EL PAíS › LA EX MUJER DE ALBERTO NISMAN VOLVIO A CUESTIONAR A LA FISCAL Y SE SUSPENDIO LA JUNTA MEDICA

Un enfrentamiento cada vez más explícito

La jueza Sandra Arroyo Salgado impugnó la presencia de cinco médicos en la junta y recusó a la propia fiscal, que el lunes podría contestar que la ex esposa del fiscal pone trabas que demoran la investigación. Comenzó la pericia informática.

 Por Raúl Kollmann e
Irina Hauser

La fiscal Viviana Fein suspendió la junta médica que apuntaba a despejar dudas sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman y que se iba a realizar este lunes. Fein tomó la decisión a raíz de un planteo de la jueza Sandra Arroyo Salgado, que objetó buena parte de lo que se iba a hacer, recusó a la propia fiscal e impugnó la presencia de cinco médicos en la junta, entre ellos el forense que hizo la autopsia y el propio decano del Cuerpo Médico Forense. Ante semejante andanada, Fein postergó la junta y elevó el tema a la jueza de la causa, Fabiana Palmaghini. La fiscal contestará a las objeciones de Arroyo Salgado el lunes y todo indica que sostendrá que la ex esposa de Nisman obstruye la causa judicial y pone trabas que demoran la investigación.

Lunes

La junta médica estaba citada para la mañana del lunes y el objetivo era que los profesionales pusieran sobre la mesa los argumentos que sustentan dos posturas a priori opuestas. Los especialistas del Cuerpo Médico Forense (CMF), que dependen de la Corte Suprema de Justicia, se acercaron mucho a la idea de que “en la muerte del doctor Nisman no intervinieron terceras personas”. Este concepto lo señalaron en el informe preliminar transmitido por teléfono el lunes 19 de enero al mediodía, poco después de terminar la autopsia, y se tradujo en un comunicado de la fiscalía. Luego, los forenses relativizaron algo el diagnóstico, pero igual quedó próximo a aquella conclusión. Del otro lado, los profesionales que representan a Arroyo Salgado –Osvaldo Raffo, Julio Ravioli y Daniel Salcedo– descartaron en forma tajante la hipótesis del suicidio.

Hay otros puntos de discordia. El principal es el horario de la muerte. Para los peritos oficiales, el deceso ocurrió en la mañana del domingo; para los de Arroyo Salgado, fue a partir de las 20 horas del sábado, horario en el que estaba en el edificio Diego Lagomarsino, el hombre al que tienen como principal sospechoso. Además, los forenses de Arroyo Salgado sostienen que a Nisman lo obligaron a arrodillarse, le dispararon y no murió al instante –como dicen los integrantes del CMF– sino que vivió una agonía.

Dos semanas

Desde hace casi dos semanas, Fein anunció que convocaría a los especialistas para aclarar las dudas. Elaboró un listado de 25 preguntas o puntos de pericia. Arroyo Salgado presentó su escrito ayer, el último día hábil antes de la concreción de la junta. Las objeciones podía haberlas presentado el primer día (ver aparte), por lo que en la fiscalía interpretaron que la jueza federal, ex esposa de Nisman, persigue otros fines: “Hay una intencionalidad de producir un desgaste moral en la doctora Fein”, sintetizaron.

La fiscal tomó ayer varias decisiones. De inmediato suspendió la convocatoria a los profesionales y elevó el planteo a la jueza Palmaghini para que tome una decisión. Al mismo tiempo, Fein responderá el lunes a las nulidades y objeciones planteadas por Arroyo Salgado en lo que se prevé que será un escrito durísimo. Es casi seguro que dirá que la ex esposa pone obstáculos en la investigación.

Hay una serie de hechos protagonizados por la ex esposa de Nisman que llaman la atención:

- La pericia de las computadoras y celulares debió iniciarse a los pocos días de fallecido Nisman. Sin embargo, Arroyo Salgado pidió que la jueza Palmaghini preservara la intimidad de su ex esposo. El trabajo estuvo detenido entonces durante 50 días y recién ayer se inició, en los mismos términos que planteó Fein el primer día. Los técnicos estuvieron de acuerdo en que hubo un acceso a la computadora de Nisman el domingo 18 de enero a las 7.25. Ese horario pone en cuestión la hipótesis de los profesionales de Arroyo Salgado.

- La madre de Nisman, Sara Garfunkel, y la hermana del fiscal, Sandra, participan de la misma querella que Arroyo Salgado. Las dos mujeres esquivaron ir a declarar ante la fiscal, con certificados médicos firmados por el mismo profesional. Sobre todo el testimonio de la madre es de mucha importancia: ella y el custodio Armando Niz fueron las primeras personas que entraron en el departamento y quienes encontraron el cuerpo del fiscal. Están citadas nuevamente para la próxima semana.

- Arroyo Salgado quiso apartar a Fein pidiendo que la jueza Palmaghini tomara en sus manos la investigación, algo contrario al Código Procesal Penal.

- La ex esposa de Nisman insistió en preservar la investigación y no difundir detalles en los medios. Sin embargo, hizo una conferencia de prensa para presentar las conclusiones de sus forenses y peritos y desde su entorno se filtró a C5N y TN el estudio realizado por esos profesionales, incluyendo las fotos del fiscal muerto.

El lunes, Fein saldrá a enumerar estos episodios y otros que, a sus ojos, se interpretan como formas de obstruir el avance de la pesquisa.

Junta

En la fiscalía no consideran que la convocatoria de forenses tuviera el carácter de choque entre dos pericias, sino que hay una autopsia oficial, hecha por los médicos del CMF, con los protocolos correspondientes y, del otro lado, no existe un estudio equivalente, sino “una opinión” de la querella.

En el caso de Angeles Rawson hubo que hacer una junta médica porque había desacuerdos entre dos pericias, ambas realizadas con control de las partes, y ambas encabezadas por los forenses oficiales. La autopsia decía que en el cuerpo de Angeles no había rastros de abuso sexual y en el estudio anatomopatológico decía que hubo una tentativa de abuso sexual.

En la causa de Nisman –sostienen– se convocó a los profesionales para que aclaren las dudas a la fiscal dentro de un contexto normal: una parte, la querella, no está de acuerdo con lo que dicen los forenses oficiales.

Esta situación es habitual en buena parte de los expedientes. Desde esta óptica, la fiscal, que es quien instruye la causa porque el autor es desconocido, está habilitada a convocar a los profesionales. En este terreno, la lógica indica que Palmaghini debería devolverle el expediente a Fein diciéndole que haga la junta como considere y que, en todo caso, si Arroyo Salgado está en desacuerdo con las conclusiones, podrá argumentar en contra.

En un breve diálogo con este diario, Maximiliano Rusconi, abogado de Diego Lagomarsino, afirmó: “Este pedido de nulidad y la recusación son un nuevo y espeluznante intento de obstaculizar la investigación. Y demuestra el miedo que tiene Arroyo Salgado a la verdad. Podía haber recusado antes, pero usó otra fórmula. Ahora va por la recusación. Su estrategia es ir dosificando los planteos dilatorios”.

Ayer, en el inicio de la pericia informática, la jueza Palmaghini estuvo presente. La magistrada quería que se empezara por el análisis de los celulares de Nisman, algo elemental, porque el propio fiscal es la clave de lo ocurrido. Por ejemplo, hay indicios de que habló por celular después de las 23 del sábado, lo que indica que a esa hora estaba con vida.

El perito de Arroyo Salgado, Gustavo Presman, quería empezar por los celulares de Lagomarsino, que –al menos por ahora– sólo está acusado de prestarle el arma. Empezar por este último significaba, de hecho, dilatar la investigación.

Compartir: 

Twitter
 

La fiscal Viviana Fein responderá el lunes los cuestionamientos de la jueza Sandra Arroyo Salgado.
Imagen: DyN & Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.