ECONOMíA › ESPAÑA A PUNTO DE ENTRAR EN RECESION ECONOMICA

El “cerdo” dejó de volar

“Hace ocho años, los cerdos llegaron realmente a volar. Sus economías se dispararon después de unirse a la eurozona. Ahora los cerdos están cayendo de nuevo a tierra”, aseguró el Financial Times a fines de agosto en un artículo donde analizó la situación de Portugal, Italia, Grecia y España, a las que se refiere como “cerdos” (pigs, por sus siglas en inglés). Allí afirma que España está condenada a atravesar una “profunda recesión” debido al déficit de cuenta corriente que alcanza el 10 por ciento del PIB, la imposibilidad de devaluar la divisa y la dificultad para financiar ese déficit con bancos golpeados por la crisis de las hipotecas subprime. La Comisión Europea confirmó ese pronóstico al afirmar el miércoles pasado que la economía española entrará en recesión en la segunda mitad del año.

Si eso ocurre, Argentina sentirá el impacto porque España es uno de los principales inversores extranjeros. Además de Repsol, en el país operan multinacionales hispanas de la talla de Telefónica, BBVA Banco Francés, Santander Río, Edesur, Autopistas del Sol, Cementos Avellaneda, Mafre y Dycasa. A fines de 2001 fue España la que debió afrontar el impacto de la crisis argentina, pero si los pronósticos se confirman la “madre patria” devolverá gentilezas siete años después, aunque su aterrizaje está siendo mucho más suave. Si España entra en recesión las compañías que operan en nuestro país podrían retacear inversiones, ya no por las “recomendaciones” de los bancos de aquel país alertando sobre el “alto riesgo” que supuestamente representa Argentina sino por sus problemas internos.

El ministro de Economía español, Pedro Solbes, reconoció que el riesgo de recesión “está ahí” e incluso llegó a afirmar que “si la recesión sirve para limpiar la economía, no tendrá más importancia”, declaración que generó revuelo del otro lado del Atlántico.

En el segundo trimestre, la economía española creció apenas 0,1 por ciento. La crisis financiera hizo lo suyo, pero algunos analistas también resaltan factores internos, como un patrón de crecimiento excesivamente sustentado en la construcción y la demanda interna. De hecho, Sacyr Vallehermoso, principal accionista de Repsol, no se quiere desprender de sus acciones en la compañía porque el petróleo haya dejado de ser negocio sino por el rojo que tiene que cubrir debido a la crisis inmobiliaria, su otra actividad principal. La empresa registró en el primer semestre una caída de las ventas de viviendas del 80 por ciento. En junio, la actividad de la construcción cayó 15,9 por ciento respecto del mismo mes de 2007, la baja más pronunciada de todos los países que integran el bloque común.

Para la Comisión Europea, la economía española caerá 0,1 por ciento entre julio y septiembre y otro 0,3 entre octubre y diciembre. Solbes afirmó respecto del pronóstico de la CE que “hay que darle el valor que tiene, porque son gente seria”, aunque sostuvo que los datos del gobierno apuntan a que el crecimiento próximo está “más cerca de cero”.

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero declaró esta semana que la economía española se va a recuperar, por lo que cree necesario “trasladar confianza a la ciudadanía”. Sin embargo, el gobierno dispuso varias medidas proactivas para evitar la recesión y la actividad no se recupera. Como dice Financial Times, parece que los “cerdos” han vuelto al barro.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.