ECONOMíA › PROYECTO OFICIAL DE ASIGNACION POR HIJO PARA SECTORES MAS HUMILDES

Al rescate de los más chicos

La próxima semana vería la luz el proyecto oficial de asignación por hijo para los sectores informales de menores ingresos. Analizan la financiación para un proyecto que cubriría a seis millones de niños, a un costo de once mil millones.

 Por Sebastián Premici

El oficialismo en Diputados avanza con su proyecto de asignación por hijo para aquellos sectores que están en la informalidad laboral o que no llegan a cobrar el salario mínimo. Según indicaron a Página/12 los legisladores del Frente para la Victoria que están trabajando en el tema, la iniciativa sería presentada la semana que viene. Para estar en sintonía con el aumento de las asignaciones familiares anunciado esta semana por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el proyecto del bloque K otorgaría una asignación de 180 pesos (y no de 135 como se había pensado en un primer momento) para tres millones de chicos y reforzaría las asignaciones que reciben los sectores de menos recursos, a partir de otros planes. En total, el universo de beneficiarios alcanzaría los seis millones de chicos, para lo cual se necesitaría un financiamiento de once mil millones de pesos (antes eran siete mil millones). El dinero saldría de una serie de iniciativas que incluyen un aumento de la alícuota del impuesto a las Ganancias, un gravamen para los bienes heredados y un impuesto a la renta financiera. De todas maneras, son ideas que estarán abiertas a la discusión entre los diferentes bloques. Además de esta combinación de tributos, el FpV está considerando un aumento de las contribuciones patronales.

En el proyecto de asignación universal por hijo están trabajando el titular del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, y los legisladores Mariano West, Héctor Recalde y Juliana Di Tullio. Los diputados ya tuvieron varios encuentros con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, quienes avalan la iniciativa. Ahora se sumará a la mesa de discusión el Ministerio de Economía para aportar ideas sobre el financiamiento.

“Estamos terminando de definir el proyecto para presentarlo la semana que viene. De todas maneras, el punto más conflictivo girará sobre las fuentes para costear la asignación por hijo. A la canasta de impuestos que se está analizando también podría incorporarse dentro de la ley un aumento de las contribuciones patronales, que luego irían disminuyendo en función del blanqueo que se haga de personal”, afirmó West a Página/12.

Según un trabajo elaborado por el diputado Claudio Lozano (Proyecto Sur), con la restitución de los aportes patronales a los niveles vigentes en 1993 se podrían recaudar aproximadamente 15 mil millones de pesos. Sin embargo, el número que manejan desde el oficialismo sería de 5 mil millones de pesos.

El borrador con el que está trabajando el kirchnerismo pasó de contemplar una asignación de 135 pesos para tres millones de chicos a 180 pesos. Además se reforzarían algunos planes vigentes –como Familias y Jefas y Jefes de Hogar– para llevar las contribuciones por hijo a ese mismo valor. En total, el Estado debería generar recursos para financiar 11 mil millones de pesos, que serían distribuidos entre seis millones de chicos (la mitad de ellos sin ninguna cobertura y la otra mitad, con algún plan existente).

El número de beneficiarios no dista mucho de la correspondiente a la propuesta realizada por Lozano. El legislador de Proyecto Sur aseveró a este diario que, de los 13 millones de chicos menores de 18 años que hay en el país, 8 millones son los que deberían recibir una cobertura “sí o sí”. “De ese total, el 40 por ciento ya recibe alguna asistencia del Estado, mientras que el 60 por ciento restante –aproximadamente 4,7 millones de chicos– no recibe nada”, agregó a este diario Lozano.

“Para redistribuir en serio, hay que tocar intereses en serio. Si el Gobierno está dispuesto a pelear para avanzar sobre la renta financiera, estaremos dispuestos a acompañar. Para nosotros, lo importante no es quién presenta la iniciativa, sino que se haga algo contra la pobreza”, afirmó a Página/12 Cecilia Merchan (Libres del Sur).

Desde el oficialismo indicaron a este diario que para evitar “el clientelismo”, como alertaron desde la oposición, el proyecto explicitará que los beneficiarios cobrarán la asignación a partir de los registros de la Anses, sumado al control bancario que se ejercerá desde el Banco Nación y las tarjetas de débito que entregue.

“No me parece que haya que caer en el fundamentalismo de la universalidad, si bien creo en ella. Pero esto no quiere decir que lo que no sea universal tiene que ser malo. Entre la universalidad y una asignación extendida no existen diferencias de fondo”, afirmó el diputado Carlos Raimundi (SI).

La idea del oficialismo, luego de consensuar puertas hacia adentro la iniciativa, es dejar abierta la posibilidad para que los diferentes bloques de la oposición hagan sus aportes sobre el financiamiento. Los distintos legisladores consultados por Página/12 –tanto del oficialismo como de la oposición– coincidieron en la necesidad de tratar este tema cuanto antes.

Compartir: 

Twitter
 

El plan pretende abarcar todo el universo de pibes necesitados. Buscan consenso en la centroizquierda.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.