro imaginará una actuación alentadora, llena de esperanzas rumbo al futuro. Pero en verdad, el resultado, si no miente, al menos exagera. Nunca llegó a ser San Lorenzo, tan superior como para justificar una diferencia de dos goles. En todo caso, el mérito fue haber marcado sus dos primeros tantos en las primeras jugadas de cada uno de los tiempos. Después, no le sobraron brillos individuales ni fútbol de nivel al equipo de Diego Simeone. Lo mejor de la tarde fue la aparición de Pablo Pintos. El lateral uruguayo cubrió toda la banda derecha con velocidad y criterio, remató su actuación con el tercer gol y fue despedido como se despide a un ídolo en ciernes.

Parecía que todo iba a ser para San Lorenzo mucho más sencillo de lo que realmente fue. Bergessio anotó el 1 a 0 a los 2 minutos, luego del primero de los varios errores que el arquero Ischuk cometió en las pelotas aéreas y, en ese arranque, hasta llegó a flotar sobre el estadio la sensación de una goleada. Era notable, por entonces, la diferencia de ritmo entre un equipo de primera y otro que viene de la B Nacional. San Lorenzo volaba, era directo, potente y ambicioso. Y a los tucumanos les costaba tomarle la mano al partido. No encontraban la pelota en el medio, y Páez y Villavicencio no podían con Bergessio. Pero cuando salió de su estupor, Atlético Tucumán puso en claro que San Lorenzo tampoco era una maravilla.

A los 12, Barone, de cabeza, colocó el 1 a 1 y reabrió las dudas que San Lorenzo había dejado en la semana ante Tigre. Y a los 18, una media vuelta de Luis Rodríguez salió por encima del travesaño. Montiglio y Longo se imponían por los costados. Sin embargo, los tucumanos no pudieron sostener su levantada. Y San Lorenzo volvió a asomar la cabeza.

Al minuto del segundo tiempo. Bergessio lo dejó parado a Páez y le sirvió el 2 a 1 a Menseguez. Volvió a dar la impresión de que el partido estaba servido en bandeja para San Lorenzo. Pero después de que a los 8 minutos Aureliano Torres impactara un tiro libre en el travesaño, el Ciclón dejó de hacer. Y le renovó las chances a un Atlético siempre ordenado y prolijo con la pelota, pero inestable en su rendimiento.

Hubo un cabezazo de Páez que dio en el horizontal. Y Héctor Rivoira, el técnico de los tucumanos, arriesgó a pleno y en el último cuarto de hora sacó a un defensor (Villavicencio) para ubicar un enganche (Sarría). Cuando el empate era posible más por las inseguridades de San Lorenzo que por el repunte de los tucumanos, el oriental Pintos, en su enésima trepada por la derecha, trabó más fuerte que Barone, cruzó su derechazo al segundo palo y le embelleció a San Lorenzo una victoria que fue mejor que la actuación que la provocó.

Compartir: 

Twitter
 

El uruguayo Pablo Pintos celebra a grito pleno su gol, el tercero de San Lorenzo ante los tucumanos.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.