ECONOMíA › EL MINISTRO DE VIDO DEFENDIO LA REVOCACION DEL LLAMADO A CONCURSO PARA CONSTRUIR EL GASODUCTO DEL NORESTE

“Nadie debe poder condicionar la licitación”

La medida afecta de lleno al Grupo Techint, que había presentado una oferta para construir el gasoducto, aprovechando la ventaja de ser la única empresa que produce en el país los caños establecidos en las especificaciones técnicas del proyecto.

 Por Fernando Krakowiak

El ministro de Planificación, Julio De Vido, justificó ayer la decisión de revocar el llamado a licitación para la construcción del Gasoducto del Noreste, tal como adelantó Página/12. “Vamos a licitar por un lado los caños y por otro lado las obras y quien cotice los caños bajo ningún concepto puede ser constructor de las obras para evitar posiciones dominantes. Es una medida de acción preventiva”, sostuvo ayer ante un grupo de periodistas al finalizar su recorrido por la central atómica Atucha II en el partido de Zárate. La medida afecta de lleno al Grupo Techint que había presentado una oferta para construir el gasoducto, aprovechando la ventaja de ser la única empresa que produce en el país los caños establecidos en las especificaciones técnicas del proyecto.

El convenio para la construcción del Gasoducto del Noreste se firmó el 24 de noviembre de 2003. Fue una iniciativa de Techint que luego adoptó el Estado. El acuerdo lo rubricaron inicialmente el Ministerio de Planificación, siete provincias y la propia Techint. En ese momento, Rocca aseguró que la obra se completaría en 28 meses, pero nunca comenzó. Desde entonces, el proyecto se modificó varias veces, aunque el objetivo sigue siendo el mismo: abastecer de gas natural a Salta, el norte de Santa Fe, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones. Según los últimos datos oficiales, la construcción de los 1448 kilómetros de infraestructura previstos demandará una inversión total de 24.746 millones de pesos.

Al ser consultado por Página/12 sobre las demoras adicionales en la construcción del gasoducto que podría generar la decisión oficial, el ministro De Vido respondió: “El gasoducto va a estar seguramente habilitado para finales de 2013 y quedarán algunos tramos para el 2014. No hay que olvidarse de que la gente del noreste nunca tuvo gas. Es una de las asignaturas pendientes que tenemos todos los argentinos. Recién en esta etapa se ha encontrado la asignación presupuestaria correspondiente para llevarlo adelante, pero queremos hacerlo en un esquema de mayor transparencia que posibilite la participación de más oferentes y que no haya nadie que pueda condicionar la licitación por tener una posición dominante en cuanto a la fabricación de caños”.

–¿La oferta que presentó Techint dejaba en evidencia prácticas anticompetitivas con respecto a los otros oferentes? –le preguntó este diario.

–Había una apariencia formal de cierta equidad, pero en este tipo de casos está siempre la posibilidad de amañar el precio. ¿A cuánto se vende uno a sí mismo? El dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia es muy claro al advertir sobre los riesgos.

La relación entre el Gobierno y Techint es tensa desde hace varios años, pero sumó un nuevo desencuentro luego de que el holding conducido por Paolo Rocca informara el pasado 7 de diciembre que demandará a YPF por 142 millones de dólares debido a la rescisión anticipada de un contrato que Transportadora Gas del Norte (TGN), filial de Techint, había firmado con la petrolera durante la gestión de Respol. TGN explicó en un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio que YPF incumplió lo pactado al no utilizar entre 2006 y 2010 la capacidad de transporte contratada en firme para exportar gas a Brasil a través de su gasoducto, lo que le habría ocasionado daños por los 142 millones de dólares mencionados.

–¿Qué opinión le merece la denuncia de Techint contra YPF?

–Para mí es lamentable porque cuando Repsol estaba en YPF no iniciaron juicio y cuando el Estado argentino se hace cargo de la compañía la demandan, justamente ellos que están fuertemente promocionados por el Estado argentino. Hay un montón de productos que ellos fabrican en el país y que cuentan con protección arancelaria. Le hacen juicio al mismo Estado que los protege, fíjese qué paradoja.

–¿Y por qué cree que difundieron la denuncia ahora y no cuando estaba Repsol?

–Deben tener más afecto societario con Repsol que con el Estado argentino.

Compartir: 

Twitter
 

Julio De Vido recorrió ayer la planta de Atucha II en el partido bonaerense de Zárate.
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.