DEPORTES › ESTUDIANTES SE CONSAGRO CAMPEON EN UNA FINAL SENSACIONAL

¡Si el fútbol fuera siempre así!

Un partido a cancha llena y colorida, que ganó el que mejor jugó y más peligro creó, con montones de situaciones de riesgo, con futbolistas entregados con el alma, sin intentos por desnaturalizar el deporte, coronó a un legítimo campeón y dejó la sensación de que es posible tener un fútbol más digno.

 Por Juan José Panno

Si el fútbol fuera siempre así...

Y los partidos se jugaran en una cancha llena, colorida, ruidosa, espectacular por donde se la mirase, con la mitad de hinchas de un lado y la mitad del otro y sin restricciones para simpatizantes genuinos que cometieran el pecado de no ser socios.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y ganara el que jugara mejor, el que hiciera mejor las cosas, el que se tuviera más fe, el que se afirmara en su modestia, el que generara más y mejores situaciones de gol.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y se pudieran recordar tiros apenas desviados, remates en el palo, excelentes atajadas, pisadas como las de Sosa y Gago, cambios de frente como los del veterano Verón y jugadas que, vistas por televisión, tal vez no digan mucho, pero en el contexto de ese clima fervoroso se agigantan hasta la emoción.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y todos los futbolistas se jugaran el alma en cada pelota dividida sin levantar la punta del botín para lastimar al contrario por las dudas y sólo se dieran esporádicamente situaciones como las que derivaron en las expulsiones de Ledesma y Pablo Alvarez, que podrían haber sido resuelta con amarilla y no roja para los dos.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y se diera con naturalidad que el pez chico se pudiera comer al grande y el grande se la bancara y los que tienen que impartir justicia no le dieran una mano al grande.

Si el fútbol fuera siempre así..

Y los partidos tuvieran pasajes como algunos del primer tiempo en el partido de Liniers, con llegadas de ida y vuelta que infartaran a los hinchas, enloquecieran a los relatores y obligaran al aplauso a los neutrales.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y las hinchadas no pararan de gritar un solo instante poniendo mucha más energía en alentar a los propios que en insultar a los contrarios.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y los que ganaran tuvieran espacio para liberar su alegría sin que nada se los impidiera.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y nadie se colgara del alambrado para suspender el partido, y los dirigentes no fueran a los vestuarios y nadie tirara piedras, y no hubiera sospecha de incentivación, soborno, tongo ni nada de eso.

Si el fútbol fuera siempre así...

Y ocurriera que al menos un sector de las plateas de los que perdieron aplaudieran con dignidad a los que ganaron.

Si el fútbol fuera siempre así... sería sencillamente maravilloso.


Estadio: Vélez.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Goles: 3m Palermo (B); 64m Sosa(E), 70m Pavone (E).

Cambios: 53m Benítez por Galván (E), 56m Calvo por Barros Schelotto (B), 67m Marino por Cardozo (B), 70m Maggiolo por Lugüercio (E), 82m Franzoia por Cahais (B), 87m Saucedo por Sosa (E).

Incidencias: 38m expulsados Ledesma (B) y Alvarez (E).

Compartir: 

Twitter
 

Mariano Pavone y Martín Palermo, los artilleros. El de Boca no quiso gritar su gol, el de Estudiantes quedó ronco.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared