DEPORTES › LA WEB QUE REVELO DECENAS DE CONTRATOS DE JUGADORES

Piedra libre a Football Leaks

Descubrieron al presunto hacker que filtró documentos sobre pases en el fútbol, entre ellos los de varios argentinos. Es un portugués de 27 años que vive en Budapest, Hungría.

 Por Gustavo Veiga

Las filtraciones del sitio Football Leaks dejaron múltiples evidencias este verano sobre decenas de contratos de jugadores. Montos multimillonarios, cláusulas leoninas, empresas de turbia reputación, agentes cazafortunas y nombres propios de estrellas del fútbol mundial, se publicaron aquí y allá con gran soporte documental. Se sospechaba que su autor era un hacker portugués, que habría operado desde Rusia. Este dato acaba de confirmarse. Se trata de Rui Pinto, un joven de 27 años. Pero vive en Hungría y usaba la red social TOR para mantenerse anónimo. Quedó claro que él no estaba solo. Que junto a otras personas se habían propuesto –como publicó el diario alemán Der Spiegel en boca de un tal John, acaso el mismo Pinto– “abrir los ojos de la gente, mostrarles que todo el negocio del fútbol se ha convertido en una gran organización criminal. No ha habido transferencias sin alguna ilegalidad”. Sus perseguidores dicen que los delitos los cometía él.

Football Leaks y su presunto creador desnudaron los vínculos contractuales de varios jugadores renombrados como el portugués Cristiano Ronaldo, el brasileño Neymar, el galés Gareth Bale, el francés Anthony Martial, el colombiano Radamel Falcao y el alemán Toni Kroos. Pero también publicaron contratos de argentinos como Angel Di María, Carlos Tevez, Fernando Gago, Nicolás Gaitán y Enzo Pérez, entre otros. Página/12 pudo confirmar la autenticidad de esos convenios firmados con clubes europeos. Un modo de hacerlo fue comparar sus cifras con los balances de determinadas instituciones de nuestro país. Un ejemplo: en el pase de Gago, el contrato publicado por Football Leaks entre Valencia y Boca tiene cifras coincidentes con lo que declaró este último club en el ejercicio 2013-2014.

La página https://fo otballleaks2015.word press.com/ mantiene todavía hoy los contratos en documentos pdf, pero también reprodujo artículos como el de Der Spiegel donde habla el tal John. Hasta ese momento –el 9 de febrero de este año– el o los hackers se mantenían en el anonimato. En la entrevista con el medio alemán Football Leaks decía: “Somos totalmente independientes y a ninguno de nosotros se le paga por trabajar aquí. El hecho de que hayamos agitado al fútbol con la publicación de los documentos, nos hizo dar cuenta de que algunos enemigos poderosos se volvieron contra nosotros. Por eso que no podemos decir nada más acerca de nuestras identidades. Tenemos que protegernos”.

Ahora resulta que descubrieron a Rui Pinto, que en su propio país habría hecho estragos con las filtraciones. También en España, donde los medios locales se hicieron una panzada con los datos que difundió Footbal Leaks. Una manera de entender el volumen de información que maneja la página es que tiene 500 GB de material. Otra, que Mark Goddard, director general del Sistema para la transferencia electrónica de FIFA (TMS: Transfer Matching System) reconoció ser un asiduo lector de la web y valora mucho sus contenidos. Ni que hablar de los periodistas que investigamos en el fútbol las pistas del lavado de dinero.

Los contratos que se reproducen en esta hermanita menor de Wikileaks, no son por sí solos una evidencia irrefutable de corrupción. Pero si merecen ser estudiados más a fondo, corroborarse con otras fuentes como la documentación declarada por los clubes en sus balances o ante la AFIP, en el caso argentino. En cambio, sí demuestran que en el fútbol continúan interviniendo poderosos grupos económicos o agentes de jugadores con igual o más poder que los propios dirigentes. Es el caso del portugués Jorge Paulo Agostinho Mendes, tal vez, el más influyente de todos los intermediarios o representantes a nivel mundial. Presidente de la compañía Gestifute, maneja a Cristiano Ronaldo, los colombianos Falcao y James Rodríguez, como al entrenador José Mourinho, al que transformó en el técnico mejor pago de su momento, cuando lo contrató el Chelsea.

Mendes fue uno de los blancos de Football Leaks. El intervino en el pase de Falcao del Atlético Madrid al Mónaco francés. Cuando se concretó esa transferencia, pretendió embolsar 60 millones de euros. La página que se atribuye a Rui Pinto dijo que la operación se hizo por 43 millones de la misma moneda. En la operación intervino una empresa llamada Doyen –también se la vincula con Mendes– que es especialista en esquilmar a los clubes.

El 24 de febrero pasado, www.lavozdigital.es publicó la siguiente información: “Hace semanas se conocía, a través de la web Football Leaks, que el fondo de inversión Doyen Sports tenía relación con Locos por el Balón, empresa que es máximo accionista del Cádiz CF, al cual habría hecho un préstamo. La misma web publicaba días después que tanto la entidad amarilla como el Sporting de Gijón estaban en “serio peligro” por las condiciones del préstamo realizado por Doyen a ambos clubes. El caso es que Football Leaks revela que Doyen Sports concedió un préstamo de dos millones de euros al Sporting de Gijón a cambio de recibir “diez millones a través de la venta de jugadores”.

Mientras estas compañías recaudan y recaudan, a Pinto lo acusaron en su país de transferir ilegalmente 300.000 dólares de un banco de Islas Caimán a otro de Lisboa. Su abogado, que también se apellida Pinto, consiguió evitar que la causa avanzara y todo quedó en una multa. A Football Leaks la acusaron de extorsionar a Doyen. Tiene al menos una investigación criminal en contra en Portugal. Los medios internacionales dicen que el agente de Bale pidió que se investigara a la web después de que se publicaran los detalles del pase del galés entre el Tottenham inglés y el Real Madrid.

“Nadie está a salvo”, dijo John cuando le concedió la entrevista a Der Spiegel. En efecto, acá lo pudieron corroborar desde Tevez a Gago, o hasta una de las más recientes incorporaciones de Boca, el lateral Jonathan Silva, quien llegó al club desde Sporting Lisboa de Portugal. Su contrato está en Football Leaks.

En un país como Holanda, parece que sus revelaciones se las tomaron muy en serio. El club Twente Enschede fue excluido de las competiciones europeas por las próximas tres temporadas a fines del año pasado. Además, lo multaron en 45.250 euros después de que lo declararan culpable por infringir las leyes holandesas que impiden negociar a los clubes de fútbol con un fondo de inversión. ¿Cómo se llamaba la sociedad? Doyen, la misma que se relaciona con Mendes, el agente que contrató detectives para investigar a los integrantes de la temida Football Leaks.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.