ECONOMíA › UN GRUPO DE PRODUCTORES ENVIO AYER UNAS 150 VACAS LECHERAS A LINIERS

Del tambo al matadero en plena campaña

El objetivo de los tamberos fue protestar, apenas tres días antes de las elecciones, contra la política agropecuaria oficial que, según dicen, está llevando a la “desaparición” de la actividad. Los animales eran de descarte.

 Por Fernando Krakowiak

Un grupo de tamberos envió ayer unas 150 vacas lecheras de raza Holando al Mercado de Liniers para que sean faenadas, sobre un total de 1200 ingresos. El objetivo fue protestar, apenas tres días antes de las elecciones, contra la política agropecuaria oficial que, según dicen, está llevando a la “desaparición” de la actividad. La misma medida habían tomado a mediados de noviembre y, al igual que entonces, lo que llevaron al matadero fueron vacas de descarte que dejaron de ser aptas como lecheras. De hecho, cerca del 20 por ciento del stock en ordeñe se envía a faena todos los años. De otro modo, sería difícil entender por qué rematan por poco más de 500 pesos animales que podrían vender por más de 2000 en un contexto de aumento de la producción y las exportaciones como el actual. Según datos de la Secretaría de Agricultura, entre enero y abril los tambos enviaron a las usinas 5,9 por ciento más de litros de leche y las exportaciones lácteas subieron 11,5 por ciento en toneladas entre enero y mayo, siempre con relación a igual período de 2008.

Los dirigentes rurales ni siquiera se esfuerzan para intentar explicar la incongruencia entre las estadísticas y la supuesta “crisis terminal” que declaman. Hasta ahora han preferido concentrarse en las frases apocalípticas. “La situación de la lechería es desesperante”, afirmó el director de Federación Agraria, Guillermo Giannasi, el pasado 6 de noviembre. “Vivimos un tiempo de destrucción total del sector tambero”, remarcó el presidente de la entidad, Eduardo Buzzi, el viernes pasado. “El sistema lechero está al borde de la extinción”, sostuvo ayer el titular de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati. Además, cada vez que pueden afirman que en el país “cierran tres tambos por día”.

Biolcati afirmó también ayer que “las condiciones imperantes permiten cobrar 1,10 o 1,20 peso por litro de leche” y, al mismo tiempo, sostuvo que Mastellone, una de las principales usinas del país, está en crisis como consecuencia de una política oficial que “la asfixió financieramente y ahora la quiere hacer depender de subsidios”. “La situación que atraviesa Mastellone es sólo la punta de un iceberg que oculta la real magnitud de la crisis a la que ha sido arrastrado el sector lechero por la nefasta intervención gubernamental cortoplacista, especulativa y técnicamente insostenible”, agregaron fuentes de Carbap. El interrogante es cómo podría Mastellone, si es que efectivamente está en crisis, pagar más por el litro de leche como vienen reclamando los propios productores.

El presidente de la Sociedad Rural también dijo que “con esta decisión de enviar las vacas lecheras a Liniers, lo que se pretende es que el país tenga una visión clara de lo que ocurre permanentemente en los mercados de faena de todo el país”. “Si después de las elecciones no se encaminan las políticas para el sector, los productores saldrán a regalar la leche”, agregó.

En la actualidad, los tamberos perciben cerca de 80 centavos por parte de la industria y otros 10 centavos de compensación. Eso equivale a 24 centavos de dólar, tres centavos más que los 21 centavos que percibían en el mejor momento de la década del ’90, cuando la economía estaba dolarizada. Hay zonas marginales donde el ingreso es menor, pero los dirigentes del sector no piden que el Estado analice esas situaciones puntuales sino que asista a todos los productores indistintamente.

Tampoco toman en cuenta que el precio de equilibrio en el mercado de exportación se derrumbó. En mayo del año pasado el valor de la leche en polvo era de 4800 dólares la tonelada y en mayo de este año había caído a 2300 dólares. Eso significa que, por ejemplo, los tamberos uruguayos están cobrando menos que los tamberos argentinos, pese a que estos últimos siempre elogian las bondades del país vecino. Eso es porque allí exportan la mayoría de la producción y si el precio internacional cae se ven afectados de lleno por esa situación. Lo que los salva a los productores argentinos es, paradójicamente, el mercado interno que buscaban evitar cuando pedían que se liberen las exportaciones de leche en polvo.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Las vacas holando posaron para la foto ayer en el Mercado de Liniers.
Imagen: DYN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.