DEPORTES

El presidente de Independiente cree que los árbitros favorecen a Boca

Julio Comparada lo afirmó para quejarse por la tarjeta amarilla a Sergio Agüero, que no podrá jugar el domingo contra el líder.

Como ya es una costumbre en cada definición de campeonato en Argentina, las polémicas afloran y este Clausura no es la excepción. Mientras todavía no está decidido cuándo ni dónde se disputará el partido entre Independiente y Boca que puede otorgarle el título al conjunto de Alfio Basile, el presidente de la entidad de Avellaneda, Julio Comparada, se sumó a las controversias al acusar que los árbitros favorecen a Boca. El sustento que utilizó el dirigente es la injusta amonestación que recibió Sergio Agüero en el partido ante Olimpo, que le impedirá estar presente ante Boca.

Como consecuencia de la quinta amarilla que recibió en Bahía Blanca, Agüero se perderá el partido ante Boca. Y en ese sentido, Comparada dejó en claro su bronca por la injusta sanción, e incluso aseguró que había anticipado esa situación. “No me llamó la atención, evidentemente los árbitros favorecen a Boca”, acusó el titular rojo en declaraciones a radio La Red. “Antes del encuentro lo habíamos charlado. Sabía que lo iban a amonestar. No fue una falta para merecer tal sanción. Pero no me sorprendió, para nada. Los árbitros tienen mucha presión de la gente y de los medios. Creo en la buena fe, pero que los favoritismos existen, es real”, sentenció Comparada.

Lo cierto es que Boca se vio envuelto en varios arbitrajes polémicos a lo largo del Clausura. La primera gran discusión se produjo en la quinta jornada, cuando el equipo de Basile cayó en la Bombonera ante San Lorenzo. Ese día, el juez Héctor Baldassi sancionó un penal de Pablo Ledesma, aunque Boca protestó una falta en la jugada previa. Luego, tras convertir el penal, Saja festejó el gol provocando a los hinchas locales, y sólo recibió una amonestación. Por ese arbitraje, Basile “le hizo la cruz” a Baldassi, casualmente el referí que dirigió en la otra caída de Boca en el certamen, ante Gimnasia de Jujuy.

La siguiente polémica se dio en el superclásico ante River. Sergio Pezzotta arrancó con las dos correctas expulsiones de Abbondanzieri y Krupoviesa. Un rato más tarde echó a Cristian Tula, en una sanción que pareció desmedida, y sobre la hora pitó un penal por una falta muy finita de Julio César Cáceres sobre Barros Schelotto. Todo River se fue protestando por la actuación de Pezzotta. En la fecha posterior, Boca visitó a Newell’s, en un juego que también terminó muy caliente por un agarrón en el área de Daniel Díaz sobre Ariel Ortega en el último minuto, que Baldassi, otra vez en una polémica, no sancionó. “Habrá que hacerle la cruz”, ironizó el técnico de los rosarinos, Nery Pumpido. En el primer tiempo, Boca había protestado un penal sobre Ledesma, tampoco pitado. “No fue penal –se defendió Baldassi–. Si alguien la quiere ver como penal, fue más claro el de Ledesma.”

Contra Banfield, el domingo siguiente, la labor de Gabriel Favale terminó en anécdota por el gol sobre la hora de Ibarra, pero Boca se había sentido perjudicado por las expulsiones de Daniel Díaz, en una jugada en la que había off side previo, y de Insúa, que recibió la segunda amonestación por una simulación inexistente. Gracias al zapatazo de Ibarra, Favale se salvó de que Basile también le hiciera la cruz, ya que Boca ganó 2-1 y accedió a la punta.

La más reciente polémica todavía está bien fresca y fue en la jornada 16, en el suspendido Vélez 2-Boca 3. En Liniers, los tres goles del puntero provocaron discusiones, aunque todo estalló con el tercero. Sergio Pezzotta hizo repetir equivocadamente un tiro libre cuando debió señalar un pique para reanudar el juego. De esa falla llegó el gol de Palermo, lo que exaltó a los plateístas locales, que le arrojaron de todo al árbitro asistente Juan Carlos Rebollo y motivaron la suspensión del partido.

“Boca juega un solo torneo y lo tiene que ganar”, disparó el defensor de Vélez Hernán Pellerano, que por esa declaración está suspendido provisionalmente. “Así es imposible, si a Boca lo favorecen y a River lo perjudican, no se puede”, aseguró Daniel Passarella, que ese día se quejó de la labor de Daniel Giménez, el juez de River 2-Argentinos 2. Un penal no cobrado a Ernesto Farías –con amonestación por simular incluida– y la falta de Mareque sobre Ledesma –indiscutible– en la jugada previa al gol del empate de Nicolás Pareja fueron los motivos de las quejas del entrenador. Ahora se sumó Comparada, por la amarilla que sumó Agüero. En ese partido, Independiente aprovechó las ventajas de que dispuso a partir de las tres expulsiones que sufrió Olimpo, que también se quejó del arbitraje de Diego Abal.

Compartir: 

Twitter
 

Horacio Elizondo, el árbitro de Boca-Estudiantes. Su trabajo en la Bombonera no fue cuestionado.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.