EL PAíS › LA FAMILIA DE LOPEZ DIFUNDIRA UNA CARTA CRITICA

Casi tres meses de búsqueda

 Por Adriana Meyer

Cuando faltan pocos días para que se cumplan tres meses de la desaparición de Jorge Julio López, su familia se dispone a difundir una nueva carta pública, como la que dieron a conocer hace algunas semanas cuando el acoso periodístico en su puerta se les había hecho difícil de sobrellevar. Pero en este caso los términos serán más duros que los utilizados en la anterior y por primera vez emplearán la palabra “desaparecido”, según comentó a Página/12 un allegado a los familiares del testigo que contribuyó a la condena del represor Miguel Etchecolatz.

Desde el primer día, sus hijos Gustavo y Ruben expresaron que presumían que su papá podía estar “perdido” o “protegido o escondido” por “alguien que él conoce y cree que lo está ayudando”. Estas palabras sembraron muchas especulaciones, y días después ellos mismos aclararon que esa idea era la que les resultaba menos penosa de tolerar. Incluso enfatizaron que López –un albañil, ex militante y sobreviviente de la dictadura– nunca había sufrido problemas mentales y que no padecía ni mal de Parkinson ni ninguna afección neurológica que pudiera haber afectado de manera súbita sus facultades mentales.

Durante las semanas que siguieron la casa familiar de Los Hornos estuvo muy frecuentada por policías bonaerenses, federales, gendarmes y hasta agentes de la SIDE. Este diario publicó que el jefe de la Secretaría de Inteligencia había recibido instrucciones precisas del presidente Néstor Kirchner para mantenerlo informados casi a diario de cada operativo o medida realizada en la búsqueda del testigo. Hubo un encuentro de los hijos e Irene, su esposa, en la Casa Rosada con Kirchner, solicitado por ellos porque estaban molestos por las declaraciones de Hebe de Bonafini, quien había puesto en duda la condición de ex militante de López. En sus nuevas apariciones públicas los hijos manifestaron estar confiados en los movimientos de la Justicia y de los funcionarios para dar con su papá, al que llaman Tito. “Queremos agradecer a todos los que trabajan en la investigación del Estado nacional y provincial, y pedimos a toda la sociedad que nos ayude en la búsqueda”, dijeron en aquella primera carta a los medios. Con el hallazgo de las llaves de López su familia comenzó a aceptar la posibilidad del secuestro.

Cuando se cumplieron dos meses fue Irene la que rompió el silencio y en una entrevista con el diario El Día de La Plata anticipó que si su marido no aparecía le iba a pedir explicaciones al propio Presidente. Y de hecho la carta que difundirían hoy estará dirigida a Néstor Kirchner, contendrá un cuestionamiento a la investigación y por primera vez mencionará la palabra “desaparecido”, que hasta ahora estuvo ausente del vocabulario de la familia López.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.