EL PAíS › EN EL CIERRE DE SU CAMPAÑA, NESTOR KIRCHNER LLAMO A DEFENDER EL MODELO QUE REPRESENTA EL GOBIERNO

“Votemos sabiendo que ésta no es una elección cualquiera”

En un acto en La Matanza, acompañado por la Presidenta, Kirchner criticó a la oposición y defendió la reforma de la ley de Radiodifusión.

 Por Martín Piqué

La imagen tenía una carga dramática que habrá que reconocerle al director de cámaras de la transmisión en vivo. Néstor Kirchner hablaba al país desde el atril del Mercado Central de La Matanza, detrás suyo una enorme pantalla mostraba el primer plano de Cristina Fernández escuchando en silencio. “Son tantas las cosas que hemos llevado adelante que yo no podía negarme y hacerme el difícil. Si hoy me toca ir al Congreso a defender este proyecto, lo hago apasionadamente como militante. Por los compañeros que no están, por las Madres y Abuelas, por los pibes y las pibas”, se comprometió Kirchner. La Presidenta lo miraba desde muy cerca. Sostenía su rostro con el brazo con un aire pensativo; las cámaras la buscaban para que su mirada apareciera en la pantalla gigante. Era la arremetida final del discurso. Y, cuando Kirchner se disponía a arengar por última vez a los presentes, la emoción se le atragantó ante el micrófono. Sin poder disimular silencios, con la voz entrecortada, el candidato del Frente Justicialista para la Victoria convocó a la multitud a entender la elección como una instancia definitoria.

Eran sus últimas palabras antes de la veda electoral, que comenzará hoy a las 8 de la mañana. Y en esa cuenta regresiva ante la elección más difícil de los últimos años, Kirchner volvió al terreno que mejor conoce.

“Vayamos al cuarto oscuro sabiendo lo que este domingo está en juego, que ésta no es una elección cualquiera. La conciencia tiene que dar una respuesta nacional y popular como en el ’46, en el ’73 y en 2003”, exhortó. “Cuando el pueblo se pone en marcha, su voluntad es inquebrantable”, arengó. En suma, Kirchner fue fiel al estilo que construyó a lo largo de estos años. De-satendió los consejos que proponían un cierre de campaña cauteloso, criticó a los grupos concentrados de la comunicación y dedicó casi veinte minutos –toda la primera parte de su discurso– a defender el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual basado en los 21 puntos de la Coalición Democrática.

“Un día la Presidenta dijo que era fundamental una nueva ley de Radiodifusión que no sea de un sector, sino que represente una política de Estado. Bastó que dijera eso para que hayamos recibido todos los ataques más duros, los agravios, para que se desate una guerra sin fin. Esos grupos concentrados estaban acostumbrados a tener una dirigencia que más que defender los intereses de la democracia se transformaban en los alcahuetes de los medios de turno”, aseguró Kirchner. También criticó al vicepresidente Julio Cobos por “armar listas opositoras”. A pocos metros lo escuchaban la Presidenta, el gobernador Daniel Scioli, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano; la candidata Nacha Guevara; el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el vicegobernador Alberto Balestrini y el intendente Fernando Espinoza. Se veían rostros serios, concentrados. “Le digo a la dirigencia: no tengan miedo, tengan coraje. Es preferible que nos digan de todo, pero avancemos en la profundización de la democracia”, exhortó el santacruceño como si quisiera contagiar su entusiasmo.

Instalada como telón de fondo del escenario, la pantalla gigante tuvo un papel central en los momentos previos al acto: por allí proyectaron el documental Peronismo, sentimiento y movilización, compilado por una productora de contenidos vinculada con el secretario de Medios, Enrique Albistur. La película acaparó las miradas cuando en la pantalla aparecieron escenas del documental La crisis causó dos nuevas muertes, que recuerda en tono crítico el tratamiento informativo que Clarín le dio a la masacre del Puente Pueyrredón, ocurrida el 26 de junio de 2002, en la que fueron asesinados Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. En la previa también sonaron las cumbias y el cuarteto de Los Perucas –en las primeras filas hubo quien se animó a bailar–, pero sobre todo se escuchó la canción de la campaña “Compañero”, aquella que repite “Compañero/ por todas tus conquistas/ los días más felices/ siempre fueron peronistas”.

Los oídos y las urnas

El acto combinó la parafernalia necesaria para un acto pensado para la televisión –pantalla gigante, cámaras con grúa, videographs luminosos que iban cambiando su contenido, máquinas lanzadoras de papelitos– con el color de todo acto peronista. Carteles con nombres de dirigentes locales, globos aerostáticos de los gremios, un pingüino gigante con dedicatorias de amor a la Presidenta, banderas del Mercado Central y de las agrupaciones del PJ del municipio. En primera línea sobresalía una bandera con el escudo peronista y la consigna “Qué te pasa, Clarín” –convertida en la marca registrada de la campaña K– que firmaba la agrupación Eva Perón. Era un paisaje muy parecido al que había acompañado a Kirchner en el último acto de su campaña presidencial de 2003. Balestrini recordó aquella jornada (“una tarde lluviosa y gris”), en la que el santacruceño peleaba por llegar al ballottage para luego enfrentar a Carlos Menem.

Tras los breves discursos de Espinoza y Balestrini, intendente anfitrión y jefe político de La Matanza, llegó el turno de Scioli. El gobernador volvió a elogiar a Kirchner por el esfuerzo, habló de ambos como un equipo (“compañero de mil y una batallas”, elogió al santacruceño) y se propuso despejar para siempre las versiones sobre supuestas diferencias entre él y Kirchner. “Nos quisieron dividir, quisieron sembrar cizaña, pero no pudieron”, zanjó. Luego recordó las contradicciones que tuvieron en los últimos días Mauricio Macri y Francisco de Narváez sobre estatizar o privatizar las empresas de servicios públicos. “Siempre que se arman alianzas electorales contra alguien las diferencias surgen después, aquí se vieron antes. Son el pasado, quieren retroceder. Ahora empiezan a hablar de fraude porque ya saben que están perdiendo”, advirtió Scioli.

Antes de despedirse hasta el domingo, Kirchner pidió a los presentes que cuidaran con su voto los fondos que administra la Anses, las inversiones de agua potable y cloacas que el Estado hizo a través de AySA, la recuperación de Aerolíneas Argentinas como línea de bandera. “Este gobierno no recurrió nunca a los ajustes, no congeló las aspiraciones de los trabajadores. Recuerden lo que fue la década del ’90”, insistió. Entonces volvió a dirigirse a los votantes para pedirles que antes de llegar a la urna recordaran las declaraciones que habían hecho cada uno de los candidatos. “El domingo, que cada argentino vaya a votar con la orejita parada”, aconsejó. Habrá que esperar hasta el domingo a la noche para comprobar cuántos oídos se abrieron para escucharlo.

Compartir: 

Twitter
 

El acto combinó la parafernalia necesaria de un acto pensado para la televisión con el color peronista.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.