ECONOMíA › ENTIDADES RURALISTAS AMENAZAN CON RETOMAR EL LOCKOUT

Un pie en el piquete

Después de una semana de negociaciones, las cúpulas de las cámaras agropecuarias resolvieron redoblar la presión sobre el Gobierno. Críticas a las últimas medidas y por cómo se tomaron.

 Por David Cufré

Las cúpulas de las entidades ruralistas juzgan que lo obtenido hasta el momento en las negociaciones con el Gobierno es claramente insuficiente. A diez días de una reunión cumbre en la que decidirán si retoman o no las medidas de fuerza, los principales dirigentes resolvieron que es hora de redoblar la presión sobre el Poder Ejecutivo para lograr mayores concesiones y un cambio en la manera de encarar la política agropecuaria. La forma de hacerlo es con la amenaza de volver al lockout y a los cortes de ruta. Ayer hubo advertencias en ese sentido por parte de Eduardo Buzzi y Alfredo De Angeli, de Federación Agraria, y de Néstor Roulet, de Confederaciones Rurales, durante un acto con más de 5000 personas en Jesús María, Córdoba. Sus amagues se apoyan sobre una base real: una mayoría de productores reclama rearmar los piquetes.

El anuncio del viernes a la noche sobre cómo se instrumentarán los reintegros a los pequeños productores de soja y girasol por la suba de retenciones generó más rechazos que adhesiones. Las entidades se quejaron tanto por aspectos técnicos de la medida como por la forma de adoptarla, sin consensuarla previamente con ellas. “Nos provocan porque quieren forzarnos a romper la negociación, a que volvamos al paro para culparnos de desestabilizadores”, comentaron a Página/12 desde una de las cámaras. La lógica de ese razonamiento es que el Gobierno no está dispuesto a cambiar su política hacia el sector, ni su estilo en la manera de tomar las decisiones, y que prefiere tensar el conflicto antes que retroceder.

Esa lectura le resta importancia al desgaste que significaría para el Gobierno que volviera el lockout. “Puede ser que en el corto plazo ellos pierdan más en términos relativos, pero a largo plazo el campo pierde mucho más, porque la política para el sector será nefasta”, interpretaron. Siguiendo esa línea, desde las entidades aseguran que no son ellas las que impulsan el llamado a acciones directas, sino que se ven presionadas por las bases y que esa presión es difícil de contener. Desde el Gobierno responden que los principales dirigentes se escudan en ese argumento para “apretar”, pero que la responsabilidad de llamar al lockout es de ellos.

“El balance de estos ocho días de negociaciones es negativo. Lo ponen a Guillermo Moreno para que embarre la cancha. Esta semana volvió con sus amenazas al Mercado de Liniers, mandó inspectores al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, se metió a último momento en todas las reuniones con Alberto Fernández y Javier De Urquiza. Todo eso es intencional. El acuerdo de la carne es una fantochada, porque dicen que si no hay oferta de carne suficiente a precios razonables vuelven a cerrar las exportaciones, pero no definen qué es carne suficiente ni cuáles son precios razonables. Además, mantienen la campaña publicitaria en contra nuestra, nos echan la culpa por el humo en Capital Federal y anuncian los reintegros para soja y girasol sin hacernos una mínima consulta, cuando estuvimos reunidos más de 15 horas toda la semana”, enumeró un dirigente las razones del enojo del sector.

En cuanto a los reintegros para soja y girasol, que alcanzan a quienes produzcan hasta 500 toneladas y sean propietarios de no más de 150 hectáreas en la Pampa Húmeda y de hasta 300 hectáreas fuera de esa región, las entidades se declararon disconformes. “Toman la Pampa Húmeda como si fuera todo lo mismo, pero Pergamino es muy diferente de Suipacha. Y al que tiene 160 hectáreas lo matan. Tendrían que haber armado algo más progresivo y diferenciado”, se quejó un dirigente.

Buzzi, presidente de Federación Agraria, indicó que “aun sin conocer las medidas en detalle, da la impresión de que se quedan a mitad de camino”. “Tienen un tinte progresista para la opinión pública urbana, pero los pequeños productores vamos a seguir en malas condiciones para competir con los pools de siembra.” Lo curioso es que los pequeños productores aparecen junto a los pools de siembra en su puja con el Gobierno. “El jueves estuvimos reunidos cinco horas con el jefe de Gabinete y no nos mencionó que se anunciaba esto”, reprochó Buzzi. En cambio, el dirigente elogió los subsidios a los fletes a los productores alejados de los puertos.

Roulet y De Angeli dijeron que “no hay duda” de que las bases piden volver a los piquetes. “Hace cuatro años que les estamos golpeando la puerta a los Kirchner y no nos daban bola. ¿Ahora les vamos a aceptar una? No, ahora queremos las diez. Vamos por todo”, arengó el entrerriano.

Compartir: 

Twitter
 

“Las bases están unidas y quieren volver a las rutas”, dijo De Angeli.
Imagen: AFP
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.