ECONOMíA › ARGENTINA Y MEXICO PACTARON UN NUEVO REGIMEN AUTOMOTOR

Acuerdo para volver a la ruta

Las tensiones comerciales entre ambos países se habían agudizado a mitad de año, cuando el gobierno nacional suspendió el convenio del sector automotor. Ahora se lo reactiva, tras su reformulación, y México retira las demandas ante la OMC.

 Por Javier Lewkowicz

Los gobiernos de Argentina y México acordaron ayer un nuevo esquema de comercio de autos basado en un sistema de cupos, que pone un techo al déficit para la industria local. El rojo comercial no superará en 2013 los 380 millones de dólares, una baja en relación con 2011 del 50 por ciento. El comercio regulado reemplazará al anterior sistema libre de aranceles que el Gobierno decidió suspender en junio, a raíz de un déficit comercial creciente que se verificó en el intercambio bilateral. Además, el país azteca retirará todos los reclamos que mantiene contra la Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la política de administración del comercio. Así lo informó la ministra de Industria, Débora Giorgi, quien llevó adelante las negociaciones desde mitad de año y encabezó el equipo que viajó a Ciudad de México. Las fábricas manifestaron satisfacción por el nuevo acuerdo (ver aparte).

Desde el próximo martes, hasta el 18 de marzo de 2015, la importación libre de aranceles desde México tendrá un tope de 575 millones de dólares en 2013, 650 millones en 2014 y 185,5 millones de dólares para los tres primeros meses de 2015. Por encima de esos valores, las compras externas pasan a tributar un arancel externo del 35 por ciento. El costo adicional que supone, en el competitivo mercado local, no es convalidado por la demanda y vuelve inviable esas ventas, advierten las terminales.

Las automotrices instaladas en el país pueden incrementar sus compras libres de aranceles por encima del techo acordado sólo si por el mismo monto suben sus ventas al país azteca, en relación con los valores exportados el año pasado. Como las ventas de autos a México ascendieron en 2011 a 197 millones de dólares, el nuevo esquema introduce de manera implícita un nivel máximo al déficit en contra de Argentina. En 2013, el rojo comercial no superará los 380 millones de dólares, que representa una fuerte caída frente a los 803 millones del año pasado. En términos de importaciones, la baja del año que viene será al menos del 43 por ciento. El 19 de marzo de 2015 el comercio de autos volvería a quedar liberado.

Las fábricas apoyaron el nuevo esquema, en especial la posibilidad de importar más si mejoran su desempeño exportador, cláusula que no contempla el acuerdo de cuotas que firmó Brasil con México. “A la hora de pelear para que la casa matriz decida invertir en el país, es fundamental tener el mercado mexicano abierto”, indicaron a este diario desde las empresas. Además, los gobiernos decidieron aumentar la exigencia de contenido de partes fabricadas en la región del 30 al 40 por ciento para 2016.

Por otro lado, el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, aseguró a Giorgi que su país retirará el reclamo contra la Argentina en la OMC, que había presentado de la mano de Estados Unidos, Europa y Japón. La medida es entendida por el Gobierno y el sector privado como una señal política muy relevante por parte del nuevo presidente de ese país, Enrique Peña Nieto, quien reemplazó a Felipe Calderón. Con la flamante administración, “las diferencias se resolvieron en 15 días”, describió Giorgi.

Un ritmo diferente de consumo, más activo en el caso argentino, cambios en los precios relativos de los autos en los dos países y una estrategia de las multinacionales de enfocarse en la venta de autos desde Norteamérica hacia el Cono sur son los factores que explican por qué el esquema de comercio liberal en los últimos años resultó cada vez más deficitario no sólo para la Argentina sino también en el caso de Brasil.

Las importaciones crecieron de 50 millones de dólares en 2004 a 1000 millones el año pasado. En cambio, las exportaciones bajaron de 490 a 195 millones. Brasil, que estaba sujeto al mismo esquema de libre comercio, reaccionó en diciembre de 2011 y consiguió introducir cupos. El gobierno nacional argumentó que ese cambio podía implicar desvío de exportaciones desde México hacia la Argentina, con lo que, al recibir una respuesta negativa ante la intención de modificación del acuerdo, decidió de forma unilateral suspenderlo. “El acuerdo es más que satisfactorio y pone en marcha nuevamente un flujo de comercio entre México y Argentina. Se reabren las puertas del mercado mexicano y la posibilidad de seguir con inversiones muy importantes en el sector”, destacó Giorgi.

Compartir: 

Twitter
 

Débora Giorgi, de Industria, y el secretario de Economía mexicano, Idelfonso Guajardo, junto a empresarios.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.