EL PAíS › ALEGATOS EN EL CASO LABOLITA

Por la prisión perpetua

Reclusión perpetua en cárcel común. Esa fue la pena solicitada ayer por los abogados querellantes para los dos imputados por el secuestro, las torturas y el asesinato en 1976 de Carlos Labolita, militante peronista visto por última vez en el Grupo de Artillería Blindado 1 de Azul. Los acusados, que juzga el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, son el general de brigada Pedro Mansilla y el coronel Alejandro Duret.

Los alegatos estuvieron a cargo de los abogados César Sivo, en nombre de la familia Labolita, Eduardo Rezses y Silvana Rivas por la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense y la fiscalía encabezada por Daniel Adler. Además de pedir la máxima pena solicitaron que se le revoque el arresto domiciliario a Mansilla, de 77 años, y que se investigue “por mentir y ocultar información” al general Néstor Edgardo Calvi, al coronel Gustavo Onel y al sargento ayudante Ernesto David Rabazzano.

“Mansilla era jefe de zona militar y del regimiento de Azul. Fue responsable de todo lo que sucedía en su zona, de la comisaría de Las Flores y de la policía. Quedó comprobado que todos respondían a sus órdenes”, destacó Sivo. Duret fue identificado por testigos como la persona que recibió a Labolita de manos policiales en el regimiento, y de inmediato ordenó encapucharlo. Días después, junto al cautivo, participó del allanamiento a su casa. “Hace cinco días que estoy en la parrilla”, alcanzó a decirle Labolita a su mujer, que no volvió a verlo. “Tenemos certeza de que lo mataron pero no cómo la mataron”, explicó Sivo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.