DEPORTES › OPINION

Afrenta a la inteligencia

 Por Diego Bonadeo

Mientras el Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino se toma diez días del episodio en el que Agustín Orion lesionó gravemente a Carlos Bueno, en San Juan, uno supone de mal pensado que es nomás para “negociar” alguna sanción más suave de la que le correspondería al arquero de Boca, a quien debiera sancionarse con la misma cantidad de tiempo que le llevará a Bueno poder volver a jugar. Una nueva “aspirineta” pretende terminar con ciertas violencias.

Es que la decisión de que jueguen sin público en los partidos entre Godoy Cruz-Independiente, San Lorenzo-Lanús, Quilmes-Sarmiento y Tigre-Defensa y Justicia es una nueva afrenta a la inteligencia de quienes pretenden –y pretendemos– terminar de una vez por todas con los impedimentos para que cualquier hijo de cualquier vecino pueda ir sin miedo a la cancha que se le ocurra.

Si bien el episodio doloroso entre Bueno y Orion sí debe considerarse “violencia en el fútbol”, la otra violencia, la de los cacheos mal hechos por los policías ñoquis que permiten o autoricen la entrada a los estadios con proyectiles, las barras que hacen lo que se les antoja, tiene que ver con la militante anomia de quienes pareciera que sus órdenes del día pasaran exclusivamente por discutir pelotudeces.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.