DEPORTES › LOS PUMAS-ALL BLACKS DEL ’76

El primer partido

 Por Gustavo Veiga

Los Pumas y los All Blacks jugaron por primera vez el sábado 30 de octubre de 1976. Fue derrota 21-9 en la cancha de Ferro. En la Argentina, la dictadura arrasaba vidas, bienes y derechos. El genocida Videla terminaba una visita a Bolivia donde gobernaba otro militar: el general Banzer. Una misión comercial de la Unión Soviética llegaba al país para firmar convenios bilaterales. Tres días después, Carter le ganaba a Ford la presidencia de Estados Unidos. Aquel duelo iniciaría una serie de diecinueve partidos (todos con derrotas menos uno, el empate 21-21 de 1985) contra los mejores del mundo. Otro país, otra época, otro rugby.

Las elecciones nacionales estaban previstas para el 17 de octubre, pero los neocelandeses no llegaron en democracia. Casi siete meses antes se había producido el golpe de Estado. Como era previsible, la Subcomisión de Canchas, Instalaciones y Colores de la UAR –según se lee en su memoria y balance del ’76– agradeció que “por primera vez se contó este año con el concurso de la Compañía de Policía Militar del Cuerpo de Ejército 1, que tuvo a su cargo la seguridad interna del estadio. Su desempeño fue sobrio y eficaz y mereció la aprobación del público y de los organizadores”.

Un acuerdo entre los dirigentes del rugby y Canal 7 permitía la televisación del encuentro que finalmente no se concretó –según la UAR– por problemas técnicos. En su lugar se pasó Gales 20-Argentina 19, un partidazo de Los Pumas que se había jugado un par de semanas antes en Cardiff. Dice la memoria y balance: “Es de destacar que estos encuentros fueron retransmitidos en directo y en diferido a localidades del interior del país, lográndose de esa forma concretar una amplia tarea de difusión de rugby de alto nivel”.

Aquella tarde en el barrio de Caballito, el seleccionado nacional formó con Sansot; Daniel Beccar Varela, Travaglini, Gonzalo Beccar Varela, Gauweloose; Porta, Etchegaray (capitán); Neyra, Mastai, Carracedo; Fernández, Branca; Insúa, Constante y Irañeta. Dos penales de Gonzalo Beccar Varela y un drop de Hugo Porta le permitieron sumar 9 puntos en la decorosa derrota con Nueva Zelanda. Una semana más tarde, los dos equipos volvieron a enfrentarse en Ferro. Los Pumas perdieron de nuevo 26-6. Porta y Sansot marcaron un penal cada uno.

La UAR escribió como balance de los dos partidos: “Estimamos que el seleccionado neocelandés resultó ser un excelente equipo y tal vez uno de los más poderosos que hayan visitado nuestro país. Es nuestra esperanza que podamos asimilar todo lo bueno que hemos visto para perfeccionar nuestro juego y sacar suficiente provecho de su técnica, potencia y efectividad. También expresamos nuestro deseo de que esta visita sea comienzo de una vinculación que se mantenga en el futuro, lo que sin duda será sumamente beneficioso para el rugby nacional”. Los dirigentes de la época acertaron ese pronóstico deportivo.

Hoy, casi 36 años después, Los Pumas se sumaron al torneo de las Tres Naciones, que ahora es de cuatro y se llama Rugby Championship. El deporte de la ovalada extendió su profesionalismo por el mundo y dejó muy lejos el amateurismo cerrado de los ’70, cuando en la Argentina era sacrílego hablar de dinero. Como fuere, la UAR de aquella época destacaba igual su superávit, conseguido por aquella gira de los All Blacks, apodados así desde principios

del siglo XX. Obtuvo un superávit de 5.216.891 de pesos gracias “al beneficio parcial consignado en la cuenta de Recursos y Gastos con motivo de la gira del seleccionado de Nueva Zelanda...”.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.