DEPORTES › QUE PASO EN EL VESTUARIO ENTRE EL ARBITRO GIMENEZ Y EL DIRIGENTE MUÑOZ

“Te voy a cagar a trompadas”

Esa fue la amenaza que profirió el presidente de Gimnasia al árbitro, de acuerdo con el relato de un testigo. El partido va a seguir jugándose y el dirigente será juzgado por el CE de la AFA.

Los testimonios coinciden: el presidente de Gimnasia, Juan José Muñoz, no amenazó de muerte al árbitro Daniel Giménez antes de que éste suspendiera el partido Gimnasia-Boca, pero intentó amedrentarlo. Según el asesor letrado del Comité Provincial de Seguridad Deportiva (Coprosede), Gustavo Lugones, presente en el camarín del árbitro a poco de sucedido el episodio, la amenaza de Muñoz fue “te voy a cagar a trompadas”.

La denuncia penal de Giménez –que ayer volvió a excusarse de formular declaraciones– contra Muñoz sigue adelante: el juez recibió ayer el respaldo del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, y del titular del Coprosede, el ex árbitro Mario Gallina, quien aseguró que Muñoz podría ser separado de su cargo. En cuanto a lo deportivo, los 45 minutos que faltan disputarse se jugarán, Muñoz declarará el jueves ante el Comité Ejecutivo de la AFA y será penado, no así el club.

“Esa fue la declaración textual de Giménez –dijo Lugones–. No hubo armas. No eran barrabravas los que estaban con Muñoz sino tres directivos de la institución a los que el propio personal de Gimnasia, que estaba apostado en el lugar con la policía, les franquearon el ingreso. Además los agentes lo dejaron pasar porque era el dueño de casa, digamos.”

Según Lugones, “Giménez hizo la denuncia junto a sus dos colaboradores (Darío García y Abraham Serrano) sobre lo que había sucedido. Dijo que había finalizado el primer tiempo, llegó al vestuario y se sentó en una camilla, y en un momento se abrió la puerta e ingresó el presidente Muñoz, a quien no conocía, con otros tres directivos más”.

“Muñoz se presentó, le dijo ‘mucho gusto, yo soy el presidente de Gimnasia’ y tras eso la conversación empezó a elevarse de tono. Cuando ya la situación no era la habitual de una charla normal de un directivo con un árbitro, la policía lo tomó a Muñoz y empezó a sacarlo del recinto porque Giménez pidió que lo hicieran. Fue en ese momento que Muñoz le respondió ‘lo voy a cagar a trompadas’. Entonces lo terminaron por sacar y se terminó el asunto”, remarcó.

Cuando se le comunicó que había ocurrido un incidente en el camarín del árbitro, Lugones ingresó al vestuario y vio a Giménez “ya bañado y empezando a cambiarse”. Cuando Giménez le comunicó que había decidido suspender el encuentro, el funcionario lo interrumpió asegurándole que tenía todas las garantías para que el partido continuara, porque había 35 mil personas en la cancha. El árbitro respondió que lo sucedido no podía pasarse por alto.

“Este es un hecho muy grave –contó Lugones que le dijo Giménez–. ¿Cómo voy a salir a dirigir después de lo que sucedió acá dentro? –se preguntó–. Porque ante cualquier fallo que tome voy a ser mirado de manera especial.” En opinión del abogado del Coprosede, “hay que tener el valor de tomar una decisión así en medio de un partido y con un estadio lleno. Fue bastante complicado”.

Lugones le pidió a Giménez que realizara “la denuncia junto a sus colaboradores y los que estuvieron allí adentro, contando lo que había sucedido. Me dijo que eso lo diera por hecho y le pedí un tiempo, porque había que armar el operativo para retirar a la gente, ya que no sabía cómo podía reaccionar”.

Compartir: 

Twitter
 

El vestuario de la discordia: allí donde el presidente Muñoz amenazó al árbitro Giménez.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.