DEPORTES › INDEPENDIENTE NO PUDO IMPONER SU LOCALIA Y TERMINO EMPATANDO 1-1 CON GIMNASIA

Poco para festejar en Avellaneda

Los dirigidos por Almirón hicieron un buen primer tiempo y hasta convirtieron a Navarro en figura, pero se quedaron sin nafta en la segunda mitad. Los platenses, en cambio, fueron de menor a mayor y mandaron en el complementario.

Se repartieron un tiempo cada uno, aunque los goles llegaron juntos en el final de la primera etapa. Así, la igualdad entre Independiente y Gimnasia en el Libertadores de América terminó siendo justa. Albertengo había abierto la cuenta a los 42, y enseguida Coronel, en tiempo de descuento, puso la igualdad.

Independiente salió a jugar el partido con mucha determinación y no tardó en dominar el inicio del trámite buscando controlar la pelota y llegar con pases precisos sobre el área de Gimnasia. Apenas dos minutos después del comienzo, el Rojo tuvo una chance clara de gol, tras un tiro libre ejecutado por Pisano, en el que los defensores del equipo de Pedro Troglio fallaron en el adelantamiento. Riaño cabeceó sin marca, pero el arquero Navarro sacó la corner. Un poco más adelante, el arquero le tapó un bombazo desde afuera a Benítez. Para el primer cuarto de hora, el arquero del Lobo ya se había vestido de salvador.

A los 22, en otro buen ataque de los dirigidos por Jorge Almirón, Navarro volvió a evitar la apertura del marcador enviando nuevamente al corner un remate por la derecha de Benítez. El Rojo seguía manejando la pelota frente un Gimnasia que no terminaba de hacer pie en la cancha.

La cuenta la terminó abriendo Albertengo, sobre el final de la primera parte, luego de una muy buena jugada colectiva con un remate fulminante desde el corazón del área.

Era justa la diferencia, pero Gimnasia –que ya había insinuado algo de peligro con dos jugadas de pelota detenida– reaccionó rápido y, cuando se jugaba el segundo minuto de descuento de la primera etapa, en jugada de tiro de esquina, Alvaro Fernández logró peinar la pelota y Coronel, que ingresó sin marca sobre el segundo palo, conectó para anotar la igualdad, con la que ambas formaciones se fueron al descanso.

La diferencia que había sacado Independiente en la primera parte desapareció en el complementario. Es que Gimnasia mejoró su producción, un poco gracias al trabajo de los Fernández en el mediocampo y otro poco, a la habitual marca de Independiente en las segundas partes. Pero no terminaba de lastimar, porque Vegetti quedaba demasiado solo en ataque.

El ingreso de Graciani le dio un poco más de vértigo al ataque de Independiente, que necesitaba un poco más de sus delanteros para que todas sus ideas no recayeran sobre los pies de Méndez.

A los 75, Almirón jugó sus últimas cartas con los ingresos de Valencia y Aquino por Albertengo y Pisano. “Movete, Rojo, movete”, cantaban los hinchas para intentar darle al conjunto local el último empujón. Así, el Rojo lo peleó hasta el final, sin claridad, pero con ganas. No le alcanzó.

Compartir: 

Twitter
 

Toledo lucha sobre la raya con Alvaro Fernández. Almirón observa.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.