ECONOMíA › RECALDE Y SCHIAVI PRESENTARON EL PLAN DE AEROLINEAS ARGENTINAS PARA LOS PROXIMOS CINCO AÑOS

Una hoja de ruta para escaparle al déficit

El presidente de Aerolíneas y el secretario de Transporte expusieron en el Congreso la estrategia de gestión para la empresa. Se prevé baja de costos y déficit cero en 2012. Habrá un aumento de tarifas de 20 por ciento para cabotaje. Protestas de la oposición.

 Por Cledis Candelaresi

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, adelantaron ayer en el Congreso los planes de la empresa para los próximos cinco años. Fue en una accidentada reunión en el Senado, debido a que el diputado Rubén Lanceta y el senador Juan Carlos Marino, ambos radicales, abandonaron intempestivamente la sesión enojados porque se impidió el ingreso a la prensa al colmado salón Perito Moreno. Además, porque los funcionarios no pudieron escapar a la polémica por el vuelo de Aerolíneas de la semana pasada a Montevideo, en el que viajaron el propio Recalde, un hijo de Moyano y militantes K a ver el partido de la selección (ver aparte).

En ese clima espeso, Recalde y Schiavi explicaron ante la disminuida Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones un programa preliminar para Aerolíneas. Como adelantó Página/12, allí se prevé que en 2012 habrá déficit cero. También se informa que la compañía asumió como deuda con el Estado los casi 2500 millones de pesos que aportó desde que asumió su administración. Aunque el dato fue omitido ayer ante los legisladores, fuentes oficiales dijeron a este diario que en los próximos días se habilitará un aumento de tarifas para los vuelos de cabotaje del 20 por ciento en promedio para todos los destinos.

La obligación legal de presentar ante ese cuerpo legislativo un plan de negocios de la empresa expropiada obligó a la Bicameral a desperezarse, ya que hace meses que no se reúne para ningún tema. Sus dictámenes no son vinculantes, pero pueden tener impacto político, en particular en un tema tan sensible como éste. Como el plan de negocios definitivo estará listo el 9 de noviembre –después de que los técnicos de la consultora norteamericana Oliver Wayman hagan su aporte a las autoridades de Aerolíneas–, a partir de entonces los doce miembros de esta bicameral presidida por el diputado oficialista Mariano West comenzarían el trámite de aprobación o eventual rechazo del programa cuyo bosquejo escucharon ayer.

“No tenemos la vanidad de hacer solos un plan de negocios”, aseguró Schiavi al término del cónclave, del que se abstuvieron de participar los radicales bajo el reclamo de un salón más amplio y que dejó insatisfecho al macrista Esteban Bullrich: “No dieron explicaciones sobre cómo la gestión anterior ejecutó 1000 millones de pesos aún no rendidos”, se quejó.

El corazón de la propuesta oficial es economizar costos renovando la flota. Schiavi dio un ejemplo que justifica esta estrategia: un MD de los que utiliza Austral tiene un costo variable total por pasajero de 7780 pesos, contra 4701 de un Embraer 190, modelo que se está comprando a los brasileños a través de un contrato que aún no termina de cerrarse. Tampoco está clausurado el acuerdo con Airbus para comprar otros trece aviones de mayor porte, aunque sí la decisión de que esa será la marca a utilizar para cubrir las rutas más lejanas. Si no se puede cerrar un convenio de compra con el fabricante europeo, se apelará a un leasor.

Un punto sensible es cómo y quién pagará este nuevo equipamiento (sólo los veinte Embraer implicarían afrontar un costo de 700 millones de dólares) y qué pasará con el voluminoso pasivo, en parte heredado de Marsans. Según precisó Schiavi, las deudas totales del grupo ascienden a 1485 millones de dólares. De ese total –que no contempla la inversión en los nuevos equipos–, 370 millones de dólares corresponden a deuda vencida y “exigible” con organismos estatales, empresas con participación estatal y deudas comerciales.

Los compromisos más urgentes –con proveedores necesarios para garantizar la operatividad de la compañía como algunos leasors o YPF– son refinanciados y afrontados con la caja de la compañía. El resto quedaría sobre las espaldas del Tesoro Nacional, que colocará un bono para conseguir recursos. Con este propósito, se modificará el artículo 22 del proyecto de presupuesto nacional 2010 autorizando un endeudamiento por un tope de 370 millones de dólares para Aerolíneas, que estará eximida de pagarlos.

Liberada de ese peso, la empresa podría verse jaqueada por otro. El dinero que aportó el Estado nacional desde julio de 2008, cuando se resolvió la reestatización (650 millones de dólares, aproximadamente), engrosará el pasivo de la línea aérea. Una decisión de mucha relevancia, ya que hasta ahora no se había precisado en concepto de qué la Nación alimentaba la famélica caja de la línea de bandera. Pero según confían en Planificación, ese dinero nunca sería devuelto, ya que cuando se perfeccione la expropiación y Aerolíneas y Austral sean genuinamente estatales, aquel dinero se capitalizaría.

Aun así, queda el pero de una deuda por vencer y una definición estratégica clave. La ley de expropiación ordena distinguir entre el pasivo legítimo y el que no lo es, tarea en la que están ocupados técnicos de la Universidad de Buenos Aires.

El milagro de la resurrección de Aerolíneas no sólo se produciría por endilgar obligaciones al Tesoro Nacional, sino por la recuperación de ingresos en la que está empeñado el equipo que lidera Recalde. Para conseguirla, se intentará recuperar rutas y frecuencias. Pero, también, subiendo las tarifas un 20 por ciento promedio. Para vender pasajes internacionales, es sólo cuestión de decidirlo. Pero en el caso de los vuelos domésticos, se trata de conseguir la autorización de Transporte, porque es un segmento regulado. Justamente, Schiavi tiene previsto reunirse el martes con Cristina Fernández de Kirchner para considerar, entre otras cuestiones, la propuesta de un aumento que también favorecerá a las otras operadoras y será prontamente anunciado.

Compartir: 

Twitter
 

Mariano Recalde, Juan Pablo Schiavi y el diputado Mariano West encabezaron la presentación ante una comisión bicameral del Congreso.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.