EL PAíS › UN MéDICO DETENIDO POR ROBO DE BEBéS SE HABRíA INTENTADO SUICIDAR

De culpas y pactos de silencio

 Por Adriana Meyer

La causa por apropiación de menores en el Hospital Militar de Paraná sigue dando noticias policiales. El médico Juan Antonio Zaccaría, procesado en esa investigación, habría intentado quitarse la vida en la Unidad Penal 1 de esa ciudad y permanece internado. Zaccaría fue identificado como el médico que atendió a los hijos mellizos que dio a luz en ese hospital la desaparecida Raquel Negro. Es el mismo caso en el que estaba acusado el represor Alberto Navone, que en febrero apareció con un tiro en la cabeza, horas antes de prestar declaración indagatoria.

El director de la Unidad Penal 1 de Paraná, José Luis Mondragón, informó a medios locales que Zaccaría fue trasladado de urgencia al hospital San Martín de la capital entrerriana y, aunque quedó internado en terapia intensiva, se encontraría fuera de peligro. Antes de las 11, otros internos habrían encontrado al médico colgado de una sábana “que se le cortó”, aunque otra versión habla de un cinturón como el elemento usado para intentar ahorcarse. La jueza federal Myriam Galizzi se presentó en la cárcel y halló una carta escrita por el propio Zaccaría en la que expresa su voluntad de suicidarse. A pesar de las visibles marcas en el cuello que habría exhibido el médico, la primera información que el Servicio Penitenciario le dio a la jueza refería que la urgente internación se debió a una “descompensación por diabetes”.

Este médico civil había sido procesado el 3 de septiembre por la jueza Galizzi por supresión de identidad y ocultamiento de menores, porque en su condición de jefe de terapia intensiva del Hospital Militar de Paraná habría recibido a los mellizos que Raquel Negro dio a luz allí, entre marzo y abril de 1978. Aunque en su declaración indagatoria intentó desvincularse de la acusación, admitió que desde ese centro asistencial castrense habían sido llevados dos recién nacidos a una clínica privada, datos que coinciden con lo sucedido con los hijos de Negro y el dirigente montonero Tulio “Tucho” Valenzuela. Durante su interrogatorio, Zaccaría dijo que cuando se produjo el traslado de Negro desde el centro clandestino de detención Quinta de Funes, en las afueras de Rosario, él no estaba en el Hospital Militar, y que le dijeron que un bebé que había nacido con complicaciones había sido trasladado. Pero aseguró que desconocía el destino de los mellizos. “Es imposible que no haya sabido nada, hay testimonios que dicen que lo vieron con los bebés, enfermeras y personal civil del hospital que fueron muy valientes al declarar”, contó a PáginaI12 Ana Oberlin, abogada que representa a Abuelas de Plaza de Mayo en el expediente.

–¿Qué es lo que está en juego en este caso y cuál sería la vinculación con el suicidio del ex agente de Inteligencia Navone? –le preguntó este diario a Oberlin. “Hay que manejarse con mucha cautela y determinar primero si fue un intento de suicidio. En esta causa sería importante que se rompa el pacto de silencio porque estamos buscando a esos niños, a esa melliza que sobrevivió; los imputados tienen su propia presión interna porque si alguno habla puede dar datos de que el apropiador es alguien vinculado a ellos”, respondió la letrada, que también integra Hijos Rosario. A su criterio, habría dos hipótesis: que hayan querido callarlo o que se haya visto acorralado con el procesamiento. “La diferencia es que Zaccaría no es militar, nunca estuvo acusado en ninguna causa y hasta hace pocos días seguía ejerciendo, temía por su prestigio”, especuló Oberlin. De hecho, en su carta el médico habría escrito que es un “alma libre que no merece estar encarcelada”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.