ECONOMíA › LA MESA SOBRE CARNES PASO A UN CUARTO INTERMEDIO IGUAL QUE HABIA OCURRIDO CON LA DEL TRIGO

Sube la tensión en las reuniones “técnicas”con el campo

Las negociaciones entre el Gobierno y los dirigentes rurales continúan empantanadas. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, rechazó los cuestionamientos de los productores y les dejó entrever que no habrá cambios.

 Por Fernando Krakowiak

La negociación entre el Gobierno y los dirigentes rurales continúa empantanada. Ayer por la mañana se llevó adelante una segunda reunión “técnica” en la Secretaría de Agricultura para analizar la situación del sector de la carne y formular propuestas. Sin embargo, las diferencias frustraron cualquier tipo de avance y el encuentro pasó a un cuarto intermedio. Los productores afirman que el oficialismo no demostró voluntad de introducir cambios en la política agropecuaria y que, más allá de las promesas de algunos interlocutores, el encargado de dejar en claro esa posición fue el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Del lado oficial, en cambio, sostienen que el Gobierno está dispuesto a hacer un esfuerzo para otorgarle mayores incentivos a la producción, pero remarcan que los dirigentes de las entidades también tienen que ceder.

Más allá de las diferencias entre las partes, otra de las dificultades para avanzar es la dinámica de trabajo que se le está imprimiendo a esta serie de reuniones supuestamente “técnicas”. Ayer la mesa sobre carnes congregó a una veintena de personas y la mayoría de los funcionarios eran de primera línea. Junto con Guillermo Moreno estuvieron el secretario de Agricultura, Javier De Urquiza; el titular de la Oncca, Ricardo Echegaray; el presidente del Inta, Carlos Cheppi, y el presidente del Senasa, Jorge Amaya. Las entidades estuvieron representadas por cerca de diez personas entre vicepresidentes y técnicos. Además, en la puerta de la secretaría hizo guardia una gran cantidad de periodistas de radio y televisión, como si se tratara de una cumbre de la ONU. “Fue un show”, señaló a Página/12 una fuente que estuvo presente en la reunión.

Del lado oficial, la voz cantante fue Guillermo Moreno, quien defendió la intervención del Estado y apeló a la ironía para responder algunos de los cuestionamientos que se le formularon. Uno de los momentos de mayor tensión se vivió cuando los productores reclamaron la apertura de las exportaciones de carne. “Las exportaciones están abiertas”, respondió el funcionario. La respuesta es correcta desde el punto de vista formal porque el Gobierno no firmó ninguna resolución restringiendo aún más las ventas externas, pero en la propia Secretaría de Agricultura reconocen que están cerradas de hecho desde hace varios días porque no se están otorgando los certificados de Registro de Operación de Exportaciones (ROE). Ni siquiera se están embarcando los cortes de calidad que forman parte de la Cuota Hilton. Por lo tanto, los ruralistas tomaron la respuesta de Moreno como una provocación.

Lo mismo ocurrió cuando las entidades pidieron que se liberara el precio del kilo vivo. Moreno volvió a negar que se estuviera ejerciendo un control en ese eslabón de la cadena, pese a que anteayer había estado reunido con el presidente del Mercado de Liniers para monitorear justamente ese precio. Ese tipo de respuestas no sólo irritó a los representantes de las distintas entidades, sino que los terminó abroquelando en una posición defensiva que no dejó traslucir matices. Esa reacción conspira contra los propios objetivos del Ejecutivo, que desde los anuncios del 31 de marzo viene apostando por la división del bloque empresario que impulsó el lockout.

Pese a lo ocurrido, el secretario de Agricultura, Javier De Urquiza, consideró que en la reunión “hemos discutido y debatido con mucha altura” y agregó que “les hemos ofrecido nuevamente a los técnicos de las entidades que revisemos la aplicación del Plan Ganadero para que esos recursos lleguen fundamentalmente a esos pequeños y medianos productores”. Los dirigentes del agro reconocen que algunos interlocutores oficiales demuestran mayor predisposición al diálogo, pero tienen claro que el encargado de ejecutar las políticas es Moreno. Por lo tanto, si bien lo resisten, cada vez son más reacios a discutir cuando él no está presente porque consideran que no tiene sentido. De hecho, ayer Moreno se retiró sin saludar luego de volcarse un mate cocido y, cuando comprobaron que no iba a volver, se limitaron a dejar sus propuestas y la reunión se dio por terminada. “El ámbito de discusión es Agricultura, pero está claro que las decisiones se toman en Comercio Interior”, señaló una fuente del sector a Página/12 luego del encuentro.

Algunos ruralistas le plantearon directamente al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que será difícil sostener una mesa de diálogo como la actual si el Gobierno no pone fin a sus internas y unifica el discurso. Del lado oficial, una fuente consultada por este diario reconoció que la situación es “un poco confusa”, pero afirmó que los dirigentes del agro “tampoco se pueden hacer los desentendidos porque están alimentando el show mediático con declaraciones para la tribuna en medio de la negociación. Lo único que les interesa es dar el presente para luego decir que quisieron dialogar y no se los escuchó”.

Carbap es una de las entidades que ayer asumió esa posición al manifestar a través de un comunicado la “creciente incredulidad, decepción e indignación que está provocando la actitud del Gobierno”, por lo que considera su “poca predisposición real y honesta” para “diseñar una política agroganadera consensuada con el sector agropecuario”. El dirigente Alfredo De Angeli, por su parte, sumó su granito de arena al afirmar que los “productores están listos para volver a cortar las rutas”.

La negociación entre las partes seguirá hoy por la tarde en la Secretaría de Agricultura. Las entidades fueron convocadas a las 15 para retomar el debate sobre trigo y carnes y empezar a analizar medidas para potenciar el desarrollo de las economías regionales. El viernes está previsto discutir sobre lácteos y el martes los ruralistas volverían a encontrarse con el jefe de Gabinete para evaluar los resultados de esta primera semana de negociación.

Compartir: 

Twitter
 

La reunión sobre carnes congregó a una veintena de personas. Del lado oficial, la mayoría eran funcionarios de primera línea.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.