EL PAíS › EL GOBIERNO BUSCA UN ACUERDO CON TRES BANCOS INTERNACIONALES POR LA DEUDA QUE NO ENTRó EN EL CANJE

Buitres, holdouts, garantizados: último llamado

El anuncio hecho ayer por la Presidenta de la Nación involucra una suma de 33 mil millones de dólares. Ofrecerían un nuevo canje de títulos, con un pago inferior a los que aceptaron la propuesta de 2005. Quita del 66 por ciento a los holdouts.

 Por Roberto Navarro

Tal como anticipó PáginaI12 hace dos semanas, el Gobierno estudia una propuesta elaborada por tres bancos internacionales para reabrir el canje de bonos con los inversores que no aceptaron la oferta que presentó el país para salir del default en 2005. La propuesta también incluye el canje de préstamos garantizados emitidos por el ex ministro Domingo Cavallo. En total se trata de una operación de casi 33 mil millones de dólares: 18.800 millones de dólares de los holdouts (bonistas que no aceptaron el canje 2005) y 14 mil millones de préstamos garantizados. El Gobierno estudia la iniciativa en función del objetivo de “reinsertar a la Argentina en los mercados internacionales de crédito”, en un momento de crisis financiera inédita. En el Ejecutivo piensan que deben adelantarse y quedar en una mejor situación relativa frente a otros países para que, cuando vuelva la calma y los inversores comiencen a evaluar a dónde llevar sus fondos, el país resulte “un sitio atractivo”. PáginaI12 tuvo acceso a la propuesta de los bancos Citi, Barclays y Deutsche Bank. Del análisis de la oferta surge que la Argentina les pagará a los bonistas un poco menos de lo que les pagó a los que aceptaron hace tres años y que alivianará fuertemente los pagos de la deuda pública de 2009, 2010 y 2011.

La propuesta, como también había adelantado PáginaI12, es el segundo paso, luego del anuncio del pago al Club de París, que intenta dar el Gobierno al mundo financiero como señal inequívoca de que va cumplir con sus compromisos. Esas dos decisiones, junto con la de ir hacia una situación fiscal cada vez más sólida, son las señales que se están dando a los mercados de capitales con el objetivo de que se vuelvan a abrir tanto para el Estado como para las empresas argentinas. Además, en el Ejecutivo sostienen que es un paso para detener los juicios que se llevan a cabo en Nueva York en el juzgado del juez Thomas Griesa, donde hace dos semanas un fondo buitre logró trabar un embargo contra una cuenta del Banco Nación. Esta propuesta de los bancos es lo que viene pidiendo el juez Griesa: que el país reabra el canje y les dé una nueva oportunidad de cobrar a los bonistas. Los abogados que defienden a la Argentina aseguran que los que no acepten ahora se quedarán sin argumentos para seguir litigando.

Aunque el Gobierno aún no dio una respuesta afirmativa a los bancos, los funcionarios que manejan el tema están eufóricos. Según su visión, la operación soluciona varios problemas a un tiempo: de los 40 mil millones de dólares entre capital e intereses que vencen en los próximos tres años, difiere 14 mil millones para 2033 y recibe más de 6000 millones de dólares en efectivo, con lo que reduce el saldo a la mitad; al pagarle al Club de París y a los holdouts quitaría cualquier argumento para que el país quede fuera de los mercados internacionales; los vencimiento de los próximos diez años comparados con las exportaciones y con la recaudación fiscal son mucho más accesibles que los de la mayoría de los países en desarrollo. Por eso piensan que Argentina puede ser tenida en cuenta por los inversores, luego de que pase la crisis internacional. A la vez, creen que el hecho de colocar más de 6000 millones de dólares de deuda nueva es, de alguna manera, una forma de volver a los mercados internacionales. De hecho, ya estudian la posibilidad de una nueva emisión antes de fin de año en el caso de que se calmen los mercados.

La propuesta de los bancos que analiza el Gobierno es la siguiente.

Holdouts

- El capital a canjear a los holdouts es de 18.800 millones de dólares. Los bancos involucrados en la operación aseguran que ya cuentan con 10 mil millones que seguro aceptan la operación y estiman que podrían entrar otros 4000 millones de dólares más.

- Se canjearían por bonos discount, que incluyen una quita del 66 por ciento y vencen en el año 2033. Es decir que por cada 1000 dólares que se presenten a canjear, el Estado pagará 340. Por los 10 mil millones que ya están asegurados se entregarán bonos discount por 3400 millones de dólares. Si fueran 14 mil millones, como estiman los bancos, se entregarían bonos por un total de 4760 millones de dólares. Estos bonos ya fueron emitidos en 2005 y quedaron sin entregar.

- Los holdouts no tienen la opción de elegir otros bonos, como sí tuvieron los que entraron en 2005.

- Los intereses corridos entre 2003 y 2005, que en el canje anterior se pagaron en efectivo, se pagarán en bonos discount, lo que significa una quita del 66 por ciento y además pagarlos en 2033.

- Los intereses corridos entre 2005 y el momento de la realización del nuevo canje también serán pagados en discount.

- Los pagos del cupón atado al crecimiento del PBI correspondientes a los años 2006 y 2007 no serán concretados.

- El crecimiento del PBI de ahora en adelante se reconocerá entregando un cupón junto con el nuevo bono discount.

- Por cada 1000 dólares de deuda en default canjeada el inversor se compromete a suscribir 250 dólares de un nuevo bono a 10 años al 12 por ciento anual en el mercado internacional de capitales. Si se canjean 14 mil millones de dólares, el país recibirá fondos frescos por este concepto por un total de 3500 millones de dólares.

- La comisión de los bancos participantes será pagada por los tenedores de bonos. En 2005 la pagó Argentina. Se estima que la suma total de estos honorarios rondará los 1500 millones de dólares.

Préstamos garantizados

- El total de préstamos garantizados que están en el mercado es de 14 mil millones de dólares. En 2009 vencen 4500 millones; en 2010, 4200 millones y en 2011, otros 4200 millones.

- La totalidad de los bonos será canjeada por bonos discount de iguales características a los emitidos en 2005, es decir con vencimiento en 2033, sin ningún tipo de quita. Es decir que la deuda se pasa para adelante un promedio de 20 años.

- Los préstamos garantizados que sean canjeados por bonos en pesos devengarán la tasa de interés del Banco Central de la República Argentina, Badlar, que en este momento ronda el 12 por ciento anual. Y estarán resguardados por la legislación nacional. Los que canjeen los préstamos en pesos están obligados a suscribir un nuevo bono por 15 centavos por cada peso canjeado.

- Los que elijan canjearlos por títulos en dólares tendrán una tasa aún no definida, pero que rondará el 12 por ciento anual y estarán bajo el paraguas de la ley extranjera. Los que canjeen préstamos en dólares se obligan a compran un nuevo bono de 30 centavos de dólar por cada dólar canjeado.

- Sobre los 14 mil millones a canjear se estima que ingresaran fondos frescos al país por esta operación por un total de 3000 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández hizo el anuncio ayer en Nueva York. Fuerte gesto a los mercados financieros.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.