DEPORTES › OPINIóN

Menotti y los juveniles

 Por Angel Cappa

Yo creo que Rinus Michels y Menotti son los dos aportes más importantes al fútbol mundial en los últimos años. El holandés por su revolución táctica que achicó espacios y redujo tiempos para decidir, y Menotti por conceptualizar el juego para que lo entendamos mejor y lo podamos jugar mejor. Es una opinión que puede discutirse, seguramente. Pero lo que está fuera de discusión y de todo tipo de duda es la importancia inigualable que tiene Menotti en el fútbol argentino, que fue otro desde 1978. A partir de entonces rescatamos nuestra identidad y comprobamos que siendo como somos estábamos en condiciones de competir de igual a igual con cualquier otro fútbol en el mundo.

Salvo los enconos personales y las disputas domésticas que atrofian la razón, no puede ponerse en duda que el fútbol argentino se divide en un antes y un después de Menotti.

Por eso resulta relativamente incomprensible que un proyecto suyo, junto con Rubén Rossi ex jugador y ahora, como él prefiere llamarse, ayudador en divisiones inferiores, no haya siquiera entrado en la selección final de los muchos proyectos recientemente presentados en AFA. Y digo relativamente incomprensible, porque si uno se detiene a analizar quienes son los que tomaron la decisión, el misterio comienza a despejarse.

Estoy seguro de que casi ninguno de ellos sería capaz de sostener una conversación seria de fútbol con Menotti. Y digo más, ni siquiera se animaría a hacerlo.

El proyecto de Menotti-Rossi, me apresuro a aclararlo, es de una actualidad y de un contenido irreprochables, producto de la sensibilidad y conocimiento de los autores, dos virtudes que raramente se encuentran unidas en la mayoría de la gente vinculada a este juego. Y está motivado y destinado a solucionar una necesidad imperante de nuestro fútbol.

Figuran con absoluta claridad el objetivo y los medios para lograrlo.

Es decir, no se trata solamente de respetar a Menotti como lo que es, uno de los referentes del fútbol mundial y la figura principal del fútbol argentino, sino de atender sus razones para de una vez por todas emprender la tarea de rescatar a nuestro fútbol de la miseria ideológica y dirigencial que padece.

Y vuelvo a lo de “relativamente incomprensible” para decir que si prestamos atención a quienes dirigen (por decir algo) actualmente la AFA y de quién está detrás de sus decisiones según periodistas bien informados y no comprometidos con el poder, se comprende todo perfectamente. No solo se comprende, sino que se toma con alivio. Menos mal, entonces, que su proyecto no fue elegido.

Por otra parte, ya lo anticipó Discépolo. En este cambalache de sociedad en que vivimos, da lo mismo “un burro que un gran profesor”.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.