ECONOMíA › ES LA SEGUNDA ECONOMíA DEL MUNDO, DETRáS DE LOS ESTADOS UNIDOS

Japón se sumó al club de los países en recesión

Entre julio y septiembre la economía nipona cayó 0,4 por ciento y se suma a la baja de 0,1 del trimestre anterior. Ayer se supo también que Estados Unidos frenará la utilización del rescate financiero hasta que asuma Obama.

A pesar de las buenas intenciones que esbozaron los líderes de los países del Grupo de los 20, la recesión en las principales economías del mundo está lejos de poder detenerse. El producto bruto de Japón arrojó su segunda caída trimestral consecutiva, con lo que la segunda economía más grande del planeta, luego de Estados Unidos, ya está en recesión. A esta noticia se suman las cifras de Francia y Gran Bretaña, que acusan una situación también bastante comprometida. Al respecto, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, instó a adoptar un estímulo fiscal a nivel de todo el bloque. Del otro lado del Atlántico los salvatajes comienzan a escasear. La Casa Blanca les negó apoyo adicional del gobierno a las automotrices, que deberán arreglarse con los fondos de que disponen. El secretario de Tesoro, Henry Paulson, dijo que frenará la utilización de los 700.000 millones de dólares que autorizó el Congreso para estabilizar el sistema financiero hasta que asuma el nuevo presidente Barack Obama, el próximo 20 de enero. La respuesta del mercado fue una baja generalizada de todos los indicadores bursátiles.

La economía nipona se convirtió en la última industrializada en caer en recesión (le sigue muy de cerca Francia) a causa de la crisis. Es la primera vez en siete años que el producto de Japón se contrae dos trimestres consecutivos. Entre julio y septiembre la actividad en ese país cayó 0,4 por ciento y se suma a la baja de 0,1 del trimestre anterior, según cifras oficiales. “La economía entró en recesión y existe peligro de que la situación empeore posteriormente”, aseguró Kaoru Yosano, ministro japonés de Políticas Económicas y Fiscales.

El informe oficial da cuenta de que la inversión de capital corporativo disminuyó 1,7 por ciento en términos reales, mientras las exportaciones aumentaron 0,7 por ciento y las importaciones 1,9 por ciento. Tras conocerse los “números” de la economía japonesa, el índice Nikkei de Tokio respondió con un moderado retroceso de 1,1 por ciento.

La situación crítica de Japón se suma a las recesiones ya declaradas en la zona euro, Hong Kong, Nueva Zelanda y Singapur. En Francia, el banco central estimó que su economía debería contraerse 0,5 por ciento en el cuarto trimestre. Mientras, Gran Bretaña y Estados Unidos están al borde de tal retracción. Según un sondeo de la National Association for Business Economics, el Producto estadounidense caerá 2,6 por ciento en los últimos tres meses del año y avanzará apenas un 0,7 por ciento durante todo 2009. El informe determina además que en el primer trimestre del año próximo la actividad retrocederá 1,3 por ciento.

En Nueva York la actividad industrial descendió en noviembre al nivel más bajo en su historia, según el estudio Empire State, publicado ayer por el Banco de Reserva Federal de Nueva York. El indicador descendió 0,8 punto en relación a octubre, para situarse en 25,4 puntos negativos. Un índice negativo marca una contracción de la actividad en el sector.

La preocupación se trasladó a los mercados. Wall Street cerró con un descenso de 2,7 por ciento en su principal índice fabril, el Dow Jones, en tanto el Nasdaq retrocedió 2,3 por ciento. En el Viejo Continente, la Bolsa de Frankfurt perdió 2,1 por ciento; la de Londres, 1,8 por ciento, y París, 1,9 por ciento. La Bolsa de Madrid retrocedió 3,6 por ciento.

Al margen del escenario concreto de los países, los cruces y desacuerdos para contener la caída acrecentaron el malhumor de los inversores. Si bien entre la Casa Blanca y los legisladores demócratas están de acuerdo en que algo debe hacerse para rescatar a la industria automotriz, no logran aunar criterios sobre qué hacer. Bush rechaza usar parte del megasalvataje en ese tipo de rescate. En cambio, los legisladores de la próxima administración pretenden usar 25.000 millones de dólares del plan de emergencia. Por lo pronto, Paulson, anunció que frenará el uso de ese megasalvavidas hasta la asunción de Obama. El Departamento del Tesoro afirmó además que ya otorgó el grueso de su ayuda a la Fed y que no extenderá ciertos préstamos que están por vencerse.

En medio, el director gerente del Fondo Monetario, Dominique Strauss-Kahn, dijo que aunque el organismo goza de liquidez suficiente para el futuro inmediato, es probable que vaya a necesitar más fondos y pidió una inyección de otros 100.000 millones de dólares.

Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, manifestó su convicción de que el consenso nacido de la cumbre del G-20 en Washington para buscar soluciones a la crisis económica permitirá superar lo que calificó como “un bache”. “Nos comprometemos a que, con acciones nacionales e internacionales y con ayuda real en tiempos de dificultad, sacaremos a la gente por completo de este bache”, manifestó Brown en una declaración ante la Cámara de los Comunes.

Compartir: 

Twitter
 

En Tokio los operadores miran con asombro cómo se frena su economía.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.