DEPORTES › UN DESEO INALCANZABLE

Nadal, el argentino

 Por Sebastián Fest

Desde Madrid

Feliciano López les teme, Emilio Sánchez los respeta y a Rafael Nadal le dan un poco de envidia: son los hinchas argentinos, la temida fuerza emergente de la final de Copa Davis que Argentina y España disputarán dentro de dos meses.

Veloz en la reacción, ingenioso y más de una vez hiriente en sus cánticos, el hincha argentino sabe mucho de tenis, aunque en un país apasionado hasta extremos impensables por el fútbol es la cultura de estadio, de cancha, la que impregna cualquier encuentro deportivo.

Así, con Diego Maradona como “primer hincha”, los españoles podrían encontrarse con que el estadio está repleto una hora y media antes de la final, con miles de espectadores cantando con el torso desnudo y sacudiendo sus camisetas.

Los cánticos, apoyados en bombos y redoblantes, no cederán nunca, aunque el hincha argentino tiene una especial sensibilidad para saber cuándo “apretar”: sucedió el domingo en el choque que David Nalbandian perdía con el ruso Nikolai Davydenko, cuando fue el público el que impulsó al desfalleciente argentino hasta el tie break del tercer set.

Si la final se disputa en el estadio Orfeo de Córdoba –techado, con las tribunas pegadas a la cancha–, el fin de semana será un pequeño infierno para los no argentinos. Y un placer para los locales, algo que Nadal sabe bien: le gustaría –confesó– sentir alguna vez lo que es ser un deportista argentino.

“El ambiente que se vive en Copa Davis en Argentina es difícil de igualar en cualquier sitio. Me gustaría algún día poder sentir esa sensación, aunque está claro que es imposible...”, dijo el número uno español. Podrá aproximarse a esa sensación, aunque con el detalle de que el público no estará a favor de él, sino en su contra.

“Claro que con nuestro público también se sienten cosas increíbles”, se preocupó por dejar claro Nadal. Pero Argentina es otra cosa. “Ahí es distinto, los cánticos y todo eso, es una cosa distinta. Poder vivir algo similar, sentir todo ese apoyo detrás como local es algo que me gustaría.”

España recién pudo cerrar el domingo su triunfo en semifinales ante Estados Unidos, pero a lo largo de la semana, ante la posibilidad cierta de jugar una final en Argentina, el tema del apasionado público estuvo en boca de todos.

“Jugar en Argentina puede ser duro, muy duro –dijo López–. El público allá es muy fuerte.” Sánchez, buen conocedor del público argentino, sonrió en la noche del domingo cuando confirmó que Argentina sería el rival. “Va a ser muy interesante. El público argentino puede ser un factor si los partidos van igualados”, dijo el capitán español, que un día antes había señalado que, pese a las quejas del estadounidense Andy Roddick, la fuerza del público en España no tiene comparación con la de los argentinos. “¡No puede quejarse del público! Que vaya a Argentina para saber lo que es un público hostil”, lanzó Sánchez.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.