DEPORTES › FIFA DUDA DE QUE LA INAUGURACION DEL MUNDIAL SE REALICE EN SAN PABLO

Con el partido a otra parte

La tragedia del Arena Corinthians, que mató a dos obreros, motivó la duda de la entidad máxima del fútbol mundial, pese a que en Brasil prometen que no habrá mayores demoras para terminar los estadios. El martes habrá más novedades.

El estadio de Corinthians, sede del partido inaugural del Mundial 2014, se convirtió en un “caso de duda” para la FIFA tras el accidente del miércoles, que les costó la vida a dos obreros que trabajaban en el lugar. Así lo aseguró ayer el belga Michel D’Hooghe, integrante del Comité Ejecutivo de la FIFA. Mientras tanto, desde el Comité Organizador local descartaron esa posibilidad y aseguraron que todo transcurrirá de acuerdo con los plazos previstos.

“El estadio tiene que estar completamente terminado cuatro meses antes del Mundial, porque para ese momento hay que chequear algunas cosas”, comentó D’Hooghe a la emisora belga Radio 1. “Si no, debemos mirar el calendario y preguntarnos si podemos jugar realmente el partido inaugural en San Pablo”, agregó el dirigente de la FIFA, que aseguró que la entidad “no está intranquila pero sí preocupada” por la situación. El belga dejó en claro que todavía no hay ninguna propuesta alternativa, más allá de que varios medios brasileños comenzaron a especular con el traslado del juego inaugural al estadio Maracaná de Río de Janeiro, donde se jugará la final el 13 de julio. “No hay ningún plan B. Va a ir bien”, indicó D’Hooghe, que se mostró confiado en que los organizadores cumplirán con los plazos.

Por su parte, la vocera de la FIFA, Delia Fischer, explicó que no hay una resolución porque están a la espera de una comunicación oficial de lo sucedido. “Todavía no podemos juzgar la situación, ya que aún estamos esperando el informe técnico para poder evaluar la medida exacta de los daños”, señaló Fischer. Por ese motivo, el órgano rector esperará a la reunión del Comité Organizador del 3 de diciembre para analizar los pasos a seguir. Ante esas declaraciones, el presidente del Comité Organizador local, José María Marín, garantizó la continuidad del proyecto original. “Accidentes son cosas que pasan. Lamento mucho las muertes, pero estoy absolutamente convencido de que la Copa será inaugurada allá”, afirmó el funcionario durante una rueda de prensa en Río de Janeiro.

El accidente en el estadio Itaquerao ocurrió alrededor del mediodía del miércoles, en momentos en que los obreros se preparaban para instalar la última parte del techo del nuevo escenario, que también albergará otros cinco partidos de Brasil 2014. La grúa que alzaba la estructura de 500 toneladas se rompió y se desplomó sobre el estadio, destruyendo parcialmente las tribunas, aunque la constructora Odebrecht, responsable de la obra, aseguró que no hubo “daños estructurales”.

El coordinador de Defensa Civil de San Pablo, Jair Paca de Lima, aseguró que alrededor del 30 por ciento de la obra será suspendido “por razones de seguridad”, hasta que las autoridades puedan verificar la real extensión de los daños. Asimismo, el fiscal público Carlos de Freitas afirmó que convocará a expertos “para evaluar si este tipo de accidente perjudica la estabilidad del estadio y la seguridad del futuro público. Si se confirma esta hipótesis, la obra tendrá que ser paralizada para que se hagan las remodelaciones”, agregó.

En tanto, el presidente del Sindicato de los Trabajadores de la Industria de Construcción Civil de San Pablo, Antonio de Sousa Ramalho, denunció que un técnico de seguridad que trabaja en la obra alertó que esa grúa tenía un problema en la base, horas antes del derrumbe. Tras desestimar el aviso, un ingeniero de producción de la constructora Odebrecht ordenó continuar con los trabajos para colocar la última parte del techado.

Compartir: 

Twitter
 

Los obreros habían alertado sobre la posibilidad de un accidente.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.