DEPORTES › ENTREVISTA CON CHRISTIAN BASSEDAS, MANAGER DEL CAMPEON VELEZ

“Para redondear, falta la copa”

Desde una función minimizada por el fútbol argentino, el ex mediocampista aportó su parte para un nuevo título del club de Liniers y anticipa que los logros van a seguir llegando. “Esta década puede ser una gran época para Vélez”, indicó el coordinador futbolístico.

 Por Leonardo Castillo

Cuando los dirigentes de Vélez le encargaron, hace cuatro años, el manejo del fútbol profesional del club, Christian Bassedas sintió que tenía por delante una doble oportunidad: diseñar un proyecto deportivo para fortalecer a la institución donde se había formado como jugador y prestigiar también una función que el fútbol argentino se resistía a implementar. No bien asumió como manager recomendó la contratación de Ricardo Gareca como entrenador y se inició un proceso exitoso que le permitió a la entidad de Liniers ganar tres campeonatos locales. Sin embargo, la obtención de un logro internacional es el gran objetivo que ambiciona alcanzar en su gestión el ex volante de aquel equipo que bajo la conducción de Carlos Bianchi obtuvo la Intercontinental de 1994. “Ganar una copa es lo que nos falta para redondear una etapa tan buena como la que vivimos en los ’90”, señaló en una charla con Página/12.

–¿Cree que su tarea en Vélez resultó importante para imponer la función de manager en el fútbol argentino?

–Me parece que sí. Fundamentalmente, lo que demostramos desde Vélez es que para los clubes resulta muy importante tener una figura que oriente desde lo futbolístico la política que los dirigentes quieren implementar en relación con el armado de los planteles, y la idea de juego que se quiere desarrollar. Antes, era una tarea que quedaba en manos de las viejas subcomisiones de fútbol, pero en la actualidad se requiere un rol cada vez más profesional, una mirada más completa y eso sólo lo puede aportar un ex jugador. Esa es, a grandes rasgos, la función que debe tener un manager. Por suerte es algo que se va imponiendo de a poco en el fútbol argentino.

–¿Por qué fue tan resistida esta función de parte de los dirigentes y de algunos entrenadores?

–Con las cosas nuevas siempre pasa eso, hay como una resistencia natural a los cambios. Pero si se planifica y se deja en claro desde el arranque cuáles son las funciones del dirigente, la del cuerpo técnico y la del coordinador futbolístico, se pueden obtener muy buenos resultados. En Vélez, lo hicimos así y hasta ahora mal no nos fue. Se trata de saber qué es lo que se quiere y cómo llevarlo a cabo. Lo que veo bien es que cada vez son más los jugadores que se animan a desempeñar el cargo. En San Lorenzo está (Bernardo) Romeo y estoy seguro de que le va a ir bien. Con el tiempo, la figura del manager se va a extender a todos los clubes.

–La designación de Gareca es un mérito que le reconocen los dirigentes. ¿Por qué se inclinó por él?

–En principio, porque lo conocía como compañero. Cuando empezaba como profesional, a principios de los ’90, el Flaco era un tipo curtido en el fútbol, que aconsejaba a los más pibes y ya se veía que tenía un perfil de conductor, de guía para los que empezábamos. Luego fue confirmando eso en la medida que empezó a trabajar como entrenador. Creía que se merecía una oportunidad en el marco de un proyecto a largo plazo como era el que estábamos armando en el club y lo recomendé. Para mí, Gareca reúne todas las cualidades que debe tener un técnico. Es laburador, sabe armar grupos, elegir los jugadores en función de sus momentos, es un líder y además de todo eso es un buen tipo. Por todo eso lo elegimos y acertamos.

–¿Cree que va a seguir como entrenador del equipo en 2013?

–Vamos a hablar con él y ver qué es lo que pretende. Quiero que se quede para completar el ciclo que iniciamos juntos. Ya habrá tiempo de conversar. Igual, la idea es que siga.

–¿Cuáles son las razones que explican el último título que ganó Vélez?

–Fue un equipo que contó con refuerzos que respondieron muy bien a la hora de reemplazar a los que se habían ido. Tuvimos un gran acierto con el arquero, Sebastián Sosa. Lo enfrentamos en la semifinal de la Libertadores de 2011, cuando él jugaba para Peñarol, y ahí vimos que tenía un perfil muy ganador. Por eso, cuando vimos la oportunidad de traerlo, no lo dudamos. Después, resultó importante lo de Ferreyra, un delantero que tuvo un desempeño decisivo con sus goles. Vino de un equipo que acababa de descender y eso lo había golpeado anímicamente. Sin embargo, se recuperó rápido y demostró que es un jugador con mucha proyección. Tampoco me olvido de (Lucas) Pratto y la calidad que exhibió en los momentos más complicados del torneo. Vélez pasó de la transición al campeonato sin escalas. Esa es la definición que mejor le sienta a este plantel.

–¿Y qué porcentaje del campeonato le corresponde a su gestión?

–Es muy difícil de mensurar eso en un porcentaje, además no podría hablar de mí elogiándome. Junto con los dirigentes, el cuerpo técnico y los jugadores conformamos un equipo, una funcionalidad. Eso es lo que hay que destacar.

–¿Qué más falta para que a Vélez se lo considere como uno de los grandes?

–En la consideración de los demás uno no puede influir, pero hace rato que Vélez es un grande. Por todo lo que logró en los últimos años y por cómo sigue creciendo. Además, como institución estamos viviendo un momento muy especial, que se parece mucho a lo que nos sucedió en los años ’90. Esta década puede ser una gran época para Vélez.

–¿Para coronar este proceso hay que ganar una Copa Libertadores?

–Es un objetivo que tenemos y si seguimos por este camino tenemos chance de revivir los grandes momentos que disfrutamos de la época que Bianchi dirigía y yo jugaba (risas).

Compartir: 

Twitter
 

El del Inicial 2012 fue el tercer título desde que Bassedas es el manager de Vélez.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.