EL PAíS › EL VOCERO DEL CARDENAL BERGOGLIO SERA REEMPLAZADO

Marcó se quedó sin micrófono

Fiel a su estilo, la Iglesia decidió desplazar al sacerdote Guillermo Marcó una vez que se apaciguó la polémica sobre su desempeño. Será reemplazado por Guillermo Boquin, teólogo de la Universidad Católica.

 Por Washington Uranga

Con el último día del año 2006, el sacerdote Guillermo Marcó dejará de ser el vocero oficial del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires. Aunque nadie lo admitirá así institucionalmente, el desplazamiento de Marcó era un final anunciado desde que, en octubre pasado, el vocero fue desautorizado por el propio arzobispo porteño cuando emitió declaraciones críticas hacia el gobierno y el presidente Néstor Kirchner a propósito de las elecciones en Misiones. Luego el sacerdote concedió un reportaje a una revista internacional en el cual expresó su disidencia con el papa Benedicto XVI respecto de declaraciones críticas hacia la comunidad musulmana que el Pontífice hizo en Alemania. Estas declaraciones no sólo cayeron mal aquí sino en Roma, desde donde se habría interrogado al arzobispo de Buenos Aires sobre el particular. En ninguna de las dos ocasiones hubo pronunciamiento oficial de Bergoglio, pero de manera informal trascendió que la suerte de Marcó estaba echada. Sin embargo, siguiendo el estilo tradicional en la política institucional de la Iglesia Católica, el relevo de Marcó se produjo cuando el tema salió del foco de atención de la opinión pública y de forma tal que no pueda ser leído o interpretado como una reacción a supuestas presiones.

Abonando esta perspectiva la agencia católica AICA encabezó el despacho en el que se anuncia el desplazamiento de Marcó sin referirse a la noticia en sí, sino diciendo que “como ocurre todos los fines de año, la curia eclesiástica del Arzobispado de Buenos Aires suele efectuar diversos nombramientos, reorganización de comisiones y cambios en los diferentes destinos pastorales en el ámbito de la arquidiócesis porteña”. Apenas en el segundo párrafo se hace alusión a la salida de Marcó y se anuncia que desde el 1º de enero se hará cargo de la oficina de prensa el sacerdote Gustavo Luis Boquin, de 42 años, párroco de Nuestra Señora del Socorro, en la ciudad de Buenos Aires. En el despacho de AICA no se hace mención a otros cambios o nombramientos en el ámbito de la curia metropolitana de Buenos Aires.

También la página digital Valores religiosos, de la que Marcó es “asesor general”, dio su propia interpretación de la salida del vocero, indicando que “Bergoglio reestructuró el área de prensa de la Iglesia porteña” y que el cardenal “no tendrá un vocero sino un responsable de la atención a los periodistas”. Según esta interpretación, “el nombramiento de Bergoglio como presidente de la Conferencia Episcopal (2005) suscitó una cierta duplicidad de funciones, ya que Marcó era su vocero pero a la vez el cardenal, al pasar a estar al frente de un organismo eclesiástico nacional, cuenta con su propia estructura de prensa y canales para expresar su pensamiento”. El responsable de prensa del Episcopado y vocero de la Conferencia Episcopal es el sacerdote Jorge Oesterheld, de la diócesis de Morón. Según Valores religiosos, que se edita también como suplemento del diario Clarín, la decisión de Bergoglio “deja perfectamente delimitados los campos de acción, buscando potenciar la comunicación de la Iglesia en sus diversos niveles”.

A lo largo de su actuación como vocero del arzobispado y del cardenal Bergoglio el presbítero Marcó mantuvo siempre un alto perfil mediático personal y en no pocos casos sus dichos polémicos generaron malestar tanto en el Gobierno como en parte del Episcopado. No pocos obispos entendieron que Marcó fue mucho más allá de los límites establecidos para su función de vocero y así se lo plantearon algunos al cardenal Bergoglio que, sin embargo, lo mantuvo hasta ahora en el cargo. Es conocido, no obstante, que las funciones de Marcó en lo que hace al área pastoral de la comunicación de la arquidiócesis porteña habían sido recortadas en gran medida en el último tiempo. El sacerdote Marcó continuará como párroco de San Lucas y responsable de la pastoral universitaria porteña, tareas que asumió en marzo del 2005.

Según Valores religiosos Marcó “volverá a su antigua labor en los medios, ya que desde hace más de 15 años viene escribiendo artículos de opinión para publicaciones nacionales e internacionales y participando en programas de radio y televisión”. De acuerdo con la misma fuente, a partir de su remoción en el cargo de vocero Marcó podrá dedicarse ahora “con mayor libertad a difundir el pensamiento cristiano a través de los medios de comunicación, como lo hacía antiguamente, sin la responsabilidad de que sus palabras se interpreten como el pensamiento del arzobispo”.

El nuevo responsable de prensa del arzobispado, el sacerdote Guillermo Boquin, nació en la ciudad de Buenos Aires el 11 de febrero de 1964 y fue ordenado sacerdote el 7 de diciembre de 1991. Es profesor de Teología en la Universidad Católica Argentina, donde también ejerce tareas docentes en las facultades de Derecho, Psicología y Ciencias de la Educación.

Compartir: 

Twitter
 

El sacerdote Guillermo Marcó había sido desautorizado por el propio cardenal Bergoglio.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.