ECONOMíA › DESPIDOS EN DOS DE LOS PRINCIPALES BANCOS DE ESTADOS UNIDOS

El hilo se corta por lo delgado

El Citigroup anunció que echará 50.000 trabajadores a nivel global para reducir 20 por ciento sus gastos operativos y poder afrontar la crisis. El JP Morgan, otro gigante estadounidense, dejará en la calle a 3000 personas.

El Citigroup se convirtió en otro gigante que hace ruido aun sin caer. A pesar de ser uno de los pocos privilegiados que no quebraron con la crisis subprime, el segundo mayor banco estadounidense no fue inmune a la turbulencia financiera internacional y tomará más medidas drásticas para mantenerse en pie. La entidad reconoció que eliminará más de 50.000 empleos en todo el mundo con el objetivo de reducir en un 20 por ciento sus gastos operativos. Los despidos se suman a los 23.000 puestos de trabajos que se destruyeron en lo que va del año. En la Argentina, fuentes del grupo aseguraron a PáginaI12 no contar con una “nómina de despidos”, aunque tampoco descartan que la ola expansiva llegue al país. Además del Citi, el JP Morgan eliminará 3000 puestos, un 10 por ciento de su plantilla en todo el planeta.

El hundimiento del Citigroup se vio en los últimos meses lastrado por la fallida fusión con el Wachovia. Esa operación se realizará finalmente con el Wells Fargo; no sin antes una demanda judicial del Citi por no respetar el Wachovia la exclusividad, luego de recibir fondos de éste. La trunca operación implicó resignar 418.800 millones de dólares en depósitos que el Wachovia traspasaría al Citi. El mercado castigó con dureza los activos de la firma, llevándolos a valores de un dígito, a 8,95 dólares, por primera vez desde que se creó el grupo, en 1998, con la fusión de Travelers Group y Citicorp. Los papeles de la firma retrocedieron 19 por ciento en la última semana y 68 por ciento en lo que va del año.

Ni siquiera bastó la ayuda del gobierno estadounidense para detener las pérdidas de la compañía. El Citi recibió el 13 de octubre pasado 25.000 millones de dólares de la primera etapa –de 250.000 millones– del megasalvataje aprobado por el Capitolio. Sin embargo, en lo que va del año, ya lleva perdidos 20.000 millones de dólares a causa de “malas inversiones” y posiciones en “activos de riesgo”, principalmente vinculadas con las hipotecas. Estudios privados pronostican que no volverá a ser rentable antes de 2010. El Citi tiene actualmente un capital bursátil de 51.900 millones de dólares, apenas el doble de la ayuda estatal.

Con el objetivo de reducir las pérdidas que obtendrá hasta ese entonces, el Citi busca la manera de reducir sus costos. Y como primera medida empieza reduciendo personal. El presidente ejecutivo del Citigroup, Vikram Pandit, anunció que recortará el 15 por ciento de la plantilla laboral de la firma en todo el mundo, hasta llevarla a 300.000 empleados en “el corto plazo”. Actualmente –tras la eliminación de 23.000 puestos en septiembre último– la nómina del Citi alcanza a los 352.000 trabajadores. En cuanto a los plazos, fuentes de la compañía adelantaron que los despidos se harán antes de febrero próximo.

La intención es reducir un 20 por ciento sus costos operativos en las sucursales de todo el mundo. Los cálculos que están en carpeta del Citi prevén un gasto para el 2009 en torno de los 50.000 millones de dólares, contra los 62.000 millones que se utilizarán este año. El grupo está presente en más de cien países y actualmente tiene serios problemas de mora en cartera con los clientes de Brasil, India y México. En la Argentina, un directivo de la firma dijo a PáginaI12 que “no existe aún noticias sobre la posición que se adoptará en el país”. “Para nosotros también fue una sorpresa, y habrá que ver qué pasa, porque parece que el recorte es mundial”, afirmó la fuente.

Por su parte, el JP Morgan suprimirá cerca de 3000 empleos de su división banca de inversiones, para amortiguar los efectos de la crisis. La cifra definitiva se conocerá en los próximos días cuando la banca de inversión culmine la revisión de sus actividades que lleva a cabo por estos días. La perspectiva se conoce cuando JP Morgan decide alquilar una parcela en la city londinense por 237 millones de libras esterlinas –unos 279 millones de euros–, en la que ubicará su nueva sede europea. Pero la eliminación de alrededor del 10 por ciento de la nómina del JP Morgan implicará ciento de millones que podrían destinarse al pago del alquiler londinense. Además de estas dos firmas en procura de despidos, la destrucción de los empleos a causa de la crisis sigue en aumento. Hasta el momento, unos 100.000 trabajadores fueron despedidos de bancos comerciales y de inversión. El mes pasado, el Goldman Sachs Group comenzó con un recorte de 3200 empleos, mientras que Morgan Stanley anunció una reducción de 10 por ciento en la unidad de vivienda y para la operaciones de inversión. Los ajustes en el gasto de las firmas no le quitaron presión sobre nuevas bancarrotas que deban ser rescatadas por la administración Bush, dado que los recortes disminuirán las pérdidas, pero no garantizan rentabilidad.

Compartir: 

Twitter
 

El Citi ya había despedido a 23 mil personas en lo que va del año. Su situación es complicada.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.