DEPORTES › LOS RIESGOS DEL DAKAR SE VIVEN DE MANERA COTIDIANA

“Estamos expuestos permanentemente”

Lo dijo el español Nani Roma, que perdió la vanguardia de la prueba, que llegó a La Rioja y hoy estará en Tucumán. Cambios de escena, golpes y situaciones insólitas caracterizan el rally más duro y peligroso del mundo.

El Dakar da para todo. El veterinario Ariel Ciampi dejó sus bichos en Monte Grande y se marchó a intentar la aventura a bordo de una moto, en un esfuerzo solitario. Siempre entre los rezagados, llegaba con esfuerzo a los campamentos ya entrada la noche. Camino a San Juan, dos avispas se introdujeron en su traje protector, y lo picaron en el cuello. El efecto alérgico le hinchó la zona y le provocó dificultades para respirar. Los médicos de la competencia le impidieron continuar, lo mismo que al fueguino Lucas Bonetto, el argentino que más acechaba a Marcos Patronelli en el Dakar y que llegó a San Juan ayer a las 4 de la mañana. Patronelli, cuyo cuatriciclo se despedazó el martes al caer de la ladera de una montaña, se volvió a su ciudad, Las Flores, sin querer saber más nada con la competencia. “Si no lo corro, ni lo miro”, afirmó. “No creo que vaya a correr un Dakar nunca más.” El veterano Domingo Reginato, que a los 60 años esperaba llegar al menos a su ciudad, Tucumán, también vio quebrado su sueño, extenuado y sin energías.

“En el Dakar uno está permanentemente expuesto a tener un accidente. Yo tuve muchos cuando corría en motos. Es muy difícil y la prueba es así, muchas veces injusta como lo que le ocurrió a Patronelli el martes”, afirmó ayer el español Nani Roma, que perdió la vanguardia de la carrera, a manos del español Carlos Sainz. “En cuatro días han pasado un montón de cosas. Las etapas son complicadas y hay que seguir así e ir corriendo día por día”, dijo el piloto del buggy SMG, ex campeón mundial de rally.

La etapa de ayer entre San Juan y Chilecito (La Rioja) tuvo la especial más larga del Dakar de los últimos diez años, por terrenos variados y complejos, en los que se combinaron lechos de río y ríos secos. El cordobés Federico Villagra (Mini) se lució en la etapa y hasta se dio el gusto de luchar el liderazgo con Sainz y Peterhansel. Finalmente cruzó la meta en cuarto lugar, lo que le permitió escalar hasta la octava posición en la general, muy meritorio para quien está corriendo por primera vez el rally más difícil del mundo. Orlando Terranova (Mini) cayó al cuarto lugar de la general, detrás de Sainz, Roma y el qatarí Nasser al Attiyah.

Los pilotos de motos y cuatriciclos afrontaron la segunda parte de la etapa maratón en una jornada agotadora, en la que tuvieron que usar más la cabeza que las muñecas para no cometer ningún error con los neumáticos maltrechos tras una también agotadora tercera etapa. El actual campeón Cyril Despres (Yamaha), quien venía segundo en la general, lo que era muy prometedor para su objetivo de devolver la gloria de la victoria a la marca japonesa, sufrió un problema eléctrico que lo demoró casi media hora hasta que pudo volver a arrancar, pero ahora quedó sexto, a más de 40 minutos del líder, Joan Barreda Bort (Honda), a quien escolta Marc Coma (KTM) a 3m10s. En cuatriciclos lidera el chileno Ignacio Casale.

Compartir: 

Twitter
 

Federico Villagra sigue ascendiendo en la clasificación: ahora está octavo.
Imagen: EFE
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.